“Desde FANDAS se recuerda que el objetivo principal es la consecución del derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación e independencia, camino para avanzar en la resolución del conflicto, considerando de forma evidente que Marruecos no es potencia administradora sino ocupante”

EL OBSERVADOR cuelga en abierto en su web la película documental ‘Al Yidar (El muro)’, producida por la propia revista y donde se cuenta la historia del antiguo Sáhara Occidental Español, su invasión por Marruecos y la construcción del muro de 3.000 km para dividir al pueblo saharaui

No hay que olvidar que España sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental y que sigue manteniendo sus responsabilidades históricas sobre este territorio no descolonizado, según ha indicado la ONU en infinidad de ocasiones

OPINIÓN. Tribuna abierta. Por Ángeles Ariza Núñez
Presidenta de FANDAS
Federación Andaluza de Asociaciones Solidarias con el Sáhara

16/11/20. 
Opinión. La presidenta de FANDAS (Federación Andaluza de Asociaciones Solidarias con el Sáhara AQUÍ), Ángeles Ariza, escribe en esta Tribuna abierta para EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com sobre la peligrosa situación creada por Marruecos en el Sáhara Occidental y más concretamente en El Guerguerat, un paso en la frontera sur del Sáhara con Mauritania que las fuerzas de ocupación...

...marroquíes quieren abrir para que les sirva de corredor rápido para esquilmar las riquezas naturales del área. Civiles saharauis, con todo su derecho, estaban bloqueando este paso desde finales de octubre. La semana pasada el ejército marroquí invadió esta llamada ‘brecha’ ilegal, a lo que el Frente Polisario, único representante reconocido del pueblo saharaui, respondió militarmente con una declaración de guerra.


EL OBSERVADOR ofrece un texto de la presidenta de FANDAS, la Federación Andaluza de Asociaciones Solidarias con el Sáhara y el comunicado que dicha organización ha hecho público (ver AQUÍ). Tambíén publica esta revista los comunicados emitidos por el Frente Polisario en su delegación en España (ver AQUÍ) y por el presidente de la Republica Árabe Saharaui Democrática RASD, Brahim Gali (ver AQUÍ), declarando la ruptura del alto el fuego. En ellos se describe la situación actual de preguerra que se vive en esos territorios que España abandono vergonzosamente en 1975 entregándoselos a Marruecos, que los invadió salvajemente bombardeando a la población que huía hacia los campamentos de refugiados de Tinduf, en Argelia, donde vive desde entonces una gran parte del pueblo saharaui.

El Polisario declaró la constitución de la RASD el mismo día de su marcha del Sáhara Occidental Español, y comenzó una guerra con el invasor ejército marroquí. Más tarde, Marruecos construyó con dinero saudí y técnico israelitas, el muro de 3.000 kilómetros que divide el Sáhara en dos. En 1991 se firmó el alto el fuego que ahora ha roto Marruecos con su agresión en El Guerguerat y al que el Ejército Popular de Liberación Saharaui ha respondido militarmente dando por hecho la ruptura de dicho alto el fuego.


https://www.youtube.com/watch?v=_izOfJTjubI

EL OBSERVADOR cuelga en abierto en su web la película documental ‘Al Yidar (El muro)’ (ver AQUÍ), producida por la propia revista. Una cinta que recorrió numerosos festivales de cine de todo el mundo y que se sigue proyectando en actos celebrados por el Frente Polisario. Se puede leer información sobre ella AQUÍ. Se estrenó en el Festival de Cine de Málaga. En el documental se cuenta toda la historia del antiguo Sáhara Occidental Español, la vida cotidiana en la colonia española, su entrega vergonzante por España a Marrueco, la invasión por el ejército marroquí, la guerra entre los dos bandos, la construcción de un muro de 3.000 km para dividir al pueblo saharaui y el alto el fuego de 1991.

No hay que olvidar nunca que España sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental y que sigue manteniendo sus responsabilidades históricas sobre este territorio no descolonizado, según ha indicado la ONU en infinidad de ocasiones.

Puede verse la película documental ‘Al Yidar (El muro)’ AQUÍ.


Texto de Ángeles Ariza, presidenta de FANDAS Federación Andaluza de Asociaciones Solidarias con el Sáhara AQUÍ.

Andalucía con el Sáhara. SáharaONU, ¿Dónde estás?

Este 13 de noviembre de 2020 se cumplían más de cuatro décadas de los Acuerdos Tripartitos de Madrid en 1975, por los que el Estado español dejó sus territorios del Sáhara Occidental en manos de Marruecos. Fueron días de conspiraciones internacionales e intereses encontrados sin el respaldo de la ONU que nunca los dio por válidos y que considera al Sáhara Occidental como el mayor territorio del planeta todavía sin descolonizar.


Durante dieciséis años el Frente Polisario se enfrentó a las fuerzas de ocupación marroquíes en una guerra de guerrillas. Mauritania se retira del conflicto en 1979. Cuando bajo el auspicio de la ONU se firma un alto el fuego  en 1991, Marruecos controla gran parte del territorio del Sáhara Occidental con  zonas pobladas, yacimientos de fosfatos y caladeros pesqueros. Construye para su separación un gran muro de casi 3.000 km.  con sus consiguientes minas antipersonales (AQUÍ). En el interior, una amplia franja de norte a sur del desierto queda bajo el control del Frente Polisario y la expectativa de la creación de un censo para la celebración de un referéndum de autodeterminación.  Sin responsabilidad en cuanto a derechos humanos se plantea la creación de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO) (ver AQUÍ). Durante este tiempo a pesar de refugiados, población en ocupación, presos políticos… han supuesto que así se mantenía la paz y se confundieron.


Transcurridos los años, sin censo ni referéndum, los saharauis recorren el desierto mientras los marroquíes acrecientan la confusión internacional generada por un alto el fuego que ha sido presentado con los años como una paz que nunca fue. Esta situación provoca que Marruecos y sus aliados sientan ninguna urgencia por encontrar una solución. Los saharauis son conocedores que en la zona que no está bajo el control marroquí, al sur, justo en lo que se puede conocer como paso fronterizo con Mauritania, los marroquíes han hecho intentos en todos estos años de normalizarlo para el tráfico de mercancías. Nunca se contempló en Naciones Unidas y afecta sustancialmente al acuerdo de alto el fuego por lo que dicho paso lo consideramos una brecha ilegal en El Guerguerat, que así se denomina el enclave.

Ya en el Informe del Secretario General de la ONU de 24 de abril de 2001, Kofi A. Annan, aparece  que tanto el Representante Especial como el Comandante de la Fuerza allí destinada  “advirtieron a sus contactos civiles y militares marroquíes de que la propuesta construcción de la carretera planteaba cuestiones difíciles y entrañaba actividades que podrían constituir violaciones del acuerdo de cesación de fuego” (ver AQUÍ).


La tensión ha alcanzado en estos días un repunte máximo al incursionar en la zona el ejército marroquí y abrir el fuego contra manifestantes saharauis que denunciaban la situación creada. En respuesta, ataca el ejército saharaui por lo que se inicia la guerra. Marruecos rompe el alto el fuego y el Frente Polisario anuncia el inicio de la lucha armada.

Marruecos no es la potencia administradora, sino la ocupante del Sáhara occidental tal y como lo demuestran las resoluciones de la ONU (ver AQUÍ).  Eso sí, ha sido el aliado especial  del Gobierno de España, aunque haya provocado vulneraciones a la legalidad internacional por no acometer sus responsabilidades que van más allá de aludir a las Naciones Unidas.

En estos días de noviembre entre confinamientos y crisis económica es buen momento político para advertir que el Gobierno español, como potencia administradora, no puede transferir un territorio no autónomo a una potencia ocupante, sino que, desde el punto de vista de la legalidad internacional, está obligada a concluir el proceso de descolonización. Recurrir en el discurso político, sin añadir nada más, a la buena voluntad de Naciones Unidas  es contribuir a meter el desierto en el iglú. Es no asumir, una vez más, sus responsabilidades. Esto resulta  más grave aún si se tienen en cuenta los compromisos entre banderas y aplausos de quienes forman parte en estos momentos del gobierno. Es posible que los movimientos de solidaridad hayan decaído en la politización de sus bases pero lo que no se concibe es que los políticos también lo hayan hecho. No conozco país del mundo que reconozca al Sahara Occidental como parte de Marruecos.


Desde la Federación de Asociaciones Andaluzas Solidarias con el Sáhara, FANDAS, en reunión ejecutiva de 14 de noviembre de 2020, se recuerda que el objetivo principal es la consecución del derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación e independencia, camino para avanzar en la resolución del conflicto, considerando de forma evidente que Marruecos no es potencia administradora sino ocupante (ver AQUÍ). Se trasladará a las instituciones, sindicatos, universidades y a tantas familias  de Andalucía que durante años han mantenido y amplificado la información y el apoyo al pueblo saharaui, único antídoto encontrado en este tiempo para quienes no enarbolaron la bandera de la legalidad internacional que pertenece a los saharauis.

Más información sobre la película documental ‘Al Yidar (El muro)’
https://revistaelobservador.com/component/search/?searchword=al%20yidar%20el%20muro&searchphrase=all&start=20


Otros artículos relacionados con el Sáhara
https://revistaelobservador.com/component/search/?searchword=sahara&searchphrase=all&Itemid=101