La Asociación Autismo Positivo ha hecho un cartel de apoyo a la convocatoria sin logos, para que ningún político ni plataforma sin escrúpulos manipule esta acción social. Este miércoles 28 pide a los malagueños que vayan a la puerta del Ayto a las 10:30 h para pedir que éste intervenga e impedir que echen a esta familia a la calle

María no ha pagado el alquiler por problemas laborales de su marido. Pero ahora, ya con trabajo, no quiere que le regalen nada, “yo lo que pido es un sitio que pueda pagar, 400 o 500 euros”, ya que “en la calle con cuatro niños tan pequeños no me puedo quedar”. “
Y es verdad que hay muchas personas desahuciadas, pero en mi situación, con dos niños discapacitados, no hay ninguna”


26/09/22. 
Redacción. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com. Con una tremenda sensación de angustia, colectivos de madres con hijos con necesidades especiales han organizado y convocan una concentración ante el Ayuntamiento de Málaga, en el Paseo del Parque, el próximo miércoles día 28, a las 10:30 h de la mañana, para apoyar a una familia desesperada con 4 hijos de 3 a 6 años, dos con autismo, que echan de su casa...

...el próximo día 18. Para que el Consistorio y el alcalde Paco de la Torre intervengan a través del Instituto Municipal de la Vivienda (IMV). Para que no echen a la calle a esta familia y le busquen definitivamente una solución habitacional.


La Asociación Autismo Positivo, cuya presidenta es Rocío Calderón, ha hecho un cartel que se difunde ampliamente en las redes de apoyo e invitación a todos los malagueños para que se sumen a la convocatoria. El cártel se ha hecho sin logos, para que ningún político ni plataforma sin escrúpulos manipule esta acción social. “Nadie tiene que sacar réditos ni políticos ni a nivel de colectivos ni nada, los protagonistas son María y su familia”, asevera Calderón.

María no ha podido pagar el alquiler de su vivienda por problemas laborales de su marido, derivados de la pandemia del COVID. Pero ahora, ya con trabajo, no quiere que le “regalen nada, yo lo que pido es un sitio que pueda pagar, 400 o 500 euros”, ya que “en la calle con cuatro niños tan pequeños no me puedo quedar”.

Es el Instituto Municipal de la Vivienda del Consistorio malagueño el que debe intervenir y buscar una solución habitacional para esta familia con riesgo extremo de exclusión social y con un alto grado de padecimiento económico sobrevenido, en una ciudad en la que las viviendas cada vez son más difíciles de encontrar a alquileres accesibles y sociales. Remedios Ramos, concejala miembro de su consejo de administración, asegura que el abogado del IMV debe estar “haciendo gestiones para poder parar este desahucio y que dé tiempo a buscarle otra casa”.


La historia

El próximo 18 de octubre está previsto el desahucio de María y su familia de la casa en la que viven por impago del alquiler. María tiene 4 hijos menores de entre 3 a 6 años, dos de ellos con un 65 por ciento de discapacidad, por lo que está desesperada intentando encontrar una solución para no verse en la calle. Espera que la concentración de este miércoles día 28 a las 10:30 h. en la puerta del Ayuntamiento, sirva para visibilizar su situación y que la administración les ayude.


Según explica a EL OBSERVADOR, la empresa para la que trabajaba su marido entró en ERTE durante la pandemia, y a él “lo dejaron en él mientras trabajaba. La pandemia fue en marzo, pues a finales de abril empezó a trabajar, pero lo dejaron en el ERTE, y no se dio cuenta porque la empresa le pagaba la parte proporcional”.

En septiembre de 2021 se quedó sin trabajo, y al solicitar el paro le dijeron que debía 1.000 euros del ERTE, por lo que “estuvo 2 o 3 meses sin cobrar el paro, el dinero se lo quedaba directamente el SEPE (Servicio Público de Empleo)”, a pesar de que solicitaron fraccionar el pago, “pero nos dijeron que no se podía”. Por esta razón dice María que no pudieron hacer frente al alquiler.


https://www.youtube.com/watch?v=WU7Uee7Fues

Ahora su marido ha encontrado un nuevo trabajo, lleva desde el 5 de septiembre de ayudante de electricista, pero no encuentran una vivienda que entre dentro de sus posibilidades. “Si es que los alquileres están a 800 euros los más baratos. Aquí cerca hay uno por 770 euros con una habitación, con cuatro hijos que tenemos. Además te piden varios meses de fianza, o un aval…”, lamenta María.

Han estado buscando soluciones, han hablado con el Instituto Municipal de la Vivienda (IMV), que le ha ofrecido la ayuda al alquiler, pero según María “ningún propietario quiere eso”. Por otro lado ha conseguido que la metan en el comité FRES (Familias en Riesgo de Exclusión Social), que “en vez de haber 40.000 personas hay 2.000, pero es un poco lo mismo”.

María no quiere que le “regalen nada, yo lo que pido es un sitio que pueda pagar, 400 o 500 euros”, ya que “en la calle con cuatro niños tan pequeños no me puedo quedar, y es verdad que hay muchas personas desahuciadas, pero en mi situación, con dos niños discapacitados, no hay ninguna”.

El próximo 5 de octubre María va a intervenir en el Pleno del Ayuntamiento, “me va a ceder la palabra Remedios Ramos, que me está ayudando todo lo que puede y más”.


Asociación Autismo Positivo

María cuenta con el apoyo de la Asociación Autismo Positivo, de la que es socia. La presidenta de la asociación, Rocío Calderón, no entiende que “instituciones públicas aboquen al desahucio a una familia con 4 menores, entre ellos dos con discapacidad”, por lo que “mostramos nuestro apoyo públicamente a María”.

Estarán acompañando a la familia en la concentración del miércoles frente al Ayuntamiento, para la que han hecho un cartel. “No hemos puesto logo de ningún tipo, porque entendemos que nadie tiene que sacar réditos ni políticos ni a nivel de colectivos ni nada, los protagonistas son María y su familia”, asegura Calderón.

Desde la asociación están “intentando ayudar en todo lo que podemos, el autismo supone un gran desgaste emocional. Cuatro niños, dos con autismo, y además la situación económica en la que están...”. Calderón explica que “entendemos la postura del dueño, pero evidentemente las instituciones tienen que estar ahí, para que las familias vulnerables como esta no sigan en esa situación, y más habiendo menores de por medio y personas con discapacidad”.

Además Calderón se puso en contacto con un abogado “que le va a llevar su caso de forma altruista, ya que su letrado creo que no pidió la suspensión por COVID, y según un decreto no se puede desahuciar a las personas si su situación se ha visto provocada por motivos de la pandemia”.


Remedios Ramos, concejala de Izquierda Unida

Por su parte Remedios Ramos, concejala de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Málaga, y miembro del consejo de administración del  Instituto Municipal de la Vivienda (IMV), que tendría que intervenir en este asunto, explica que conoció a María el año pasado porque formaba “parte del colectivo de madres afectadas por los recortes de la Junta de Andalucía en Atención Temprana”. Ramos entiende que “esta familia necesita una vivienda con alquiler social, el Ayuntamiento tiene que darles una solución habitacional, porque están en una situación extrema”.

Ramos asegura que “el abogado del IMV está haciendo gestiones para poder parar este desahucio y que dé tiempo a buscarle otra casa”, pero “independientemente de las gestiones que se están haciendo ante el Ayuntamiento y el IMV, está la parte de la movilización social que también apoyamos”, por lo que anima a todo aquel que quiera apoyar a María y a su familia a “acudir a la concentración del día 28 que están organizando colectivos de madres con hijos con necesidades especiales”.