“Las imágenes han dejado al descubierto que, gastando 90 mil euros, en vez de un millón, las calles comerciales lucen de igual forma diciendo a todo el mundo que estamos en fiestas. ¿Ves Ángeles? No es necesario tirar el dinero en cuestiones innecesarias, caras, contaminantes e insostenibles”

OPINIÓN. Bajo las alcantarillas
Por Manuel Fernández Valdivia. Empresario de San Pedro Alcántara

21/12/20. Opinión. El empresario Manuel Fernández Valdivia, en su habitual colaboración para EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com, escribe sobre la iluminación navideña de Marbella: “Debemos reconocer que estas Navidades, Marbella ha reaccionado, aunque sea parcialmente, al saber y pensar popular. En vez de gastar 80 mil euros más en efímera iluminación exterior, decidió, a prisa y corriendo, otorgar unas...

...ayudas, más parecidas a limosnas o mordiditas (AQUÍ), a un número muy determinado de comercios locales”.

Por una vez y sin que sirva de precedente

Para que después digan que solo criticamos, debemos reconocer que estas Navidades, Marbella ha reaccionado, aunque sea parcialmente, al saber y pensar popular. En vez de gastar 80 mil euros más en efímera iluminación exterior, decidió, a prisa y corriendo, otorgar unas ayudas, más parecidas a limosnas o mordiditas (AQUÍ), a un número muy determinado de comercios locales.


Las imágenes han dejado al descubierto que, gastando 90 mil euros, en vez de un millón, las calles comerciales lucen de igual forma diciendo a todo el mundo que estamos en fiestas. ¿Ves Ángeles? No es necesario tirar el dinero en cuestiones innecesarias, caras, contaminantes e insostenibles. A ver si la señora alcaldesa de Marbella se da por enterada. En esta ocasión ha sido a causa de las críticas y de la crisis económica que vivimos. Tras esta situación, mucho me temo que volverá a las andadas: 250 mil euros en un campeonato de golf, 350 mil euros para el Marca, otros 350 mil regalados a Puerto Banús, 145 mil para FITUR, etc, etc, etc.


Pero como la cabra tira para el monte y de dentro me sale lo que me sale, llegando final de año repasaremos algunas cuestiones en las que Marbella suspende estrepitosamente, al lado de municipios como Estepona, Benahavís, Mijas…

Equipamiento

Tras 41 años de democracia municipal, seguimos sin disponer de bibliotecas decentes, mejor nutridas y acondicionadas. Ya nos gustaría tener una como la de Alhaurín el Grande, con 400 m2, con sala de informática, sala infantil, archivo, sala de lectura, y salón de actos, pero claro, y nótese la ironía, ese ayuntamiento dispone de un presupuesto anual de 26 millones de euros y Marbella tan solo de 300 millones.



Tampoco estaría de más que, de una vez por todas, se habilitara el corredor arqueológico que unifique las Termas Romanas de las Bóvedas, su pecio, la Torre Almenara, la fábrica de salazones, la Basílica Paleocristiana de Vega del mar y su necrópolis. Aunque, alguno, está ansioso por volver a meter un buldócer, para construir un merendero, o una discoteca de verano sobre las tumbas de aquellos moradores locales de los siglos III a VII d.C. Tampoco pretendemos tener un museo arqueológico como el de Corominas en Estepona. Esos pobres, solo disponen de un presupuesto municipal de unos 106 millones, frente al de Marbella [ironic mode on].


¿Y qué vamos a decir del saneamiento, supuestamente integral? Que integrales serán los manjares que a nuestra costa se meten entre pecho y espaldas los señores de Acosol, la Junta de Andalucía, la Diputación Provincial de Málaga, la mancomunidad de Municipios y, si hace falta, la cabra de la Legión porque, lo que es en depurar las aguas fecales, como muestran las imágenes, poco o nada gastan. Yo ahí no me baño, no sé ustedes.


Y visto que llevo un folio despotricando de algo que es interminable, ustedes conocen y permiten, con su silencio, o con sus votos, me tomaré un pequeño descanso hasta el año que viene y, como decían los geniales Tip y Coll, “la próxima semana, hablaremos del gobierno”.


Puede leer aquí anteriores artículos de Manuel Fernández Valdivia