29/10/13. OPINIÓN. Por su interés, EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com reproduce en su integridad la columna del periodista Teodoro León Gross, publicada ayer en el diario Sur. Versa sobre el escrache que alcaldes del Partido Popular de la provincia realizaron este fin de semana a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. “Hay que contar con que los comandos de Bendodo irán a más. Lo mismo se les ve asaltando supermercados”.


PUEDE consultar la columna en su fuente original AQUÍ.

Kale Bendodoka

DESPUÉS de este fin de semana, habrá expectación por saber con qué nueva acción sorprenderán los comandos de agitación estrenados por el PP de Málaga. Su irrupción ha sido espectacular -encierros, escraches, broncas, zarandeos con escoltas, seguridad violada, hospitales...- y mantener ese nivelazo no va a ser sencillo. No se veía un arranque tan entusiasta desde el nacimiento antinuclear de Greenpeace en Alaska hace cuarenta años. Hay que contar con que los comandos de Bendodo irán a más. Lo mismo se les ve pronto asaltando supermercados.

EL escrache de los alcaldes del PP zarandeando el coche de la presidenta de Andalucía ha sido estelar. Hasta ahora la tesis oficial del partido era que 'los escraches son nazismo puro' (Cospedal). Ahora habrá que matizar: 'los escraches contra el PP son nazismo puro'. Y además lo suyo no ha sido un escrache vulgar de gente desesperada por la pérdida de su casa, descamisados en la ruina por las preferentes; sino un escrache elegante de alcaldes, gente formal de cuello blanco, auténticos señores. Así sí, hombre, así sí.

ALGUNOS aún se preguntan cómo pudieron saber en qué hotel estaba la presidenta, dato reservado por motivos de seguridad. Pero para esas cosas están precisamente los activistas. Vale, seguramente solo tuvieron que llamar al subdelegado del Gobierno, el iResponsable de la Seguridad en Málaga; pero eso no les quita mérito. Bueno, sí. Una vez en el hotel trataron de subir a la habitación de la presidenta -ay, si les abre envuelta en una toalla, qué escena- y acabaron zarandeando el coche oficial. En ese escrache estaba una vicepresidenta de la Dipu, Kika Caracuel, esa señora bien de Marbella que de pronto se ha convertido en nuestra Patricia Hearst, una pantera negra con mechas.

PERO ni siquiera ella pudo hacer sombra a Oblaré, otro vicepresidente de Bendodo, gran protagonista del día. Daban ganas de exclamar 'A star is born!'; él es el Judy Garland del activismo de finde. Oblaré venía de homenajear a Serón, el alcalde condenado por cohecho; y ayer subió un nivel más al tratar de burlar la seguridad de la presidenta y forcejear con sus escoltas. Se ve que el máster cursado gratis le ha cundido; ya es un maestro antisistema. Con todo, su imagen se vino un poco abajo al acabar en el hospital por un brazo dolorido. Un superactivista a base de paracetamol cada ocho horas pierde mucho.

EN fin, la izquierda está cada vez más acabada. Después de perder prestigio intelectual, autoridad moral, apoyo popular, ya pueden dar por hecho que también perderán la partida del activismo. Los chicos de la Kale Bendodoka van a por todas. El fin de semana de escraches, encierros, broncas con escoltas y burlas a los sistemas de seguridad, ha sido un exitazo. Pueden dejar a Gordillo como a un aficionado. Y aún tienen por explorar el estilo Femen. A calzón quitado.

PUEDE ver aquí otras informaciones relacionadas:
- 24/10/03 Bendodo convierte la Diputación en el cementerio de elefantes mejor pagados de todo el circo: recoloca a Juan Ramón Casero con un sueldo de 60.000 euros para que no se tenga que ir al cumplir 70 años
- 21/10/03 Líderes de Málaga en acción. Bendodo: “Yo respondo por los 35.000 militantes del PP y Martín Serón no lo es”. De la Torre: “En Europa se tiene más respeto por los bienes públicos”