El arquitecto Fernando Ramos lamenta que “hay un montón de grandes oportunidades en Málaga que se dan sin competencia ninguna, parece que solamente hay un postor para cada uno de esos proyectos y la lista es larga, el rascacielos del Puerto, el edificio de Correos, el solar frente a comisaría para La Caixa, este  Fiat-Lux…”

Ramos considera que el Consistorio obliga a los ciudadanos a “la dinámica de siempre, a rogar que nos informen de qué se está haciendo con este patrimonio público protegido, y luego a, si no estamos de acuerdo, a intentar pararlo para que se tengan en cuenta otras opciones El puro simulacro de la participación y el Ayuntamiento actuando no como gestor, si no como dictador

26/04/23.
Redacción. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com. A principios de este mes de abril el Ayuntamiento de Málaga anunciaba un principio de acuerdo con AISGE (Artistas Intérpretes, Entidad de Gestión de Derechos de Propiedad Intelectual) según el cual el consistorio cede el edificio de la antigua fábrica de electricidad Fiat Lux a la Fundación AISGE...

...para convertirlo en un espacio cultural centrado en los sectores audiovisual y escénico. Todo parece correcto si no fuera la enésima vez que el Ayuntamiento cede un espacio público a una entidad privada sin que exista ni el más mínimo atisbo de participación ciudadana en el proceso.

Según publica la Cadena Ser (AQUÍ), el acuerdo “nace del interés de AISGE por realizar en Málaga parte de las actividades de su Fundación, que ya organiza en Madrid, Barcelona y otras ciudades, atraídos por la oferta cultural y tecnológica de la ciudad para el sector audiovisual y sus artistas”, siendo el principal activo del convenio la cesión demanial, y una vez rehabilitada, de la antigua fábrica de electricidad Fiat Lux, que esta ubicada en la ribera del Guadalmedina.


El acuerdo lo firmaron el pasado día 3 el alcalde, Francisco de la Torre, y el director general de AISGE y Fundación AISGE, Abel Martín. Hay que recordar que AISGE (Artistas Intérpretes, Entidad de Gestión de Derechos de Propiedad Intelectual) es una entidad privada que gestiona en España los derechos de propiedad intelectual de los actores, dobladores, bailarines y directores de escena.

Por el momento, el Ayuntamiento ya ha abonado casi 2,5 millones de euros por la expropiación de este edificio. Sin embargo, tal y como aseguran desde AISGE, la idea es crear “un espacio formativo, escénico, museístico y de encuentro para lo que ejecutaría un exhaustivo proyecto arquitectónico de reforma abordado desde la colaboración público privada". Así que no habría que descartar que el consistorio malagueño acabe gastando algún millón público más para adecuar las instalaciones para el disfrute de la entidad privada.

Un Ayuntamiento alérgico a los concursos públicos

Como bien apunta el arquitecto Fernando Ramos en su cuenta de Twitter (AQUÍ), una vez más en Málaga nos quedamos sin la posibilidad de plantear un concurso público para ese espacio, ya que el Ayuntamiento decide dictatorialmente dárselo a dedo a AISGE.


Preguntado al respecto, Ramos lamenta que se trata de “un mero anuncio de una voluntad política del Ayuntamiento, ellos sabrán por qué y por qué no, pero desde luego no parece que sea la manera, porque siempre es lo mismo, una negociación privada, nadie sabe qué posibilidades había, salvo las que parecen lógicas, equipamiento de barrio, elemento cultural accesible, necesidades del barrio y de los residentes, infraestructuras de la ciudad…”.

Para Ramos es un ejemplo más de la forma de actuar del Ayuntamiento gobernado por Francisco de la Torre. “No sabemos qué proponen, por qué ese y no otros, no conocemos el proyecto, no sabemos tampoco la cuestión económica o las tasas como se resuelven, no sabemos a cuántos años es, pero de entrada ya tenemos el hecho consumado”, asegura.

Así, Ramos considera que con esta forma de actuar del consistorio obliga a los ciudadanos a “la misma dinámica de siempre, a rogar que por favor nos informen de qué se está haciendo con ese patrimonio público protegido, y luego a, si no estamos de acuerdo, a intentar pararlo para que se tengan en cuenta otras opciones, o a intentar pararlo porque parece que es absolutamente desastroso, la dinámica habitual, el puro simulacro de la participación y el Ayuntamiento actuando no como gestor, si no como dictador”.

Además, Ramos recuerda que el Ayuntamiento es más que reincidente a la hora de ‘regalar’ terreno público a entidades privadas. Así, este mismo mes aparte de este convenio con AISGE se ha conocido que la Fundación La Caixa se va a quedar con el solar que hay a la entrada de Málaga frente a la Comisaría Provincial.

Se trata de “un solar muy importante”, tal y como explica Ramos, “que tiene una responsabilidad urbana de conformación de la puerta a la ciudad, es un solar de equipamiento de interés público y social. Pues nos enteramos ahora que ya está resuelto eso porque alguien ha negociado en un pasillo que esa es la única posibilidad”.

“Por supuesto”, continúa Ramos, “en principio nadie tiene ningún problema con la Fundación La Caixa, o nadie tiene ningún problema con que el Pompidou abra una sede en Málaga, la cuestión es el cómo, el dónde, el por qué, y en qué condiciones, que es donde se nos expulsa a toda la ciudadanía, a los técnicos, a los especialistas de esa materia, a otras fundaciones equivalentes y a otras empresas equivalentes”. De maneta que “no sabemos si hay otras entidades que tengan un proyecto mejor para ese mismo espacio, no ha habido la más mínima capacidad de decidir ni participar”.

Así, La Caixa “se ha llevado esta concesión sin competencia ninguna, que, al margen de la cuestión cultural y la cuestión urbanística, también sorprende que hay algunas voces que siempre están exigiendo competencia, méritos, atender a las ofertas y a los mercados, y resulta que a la hora de la verdad, pues hay un montón de grandes oportunidades en Málaga que se están dando sin competencia ninguna, parece que solamente hay un postor para cada uno de esos proyectos estratégicos, y la lista es larga, el rascacielos del Puerto, el edificio de Correos, solar del circo, Fiat-Lux… donde están el resto de empresas, de fundaciones, de iniciativas, que querrían también presentar sus proyectos en esos sitios tan singulares y tan bien situados”.


Por el contrario, Ramos lamenta que Málaga es tan particular que también sucede “el fenómeno contrario”, que es que “un proyecto consolidado, con un acuerdo con el Ayuntamiento, legal y que ha cumplido todas las condiciones que se le exigen, como es La Casa Invisible (AQUÍ), es al único al que se pretende echar del sitio en el que el propio Ayuntamiento le ha permitido quedarse, es curioso verdaderamente”.