Los vecinos entienden que “ahora mismo Málaga es para los guiris, pero el alcalde está ahí porque lo ha votado una mayoría de malagueños, con lo que él debería gestionar la ciudad para los malagueños, no para los de fuera”

05/03/24. 
Redacción. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com. Vecinos del Soho se han puesto en contacto con EL OBSERVADOR para denunciar la impunidad con que camiones y furgonetas circulan por la calle Duquesa de Parcent, que es dirección prohibida, para hacer labores de carga y descarga, sin que la policía multe a los infractores. Se trata de otro de los inconvenientes que sufren los vecinos por la...

...proliferación de bares, restaurantes y apartamentos turísticos en su barrio, de manera que, mientras que los precios de los inmuebles se disparan, el descanso nocturno se vuelve imposible. El slogan que intentó vender el Ayuntamiento de Málaga, ‘Soho: el Barrio de las Artes’, ha sido sustituido por los vecinos por ‘el Barrio de las Amstel’.

Según explican los vecinos, la situación se repite todos los días, “camiones y furgonetas pasando por una calle donde está prohibido circular, que hay dos señales, a la entrada de Duquesa de Parcent y a la mitad”. Y es que se trata de una vía exclusiva para motos y taxis, por lo que el resto de los vehículos no pueden pasar.


Además, relatan que “se ponen debajo de la ventana tirando los barriles, y eso es horroroso, y en cuanto empieza a hacer buen tiempo llegan a las 7:20 de la mañana, porque dicen que luego hace demasiado calor”.

Y por la tarde tampoco pueden descansar, ya que “se juntan hasta siete camiones juntos, tirando los barriles de cerveza al suelo, que está destrozado. Y si encima les dices que por favor que no hagan tanto ruido que son las 4 de la tarde, se ponen chulos”.


Alguna vez han intentando quejarse a la policía, “pero nos dijeron que hacían la vista gorda. Pero eso con ellos, porque a los vecinos sí que nos multan y solo por pasar, mientras que los camiones hacen carga y descarga”.

El Barrio de las Amstel

La zona del Soho ha sufrido bastantes cambios en los últimos años, no tantos en la arquitectónico como en lo social. Desde el Ayuntamiento malagueño se intentó vender la idea de que sería el Barrio de las Artes, algo que los vecinos niegan que haya pasado. Tanto es así que ahora “lo llamamos el Barrio de las Amstel”, aseguran.


De esta manera, a su parecer, “al final esto se ha quedado en una casa de putas más grande que la que había. Porque antes había cuatro muchachas por ahí que no daban ruido, pero ahora estamos rodeados de apartamentos turísticos que ni dormimos, te atropellan con los patinetes, está todo lleno de bares, los contenedores de basura no dan abasto y hay unas ratas que tienen que pesar 5 kilos. Debajo de casa empezaron las obras para un nuevo bar y levantaron el hormigón del suelo, y salieron de ahí una barbaridad de ratas. ¿El Barrio de las Artes, no? Que iba a estar esto maravilloso”.

Y si no era suficiente, “ahora nos han puesto discotecas, una cierra a las 7 de la mañana. Y alguna vez que estaban en un piso turístico con la música a tope a las cinco de la mañana, y la policía tampoco viene”.


También se han incrementado los precios de los inmuebles en el barrio, ya que según los vecinos “aquí están vendiendo pisos a 450.000 euros a reformar, de 3 habitaciones, que tampoco es que sea grande”.

Para los vecinos la transformación ha consistido en cederles el barrio a los turistas. “Como en el centro no cabían, se han venido para abajo, y ahora ya van por la carretera de Cádiz. Y a la gente los echan de los negocios para hacer apartamentos turísticos”.

Estos vecinos entienden que “ahora mismo Málaga es para los guiris, pero el alcalde está ahí porque lo ha votado una mayoría de malagueños, con lo que él debería gestionar la ciudad para los malagueños, no para los de fuera”.