José Damián Ruiz Sinoga, geógrafo de la UMA: “La realidad es un Metro, que se ha inaugurado cuatro veces, que no tiene ancho suficiente para que lleguen las dos líneas al centro, pero es que encima no tiene ancho suficiente tampoco el andén para entrar y salir de ahí, que eso es todavía más aberrante”

Fernando Ramos, arquitecto: “Esta es la historia del Metro y de tantas obras públicas, nos vamos enterando de las chapuzas cuando ya se han hecho, y nos han hurtado nuestra capacidad de tomar una decisión”


21/03/23. Redacción. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com. Tal y como publicó ayer esta revista (AQUÍ), el gobierno andaluz de Juanma Moreno ha tenido que admitir que la estación de Metro de Atarazanas es demasiado pequeña para soportar grandes afluencias de usuarios, que es lo que se presupone a la estación que está situada en el punto más céntrico...

...de Málaga, por lo que su uso se va a limitar a salida de viajeros durante la Semana Santa, cancelándose la llegada y teniendo que apearse los usuarios en la parada anterior, Guadalmedina.

Según publica Europa Press (AQUÍ), ayer hubo una reunión entre la Policía Local de Málaga, la Agrupación de Cofradías Málaga, la concesionaria Metro Málaga y la Agencia de Obra Pública en la que acordaron que el funcionamiento de la estación Atarazanas durante Semana Santa, en el horario de 17.30 a 23.30 horas, sólo funcionará para acceso de usuarios que se desplacen al resto de las estaciones.

De esta manera, los usuarios de Metro que se dirigen al centro histórico tendrán que bajarse en la estación Guadalmedina, ante lo que fuentes del gobierno andaluz han precisado que la distancia a pie entre ambas estaciones es de apenas 500 metros.


La estación de Atarazanas es la más pequeña junto a la de La Union, que según fuentes del Metro también se colapsa en algunos eventos como la cabalgata de Cruz de Humilladero. Este colapso se genera cuando llega un tren lleno y los andenes están llenos también, algo que pasará con todos los eventos multitudinarios, Semana Santa, Feria, Carnaval, Navidad, así como en algunas ocasiones en hora punta.

También nos confirman que se ha podido modificar el proyecto en estos últimos años pero no se ha hecho, aunque ya se supiera de este problema por un informe oficial elaborado hace mas de tres años que alertaba de la situación.

Una chapuza

La primera reacción del conocido geógrafo de la UMA, José Damián Ruiz Sinoga, cuando se le pregunta por la estación de Metro de Atarazanas, que tiene un andén de apenas 4 metros de ancho, es asegurar que “no me lo quiero creer, de verdad”. No entiende cómo en Málaga, “que somos dados a bajar al Centro en tropel, es decir a borbotones, para Semana Santa, para cabalgata, para no se cuantas procesiones que tenemos al año, para Feria… pues convertimos el punto principal de gestión en algo que es de la señorita pepis, me sorprende mucho”.

Ya en su momento, cuando se supo que a la estación de Atarazanas solo podría llegar una de las líneas de metro, en vez de las dos, a Ruiz Sinoga le pareció “una chapuza, eso no es normal de ninguna de las maneras, porque aquí se nos llena la boca con los proyectos más espectaculares, y después en los proyectos más simples… es una chapuza como la Catedral de Burgos”.

Y es que para Sinoga, “la realidad es un Metro, que se ha inaugurado cuatro veces, que no tiene ancho suficiente para que lleguen las dos líneas al centro, pero es que encima no tiene ancho suficiente tampoco el andén para entrar y salir de ahí, que eso es todavía más aberrante. Esta es la realidad frente a lo que nos están vendiendo del gran túnel de soterramiento de no se cuánto, el gran escenario de la Málaga litoral, la Málaga que atrae conocimiento… no entiendo esta diferencia tan espectacular que hay entre la realidad y la infografía en lo que sucede”.


“Chapuza”, es la palabra más utilizada por Ruiz Sinoga durante la conversación. “Aquí esto es lo de siempre, me da igual que sea chapuza de los actuales que han diseñado eso, chapuza de los que había antes que ya estaban diseñados los proyectos y nadie los ha cambiado, chapuza de que nadie ha mirado eso, chapuza integral lo mires por donde lo mires”.

Por su parte al arquitecto Fernando Ramos lo primero que le llama la atención es que “en 2023 sea público de repente que hay problemas con la dimensión de la estación en la Alameda. Ese tema no se ha hablado así nunca, se ha hablado de si llegaba o no, de si tuneladora o muros pantalla… pero de que había problemas de tamaño no se ha hablado nunca”.

Ramos lo considera un problema fundamental, ya que “a lo mejor si lo hubiéramos sabido en su día se hubiera rechazado absolutamente abrir una estación en la Alameda sabiendo que no tiene sitio. A lo mejor es que han intentado abrir la Alameda chapuceramente sabiendo el tamaño que iba a tener y no lo han dicho para que nadie se opusiese, porque se podía haber abierto en la plaza de la Marina, con más sitio”.

Ramos no entiende que si la de Atarazanas “es una estación tan ridícula, ¿por qué no nos hemos conformado con la de Guadalmedina? Que ya es el Centro. ¿Cuánto hemos estado con este tema de que el Metro llegue al centro? Cuando ya realmente había llegado al Centro. Porque llegando al Perchel, me parece que para esta estación nos podíamos haber quedado allí”.

Para el arquitecto, la infraestructura del Metro es “probablemente un exceso de transporte público que posiblemente no necesitábamos, pero ya puestos había que hacerlo con coherencia, y la historia de la obra y del proyecto del Metro ha sido la historia de cómo se ha ido devaluando, pervirtiendo, el proyecto inicial”.


Esto es así, según Ramos, “porque de los elementos clave, yo entiendo que el primero era toda la línea este-oeste, si al final solo sirve para el oeste me parece que el elemento fundamental se perdió, cuando se perdió la línea 3”.

Además, los motivos que se dieron para eliminar la línea 3, tal y como explica Ramos, eran “la dificultad de ejecución, el nivel freático, intervenir en esa zona de la ciudad…”, pues resulta que con otro proyecto que el alcalde, Francisco de la Torre, si considera fundamental, como es el Plan Litoral, “no hay problema estando en todo el entorno del Parque”.

“¿Entonces se puede o no se puede intervenir?”, se pregunta Ramos, “y si se puede intervenir me parece más razonable darle continuidad a la línea 3 del Metro por lo menos hasta Torrijos, me parece que hubiera sido mucho más útil”.

Ramos lamenta que “esta es la historia del Metro y de tantas obras públicas, nos vamos enterando de las chapuzas cuando ya se han hecho, y nos han hurtado nuestra capacidad de tomar una decisión. Yo entiendo que con lo que estamos viendo la decisión más lógica habría sido quedarse en el Perchel, y continuar la obra cuando se hubiera podido llegar a otra estación de similar nivel, a lo mejor la de la Alameda quedaba como una pequeña estación de paso, no se, pero desde luego sin hacer otra equivalente a la del Perchel pero más al este, pues entiendo que no tenía mucho sentido”.