El Ayuntamiento de Málaga ha lanzado junto con la Asociación de Hosteleros la campaña ‘Love & Respect Málaga’. Para Carrera “apelar a la educación de las personas así, sin más, es una manera de no querer solucionar el problema”

Tampoco considera una solución las actuaciones policiales. “Si te has dedicado a permitir estas discotecas, ¿ahora te vas a poner en la puerta a ver quién sale gritando?, pues salen todos gritando, porque vienen de estar hablando a voces dentro, es normal”

01/07/22. 
Redacción. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com. El Ayuntamiento de Málaga presentó el pasado miércoles junto a la Asociación de Hosteleros de Málaga, Mahos, la campaña ‘Love & Respect Málaga’ (AQUÍ), con la que, junto a las campañas esporádicas de multas por comportamientos incívicos en las zonas de bares, pretende hacer ver que se preocupa por...

...solucionar los problemas de ruido e inseguridad ciudadana que se repiten día si día también en el centro de la ciudad. Hemos hablado con el presidente de la Asociación de Vecinos Centro Antiguo de Málaga, Carlos Carrera, que entiende que se trata de una “campaña publicitaria, con una efectividad cuestionable”.


Empezando por la campaña ‘Love & Respect Málaga’, Carrera cree que el Ayuntamiento al unirse con Mahos (los establecimientos hosteleros son la causa esencial de los ruidos) es como “poner al zorro a vigilar las gallinas, si es que parte de ellos son los que obtienen el beneficio económico”. Y es que Mahos se presenta “como grandes activistas en contra de todo esto que no nos gusta. Dicen que quieren calidad, pero cuando se estaba tramitando el ZAS (Zonas Acústicamente Saturadas, son zonas o áreas urbanas en las que se producen unos niveles sonoros elevados, debido a la existencia de numerosas actividades recreativas, espectáculos o establecimientos públicos) la hostelería se enfrentó frontalmente, se opusieron a ello, hubo una campaña de ‘No al ZAS’, es decir no a un ambiente de calidad, no a que los vecinos puedan dormir, no a las medidas restrictivas que permitan la tranquilidad de los que aquí vivimos. Decir no al ZAS era decir no a todo eso. Y cada vez que la policía ha intervenido para regular la ocupación de la vía pública por parte de las terrazas, se llevan las manos a la cabeza”.

Además, Carrera considera absurdo apelar al civismo. “Cuando se está de fiesta, de desfase, y hay alcohol de por medio pasa esto. Igual que no se puede conducir un vehículo porque tu tiempo de respuesta está muy mermado, con esto pasa igual. No se le puede pedir a alguien que sale de una discoteca con copas que se comporte como si estuviera saliendo del Museo del Prado”. “Si te has dedicado a permitir estas discotecas, ¿ahora te vas a poner en la puerta a ver quién sale gritando?, pues salen todos gritando, porque vienen de estar hablando a voces dentro, es normal”, asegura.


Así, tanto desde el Ayuntamiento como desde Mahos, pretenden presentar los ruidos y actos incívicos “como un hecho desligado de la actividad de la discoteca, que ésta cumple con todo porque tiene doble puerta, un limitador acústico, etc, aunque eso habría que verlo, y que el público no tiene nada que ver con ellos, que es un problema de civismo. Pues no. En una farmacia abierta 24 horas la gente entra y sale y no pega ni una voz, aunque hayas ido de madrugada”.

Además, Carrera responsabiliza tanto al Ayuntamiento como a Mahos de haber fomentado el turismo de borrachera. “Se ha hecho un efecto llamada, un efecto de atracción de este tipo de turismo. Las despedidas de solteros es una variedad más de ese modelo de ocio. Vienen y tienen donde quedarse, porque han proliferado las viviendas turísticas como champiñones. Tienen donde estar, en las terrazas que han proliferado también, en la Plaza del Carbón, en la plaza del Siglo y en calle Calderería, prácticamente las han llenado de bares y todos con terraza, y se han vuelto zonas conflictivas”. Por lo que “apelar a la educación de las personas así sin más, es una manera de no querer solucionar el problema”.

Carlos Carrera

Así, Carrera asegura que “ha habido mucha permisividad a lo largo de todos estos años, tanto con la ocupación excesiva de la vía pública, como con el ruido, con las viviendas turísticas… Pues se ha creado un caldo casi de impunidad, y la gente viene a Málaga a hacer lo que le de la gana, porque sabe que no le va a pasar nada, no va a tener consecuencias. ¿Le llega la multa a un turista extranjero, que ha venido, ha desfasado y luego regresa a su país?”.

En cuanto a las actuaciones policiales, según Carrera “parece que hace un mes aproximadamente se intensificaron, y prácticamente cada semana están dando un parte del número de intervenciones, de denuncias, de levantamiento de actas, de sanciones…”. Pero la pregunta importante para el presidente de la AAVV Centro Antiguo es: “¿Eso está teniendo repercusión positiva en la vida de los vecinos? Por lo que nos cuentan ellos mismos, no, los problemas persisten. Los vecinos siguen levantándose soliviantados de madrugada porque les han despertado los ruidos de la gente entrando y saliendo de las discotecas con música. Las broncas, peleas y reyertas siguen existiendo. Las despedidas de soltero con megáfonos, incívicas, se siguen viendo. La inseguridad, que vayas a salir de tu casa y haya personas en estado de embriaguez, algo que genera situaciones de tensión, también sigue”. Por eso ven estas actuaciones, tanto la policial como la campaña ‘Love & Respect Málaga’, “como campañas de imagen, campañas publicitarias, con una efectividad cuestionable”.

Plano de la Asociación de Vecinos del Centro Antiguo de Málaga

Carrera estima que las actuaciones policiales no “atacan la raíz de los problemas, por lo que los problemas persisten. Poner un policía al lado de cada persona no es posible”. Y es que “la realidad es que las discotecas y algunos establecimientos de ocio nocturno no son compatibles con el uso residencial, como ya está reflejado en el Plan General de Ordenación Urbana desde hace más de 20 años. Entonces hasta que eso se regule alguna vez o deje de haber en el centro ese tipo de ocio nocturno tal y como está concebido actualmente, esos problemas van a continuar. Y eso no lo quieren solucionar”.

Los vecinos del centro lamentan que “la magnitud del problema es tan grande que con esto no se arregla. Además ya hicieron algo parecido hace 4 o 5 años, cuando hubo una especie de puesta en escena por parte del Ayuntamiento de la mano de la hostelería para evitar despedidas de soltero. Y cinco años después, con el paréntesis de la pandemia, no solamente no ha remitido sino que se ha agravado”.

Toda esta situación genera no solo que sufran los vecinos, sino que la ciudad entera se ve afectada. “Si un vecino no duerme, el turista cultural, el que no es de borrachera, tampoco va a dormir. Y ese turista que no duerme deja una reseña negativa y no vuelve al destino. Son años haciendo una selección negativa y es consecuencia directa de determinadas actuaciones y de ese modelo, que no es un modelo de ciudad sino un modelo de circo que se ha creado en el Centro. Y a golpe de policía es muy difícil solucionar esto”.

https://fb.watch/v/15Y-q4zGg/

Quieren soluciones

En el Centro hay varias tipologías de establecimientos de ocio nocturno. “Por un lado están los bares, como pueden ser los pubs irlandeses o las gintonerías, que prácticamente tienen el horario de la hostelería y cierran a las 2 o 3. Luego hay otros que antes se llamaban bar con música, que no pueden entrar menores, venden alcohol, tienen la música a 90dB, y están abiertos hasta las 4 de la mañana los fines de semana. Y para finalizar las discotecas o salas de fiestas, que están abiertos hasta las 7 de la mañana los fines de semana, y entre semana hasta las 6. Entonces tienes el Centro abierto hasta el amanecer”.

Carrera recuerda además, que “las discotecas tienen que estar en edificios exclusivos, no pueden estar en edificios de viviendas, y aquí conocemos todos discotecas del Centro que están en edificios de viviendas”.

Desde la Asociación de Vecinos Centro Antiguo de Málaga creen que “podría haber perfectamente un Centro Histórico con una oferta de restauración, una oferta también de ocio, que la gente después de cenar se pueda tomar una copa, pero no que el centro esté abierto hasta el amanecer, la parte salvaje de la fiesta debería estar en otro sitio que no sea el Centro, nos está haciendo daño a todos”.


Y es que “ha habido 20 años desde ese PGOU para hacer efectiva la extinción de esas licencias, para recortar los horarios, para compensar al empresario y que se establezca en otro sitio, para no permitir que haya traspasos de licencia, o irlos limitando en el tiempo de manera progresiva, para aplicar con más dureza las medidas de control del ruido… Ha habido tiempo para aplicar medidas, pero solo con que haya policía es como si necesitas un destornillador y lo que utilizas es un martillo, pues el tornillo así no va a salir”.

Por eso Carrera cree que desde el Ayuntamiento tendrían que “ver la manera de que se pueda ejercer esa actividad sin perjudicar gravemente a los demás, y que el empresario de la discoteca esté tranquilo de que no se le señala, no se le ‘criminaliza’, no se le sanciona, la gente que se divierta y desbarre como quiera sin perjudicar a otros. En fin, poner un poco de orden en este caos”.


Sin embargo, según Carrera, desde el Ayuntamiento “después de este mes, con esta campaña de verano que han hecho, daban por buenas las actuaciones realizadas y no pensaban tomar ninguna medida extraordinaria más. Y los vecinos nos dicen que la situación no está mejor, incluso va a peor”.

Por todo esto, Carrera incide en que “hay que exigir resultados, no que usted ha puesto medios. Si, ha puesto medios, ¿pero hay resultados, son eficaces? Aquí cuando se ha querido erradicar el botellón del centro histórico, eso se consiguió. Y la zona de marcha nocturna que había en los 80 y 90 en Pedregalejo, pues también se fue desmantelando paulatinamente, y allí ya no tienen esos problemas, es cierto que a costa de atraerla hacia el Centro. Pues a lo mejor hay que generar un polo de ocio nocturno en otro sitio, hay discotecas en las zonas periféricas que funcionan muy bien”.