22/10/14. OPINIÓN. El periodista Curro Troya ha publicado en su blog una opinión que hoy EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com comparte por su interés. Esperanza Oña (PP) ha tenido que elegir entre la alcaldía de Fuengirola o su escaño en el Parlamento andaluz, en virtud de una reciente sentencia del Tribunal Constitucional. Esta semana anunció que dejaba la alcaldía.

TROYA da una explicación: Oña ya se postula como futura cabeza del PP en el Parlamento por Málaga, por encima de Bendodo y obligando a Juan Manuel Moreno Bonilla a actuar de nuevo de ‘paracaidista’.

MORENO
Bonilla ya lo fue cuando fue diputado nacional por la circunscripción de Cantabria, aun siendo él malagueño. Le podría volver a ocurrir, explica Troya, que adelanta que es probable que se vaya a la circunscripción almeriense para tener allí una cómoda victoria “como ya hizo Javier Arenas”. Y es que Oña, que abandona su alcaldía en Fuengirola, tiene la vista puesta en el Parlamento andaluz. Según el periodista, cuya columna se reproduce a continuación, “Oña ya está reclamando ser de nuevo la cabeza al Parlamento andaluz por Málaga”, lo que le cerraría el paso al actual presidente del PP provincial, Elías Bendodo, que se prevé que pierda la Diputación. Troya, además, recuerda que “no hace falta tener mucha memoria para recordar cómo Oña lanzó a sus huestes para que pidieran en redes y medios que la entonces alcaldesa fuera la lideresa andaluza cuando la decisión de Rajoy estaba aún al caer”.

PUEDE
leer la columna en su fuente original pinchando AQUÍ.

Oña marca el paso al PP de Málaga

LA
decisión de abandonar la vara de mando de la que hasta ayer era alcaldesa de Fuengirola en el municipio costasoleño puede interpretarse en varios sentidos, según convenga a unos u otros.

SEGÚN
sus propios motivos, ella ‘tiene los deberes hechos’ en su ciudad y deja su ayuntamiento con tan sólo un paro del 14% —cuando el del resto de Andalucía es de más del doble—. A ellos se le puede añadir que deja la alcaldía a la persona en la que más confianza tiene (Ana Mula) con todo el viento a favor para que revalide la mayoría absoluta —hoy por hoy el PSOE aparece destruido ‘gracias’ a la infatigable labor de Javier García León y parece improbable que un Podemos, casi invisible en la localidad, le arrebatara suficientes votos—.

ENTONCES,
¿por qué irse? La sentencia del Tribunal Constitucional que ha obligado a Oña a decidir por un sillón u otro —el de la Alcaldía o el Parlamento— sólo ha servido para poner de manifiesto el carácter político de la sevillana afincada en Málaga. Como muchos conocidos suyos destacan, “a Esperanza le va la marcha”. O lo que es lo mismo, Oña es una mujer de retos.

PERO,
además de los retos, hay otras circunstancias que han favorecido tal decisión. En primer lugar la extrema debilidad que está mostrando el nuevo líder del PP Andaluz y a quienes ya muchos no otorgarían ni la segunda oportunidad en el hipotético caso que su derrota en unas elecciones regionales fuera por goleda.

NO
hace falta tener mucha memoria para recordar cómo Oña lanzó a sus huestes para que pidieran en redes y medios que la entonces alcaldesa fuera la lideresa andaluza cuando la decisión de Rajoy estaba aún al caer. Por aquel entonces, el diario de Sevilla ‘ABC’ y uno de sus columnistas de bandera, Antonio Burgos, hicieron campaña por Oña, sin conseguir sus pretensiones. Por eso, lo que subyace ahora realmente en la resolución que nos comunicó ayer no es lo que votaron sus vecinos en Fuengirola, sino su propia ambición personal para continuar aspirando a liderar su partido en la lucha por el gobierno de la Junta de Andalucía.

CON
el paso dado, Oña ya está reclamando ser de nuevo la cabeza al Parlamento andaluz por Málaga —si como parece más que probable, Juanma Moreno decide tirarse en paracaídas por la circunscripción de Almería para tener una fácil victoria en aquella provincia como ya hizo Arenas—. De otro lado, le cerraría el paso a Elías Bendodo, que tendría que conformarse con un segundo puesto —si como aventuran encuestas pierde la Diputación y los resultados le hicieran abandonar la presidencia provincial de su partido, si el de origen ‘cuasi andorrano’ no quisiera quedar aparcado en una concejalía de Málaga, esperando la improbable cesión de Paco de la Torre del sillón principal de la Casona del Parque—.

DESDE
su ‘trono’ parlamentario, Oña tendrá tiempo para calafatear el féretro de su enemigo hasta que pueda decir aquello de ‘El muerto al hoyo y la ‘viva’ —ella misma— al bollo’… de la lucha por la Junta.

PUEDE leer artículos relacionados:
- 29/04/14 Echan al periodista Curro Troya del diario Sur tras censurarle una columna dedicada a Bendodo: “Los periodistas no somos mamadores del poder”. El director: “Cuando la descalificación es reiterada pierde rigurosidad”
- 11/04/14 Curro Troya, periodista: “El Obispado tiene implantado un estado de terror en Málaga”. “Esto es terrorismo consentido”. “El Obispado, como toda la Iglesia, es absolutamente anacrónico”
- 25/03/14 El periodista Curro Troya sobre la concejala Mariví Romero: “Ya está subida a la chepa de Juanma Moreno (presidente del PP-A) desde que éste fuera tocado por el dedo divino de Rajoy”