01/12/22. Opinión. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com. El pasado martes 29 los transeúntes que circulaban por la malagueña y céntrica zona de Puerta del Mar, Frente al Mercado de Atarazanas, se vieron sorprendidos por lo que parecía una sesión publicitaria de fotos de alguna marca de ropa cuando en realidad se trataba del rodaje de diversos planos para un vídeo porno (“Continúa en otros lugares...

...públicos pero con menos tránsito”), algo que se puso en evidencia cuando una de las modelos (todas iban en ropa interior) se bajó el sujetador dejando al descubierto los pechos ante la animación de una parte del público presente que ya ‘hacia corro’ y jaleaba babeante. Una furgoneta de color blanco, sin ninguna marca ni distintivo, hacia las veces de camerino para las actrices.


https://youtu.be/QGPHx2zlfNU

Un actor que hacía de supuesto fotógrafo de modas y que grababa en vídeo sin ningún tipo de iluminación (“¿Para qué?”), animaba a las personas que miraban para que le pidieran a la actriz que se bajase el sujetador, cosa que esta hizo ante el aullido de algunos espectadores. Una cámara de vídeo grababa un plano picado de toda la escena. Todo esto se puede ver en las imágenes que acompañan a esta noticia.


https://youtube.com/shorts/L7AGryfBTFQ

Los vecinos se han alarmado ante este comportamiento. Y esperan que esta moda que vuelve a las calles de algunas ciudades, como Málaga, no sea tan contagiosa como la de las despedidas de soltero, que la actitud permisiva del Ayuntamiento con el alcalde De la Torre a la cabeza, en un principio, ha hecho que la ciudad se convierta en un destino buscado para estas ceremonias prebodas, ante el malestar de los residentes.

[A la revista EL OBSERVADOR le hubiese gustado ofrecer la respuesta del gabinete de prensa del Ayuntamiento de Málaga ante las preguntas que se hacen los vecinos, pero desde esa fortaleza inexpugnable desde la que se vomita agitprop a todas horas y que controla el político del PP Jesús Espino, no contestan las cuestiones de este medio desde hace años, porque no le gusta lo que se publica en él en referencia al alcalde De la Torre. Es lo que entiende este profesional de la política como libertad de comunicación ejercida con dinero público].


Y ahora, cuando hace 20 días, el pasado día 9, ya tarde, se inició un procedimiento para modificar la ordenanza de Convivencia Ciudadana y aprobar medidas para intentar controlar estas despedidas de soltero, prohibiendo los muñecos y accesorios en forma de pene tan corrientes en estas celebraciones, así como otro tipo de actitudes y comportamientos incívicos (Batalla contra las despedidas de soltero AQUÍ), aparecen estas grabaciones en público de vídeos pornográficos. Esperan que el Ayuntamiento tome las medidas adecuadas: “Aunque dada la permisividad del Consistorio con los que vienen de fuera, seguro que la cosa es difícil de controlar”, apunta un vecino.


En un artículo publicado en Sur hace unos cuatro años, titulado El porno sale a la calle (AQUÍ), ya se hablaba de esta moda de grabar porno en público. Tras la pandemia, que la apaciguó por un tiempo, vuelve a reverdecer. Al parecer, se han fijado en Málaga para iniciar alguna serie.

Imagen del reportaje de Sur hecha en la ciudad de Sevilla, muy parecida a las tomadas el martes en Atarazanas

En dicha pieza se podía leer: “Hace unos días fue Palma de Mallorca. Antes Madrid, Sevilla o Granada. Cada vez son más las películas para adultos que se filman en la vía pública y a plena luz del día. Por más que algunos busquen la discreción, resulta difícil explicar cómo pueden los ayuntamientos imponer normas que prohíben pasear por el centro de las ciudades en traje de baño –o con el torso descubierto– y queden impunes exhibiciones como las de Palma, Madrid, Sevilla o Granada. En esta última ciudad, hace solo unos meses, un grupo de visitantes se topó con dos actrices porno actuando ante las cámaras. Con vistas a la Alhambra”.


“Aunque es muy complicado manejar datos absolutamente fiables, un estudio publicado por la Universidad de Navarra (UNAV) en julio-septiembre de 2015 hablaba de que en la actualidad existen en el mundo más de 500 millones de páginas web de acceso a material pornográfico. Y 800.000 españoles entran cada día en alguna página web de contenido erótico y cada aficionado pasa una media de 8 minutos y 4 segundos ante la pantalla del ordenador. Eso sí, la mayor parte son hombres. Por cada tres varones que consumen porno hay una mujer”.