Pablo Mateos, presidente del colectivo CIMA: “No tenemos convenio colectivo, algunos supervisores se aprovechan de esa falta de regulación, entonces a nivel laboral estamos en una situación bastante precaria, además hay muchos sueldos de miseria, sobre todo cuando eres predoctoral o contrato temporal”

23/11/23
. Opinión. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com. El Colectivo Investigador de Málaga (CIMA) surge con el propósito de abogar por los derechos del personal universitario adscrito al Capítulo VI, que incluye predoctorales, postdoctorales y contratados temporales. Se trata de un personal que carece de convenio colectivo específico, y que...

...sufre unas condiciones laborales y económicas precarias, por lo que la nueva asociación busca representarlos y mejorar sus circunstancias.

Según explica Pablo Mateos, investigador predoctoral FPU en la Escuela de Telecomunicaciones y presidente del Colectivo Investigador de Málaga (CIMA), la asociación, que ayer mismo recibió el visto bueno de la Junta de Andalucía para su constitución, nace con el objetivo de defender los derechos del personal de la Universidad de Málaga que pertenece al Capítulo VI, “que son los predoctorales, los postdoctorales, los contratos temporales se podría decir”.

Y es que “la UMA paga las nóminas de sus empleados a través de dos capítulos presupuestarios distintos, el I (1) y el VI (6). A través del capítulo I se paga al PDI y PAS permanente y/o estructural, mientras que el resto de personal contratado de manera temporal, a través de proyectos o de convocatorias de ayudas autonómicas, naciones y demás, mayoritariamente predoctorales, postdoctorales y técnicos de apoyo a la investigación, corre a cargo del capítulo VI”.

Así, “aunque el personal del Cap.VI es algo heterogéneo, compartimos problemáticas comunes, siendo de las mayores que no estamos amparados por ningún convenio colectivo, ya que los convenios de PDI y PAS existentes aplican únicamente al Capítulo I y, por tanto, nuestras condiciones laborales siempre están en entredicho y no suelen ser demasiado buenas”.

Mateos recuerda que “hace años, existía una asociación llamada ‘Precarios Málaga’ que luchaba por los derechos de este colectivo, pero lleva inactiva ya tiempo. Lo que quedaba de movilización del colectivo en la UMA era apenas una lista de distribución que se usaba como un foro cuando alguien tenía algún problema con su nómina y poco más”.


Sin embargo, Mateos apunta que “con las últimas subidas salariales a los empleados públicos, y los consiguientes retrasos por parte de la UMA en las subidas al personal predoctoral, unos pocos empezaron a moverse más para denunciar la situación, y se llegó a publicar en un periódico de tirada nacional al respecto” (AQUÍ).

Por lo que “a partir de ahí, con las elecciones a rector aproximándose y con CCOO organizando unas asambleas con personal de nuestro colectivo para interesarse por nuestra situación laboral, un grupo de compañeros empezamos a intentar movilizar a más gente para luchar por unas mejores condiciones. Tras algunas reuniones con personal del colectivo y sindicatos, quedó claro el desconocimiento general sobre las condiciones laborales que nos rigen, la precariedad existente, y la necesidad urgente de organizarnos”.

De esta manera “acabamos decidiendo constituirnos como asociación que represente y esté conformada por personal del capítulo VI de la UMA, para poder contar con un medio de representación que nos permita una acción más efectiva y coordinada ante la universidad. Además, nos facilita la continuidad del movimiento, en especial dada la temporalidad de los contratos del capítulo VI, que también ha propiciado históricamente una baja representatividad sindical de nuestro colectivo”.


Mateos indica que “aunque la estructura formal está aún en sus inicios,  tenemos un decálogo elaborado a partir de problemáticas recogidas por el colectivo, y nos hemos reunido ya con dos de los candidatos a rector, Teodomiro y Ernesto, para trasladarles nuestras reivindicaciones”.

“Nos pidieron reunirse con nosotros, mostraron interés en saber quiénes somos, las problemáticas que tenemos, lo que reivindicamos, fueron bastante receptivos ambos con el tema”, asegura Mateos, “pero también es campaña electoral, son problemas muy evidentes, como que no tenemos convenio colectivo, algunos supervisores se aprovechan de esa falta de regulación, entonces a nivel laboral estamos en una situación bastante precaria, además hay muchos sueldos de miseria, sobre todo cuando eres predoctoral o contrato temporal. Son reivindicaciones que como candidato tiene que parecer que las apoyas, porque no apoyarlo es básicamente ponerte del lado de la precariedad”.

Además, Mateos entiende que “en campaña te van a decir que si, pero si es verdad que parecían motivados por lo menos a regular las condiciones. Pero cuando entras en materia presupuestaria, cuando dices que hay que subir el salario a la gente porque no puede ser que cobren 1.000 euros al mes, ahí ya te dicen que la UMA está endeudada hasta las trancas y que a saber si en eso se puede hacer algo”.

Respecto a los otros candidatos, Mateos sostiene que “no hemos tenido noticias, tampoco los hemos buscado. De Hinojosa nos ha costado hasta encontrar el programa electoral, apenas he encontrado un decálogo. Y de Olga el único contacto que hemos tenido con ella ha sido a través de Twitter, preguntamos si se iba a hacer algo con los retrasos salariales, y nos pidió que le mandásemos un correo explicándole el caso. Nos respondió que si ella sale rectora que por supuesto que resolverá eso, y que espera que hayamos contactado con el responsable actual de eso, que según ella es del equipo de Ernesto Pimentel”.


En cualquier caso Mateos afirma que no tienen ningún candidato predilecto de momento, ya que “como colectivo la idea es no ser partidista, nosotros simplemente intentamos luchar por unas condiciones laborales más justas para este colectivo, no nos vamos a meter en política partidista”.

Decálogo de reivindicaciones del Colectivo Investigador de Málaga

Desde el CIMA han recogido diez demandas que consideran esenciales para mejorar las condiciones laborales y económicas en que se encuentra su colectivo:

Piden la creación de un convenio colectivo para el personal del Capítulo VI que equipare sus derechos con los del Capítulo I, regularizando permisos, días de asuntos propios, vacaciones, bajas, horarios, horas extra y disponibilidad.

Solicitan una regulación clara del Capítulo VI dentro de los grupos PDI y PAS, de acuerdo con las tareas desempeñadas para evitar ambigüedades en las funciones.

Exigen salarios acordes con la categoría profesional de los trabajadores, independientemente de la convocatoria o fuente de financiación, para eliminar disparidades salariales entre personal con funciones similares.

La estabilización del personal técnico del Capítulo VI que realiza funciones administrativas y/o estructurales, integrándolo en el PAS Capítulo I.

Que se pueda establecer una carrera investigadora estable y predecible, con convocatorias para el PDI del Capítulo VI que les permitan acceder a plazas de cuerpos docentes universitarios.

El respeto a las condiciones contractuales de las convocatorias de Margarita Salas y María Zambrano, incluyendo el pago íntegro sin retención de cuotas patronales.

La equiparación de derechos laborales como empleados públicos, aplicando incrementos salariales, reconocimiento de complementos salariales y otras ventajas a todos los trabajadores.

También mejoras salariales para los contratos del Plan Propio, incrementando el número y duración de los contratos postdoctorales.

La simplificación de procedimientos administrativos, reducción de burocracia, mejora de la interfaz administrativa y acceso a información clara sobre derechos laborales y convenios.

Y la defensa de una educación pública, gratuita, universal y de calidad, con aumento del presupuesto para las universidades públicas y énfasis en la importancia de la investigación y la formación ciudadana.