Nacho Romera, vecino: “Por el tipo de negocio y por quién es, Teresa Porras, que se deja llevar mucho por el colegueo y el compadreo, pensamos que es un trato de favor a un comercio en concreto. Las vías no pueden ser esas, hay otros tipos como Participación Ciudadana o Comercio”

Felipe Cara, portavoz AAVV La Cooperación: “A mi me parece anormal, porque de este tipo de actuaciones derivan muchas veces las redes clientelares. A nosotros también nos ha sorprendido ver esto en las redes sociales”


28/11/22.
Opinión. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com. Ante el asombro de los vecinos de Cruz de Humilladero, las cuentas oficiales del Ayuntamiento de Málaga de Twitter y Facebook de ese distrito 6, que controla la polémica concejala Teresa Porras, han colgado una campaña publicitaria de la Marisquería Moya, un comercio del barrio, como si se tratara de su agencia privada de publicidad...

Los residentes han expresado su asombro en las redes y, como dice uno de ellos, Nacho Romera: “No creo que una página oficial del Ayuntamiento de @malaga deba convertirse en una agencia de publicidad. ¿Lo harán con todos? Pues le faltarán días del año para todos los comercios. Quizás para esto es mejor otras vías. Pero en el distrito Cruz Humilladero manda Teresa Porras y te esperas cualquier cosa”.


Las cuentas públicas municipales son explícitas en su campaña publicitaria: “Esta semana os acercamos un negocio que aunque lleva mucho tiempo vendiendo producto en #CruzdelHumilladero, hace poco que ha abierto su propio restaurante. Hablamos de Marisquería Moya cuya filosofía sigue siendo del mar a la mesa. Calle Horacio Lengo, 20. #SomosBarrio”.

Romera muestra su rechazo: “No creo que las cuentas oficiales estén para hacer publicidad de comercios privados, hay otras vías para hacerlo. No sabemos si es algo en plan trato de favor, o si cada semana van a anunciar un comercio. Pero si es así, nos faltan semanas al año para anunciarlos a todos, por lo tanto tampoco es una manera equitativa. Digamos que si es por ayudar al comercio, pues te quedas corto, o publicitas 4 o 5 al día o no vas a llegar a todos. Entonces precisamente por el tipo de negocio y por quién es, Teresa Porras, que se deja llevar mucho por el colegueo y el compadreo, pensamos que es un trato de favor a un comercio en concreto. Las vías no pueden ser esas, hay otros tipos como Participación Ciudadana o Comercio incluso, que la concejala de Comercio es Pérez Siles, habría que preguntarle que le parece que se metan en sus competencias”.

Los vecinos muestran su asombro, pero no se extrañan que la concejala encargada del distrito, Teresa Porras, responsable de Fiestas, Luces de Navidad, Playas y Basura tenga sus intereses o los publicite desde unas cuentas pagadas con dinero público. Así, Felipe Cara, portavoz de la Asociación de Vecinos La Cooperación (AQUÍ), que tiene la Cooperativa Merkaético El Cenacho, y que pertenece a la Asociación de Comerciantes Cruz de Humilladero Centro Comercial Abierto (AQUÍ) denuncia: “A mi me parece anormal, porque de este tipo de actuaciones derivan muchas veces las redes clientelares. A nosotros también nos ha sorprendido ver esto en las redes sociales (AQUÍ)”.


“Porque lo normal sería que al restaurante se le informara de la Asociación de Comerciantes del barrio, que es de las más antiguas de la ciudad sino la que más”, declara Cara, “para ver los recursos que hay para hacer una campaña en condiciones para la Navidad, que teniendo en cuenta la cantidad de cosas que han pasado los comercios, la inflación, la luz, el SARE, que también afecta, tantas cosas que todo lo que sea apoyar al comercio es poco. A mí siempre que se apoye a un comercio me va a parecer bien, pero siempre que se haga extensivo al resto”.

“En ningún momento dicen que van a hacer una campaña, ni se ha avisado de nada en absoluto, la verdad es que no sé muy bien de que va la cosa, a nosotros nos ha sorprendido. Todo esto al final repercute en este tipo de tratos de favor, que el que se está jugando el pan es natural que busque, pero ese tipo de redes clientelares que se hacen no es muy normal, a cambio de migajas que al final no se traducen en nada, entiendo que el que tenga algo atienda por si alguna vez cae algo. Entonces buscan a quién es más dócil o atiende más a sus intereses”, manifiesta Cara.

Y aclara sobre las malas campañas del distrito: “Si el proyecto es tan ambicioso como para hacerlo extensible a todos los comercios del distrito me parece un poco inabarcable. Pienso que el Ayuntamiento debería proporcionar los recursos y los medios necesarios y que las asociaciones de comerciantes de cada zona, que son los que mejor conocen la realidad de cada sitio y sus necesidades, la desarrollen. Pero no hacen nada, y se va perdiendo terreno respecto a las grandes superficies comerciales, por las que este barrio precisamente está rodeado”.


Y habla de los proyectos del distrito que han sido un fiasco, siendo muy crítico con las planteamientos del Ayuntamiento. “Aquí siempre se hacen proyectos que suenan bastante bien y luego fracasan. Recuerdo uno recientemente que no sirvió para nada. Iban a dar conocimiento a los negocios sobre redes sociales. Como manejarse, para darles un impulso y para promocionarlos. Al final se tradujo en que a unos se les hizo una foto, a otros no porque no quedaba dinero. A nadie le dieron una charla especial o algo así. Vamos, no sirvió para nada, sólo para dividir, que es lo que siempre hacen. Que muchas veces detrás de todo esto no hay una mala intención, pero cuando tú empiezas a ver que a este le han echado una foto y a mi no, ahí si que se genera un runrún que a veces no tiene mucha razón de ser, simplemente es una mala gestión como puede ser este caso, pero que ocurre tantas veces que no puede ser casualidad, y además con fondos del erario público. Y se traduce en hacerles perder el tiempo a los comerciantes, que tienen que cerrar sus tiendas para ir a escuchar a la concejala que nos va a vender el proyecto, unas fotos muy bonitas, unos premios que se den sin unas bases claras de participación”.

Felipe Cara describe la situación del barrio de Teresa Porras. “Aquí siempre ha florecido el comercio tradicional, pequeños locales, muy variados, un trato muy personalizado, muy cercano, esto era mucho mejor que un centro comercial. Entonces, con la proliferación de este tipo de superficies, al no darle un verdadero empuje al comercio tradicional, que no entiendo como no se ha puesto al día con los fondos que hay para estas cosas, como el comercio online, y darle un verdadero impulso, no todo esto que hacen de cara al marketing, que da muy bien pero que no sirve para nada. Al final los dejan ahogarse, y cierren la persiana, y se van reconvirtiendo los locales en viviendas, no se sabe muy bien con que control, y se va convirtiendo cada vez en un barrio más masificado, más lúgubre, con menos seguridad, porque el comercio quieras que no te da más luz, más movimiento, trae riqueza… de manera que el barrio cada vez va a peor”.