“Le hablé de siete pisos que el gobierno en funciones de Ángeles Muñoz (Partido Popular), incluyó en el catálogo municipal (AQUÍ), y que, según declaraciones del entonces portavoz Félix Romero, su destino sería social

OPINIÓN. Bajo las alcantarillas
Por Manuel Fernández Valdivia. Empresario de San Pedro Alcántara

18/01/21. Opinión. El empresario Manuel Fernández Valdivia, en su habitual colaboración para EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com, escribe sobre el uso y venta de los inmuebles de los que dispone el Ayuntamiento de Marbella: “Estos inmuebles estaban valorados entre los 600.000 y 850.000 euros, con lo que se podría obtener, entre 4 y 5 millones por su venta. Pero ¡oh sorpresa! ahora, el equipo de gobierno...

...de Ángeles Muñoz confía en obtener únicamente 2,6 millones de euros en la operación (AQUÍ). Lo cual podría suponer una pérdida para el patrimonio municipal de 1,5 o 2,6 millones de euros”.

Un año más en Marbella

Allá por el 2015, un buen amigo se iniciaba en el proceloso mundo del sinhogarismo en el municipio de Marbella. Me preguntó si yo sabía de algún local, vivienda o parcela que el Ayuntamiento pudiera disponer para dotar de un techo a algunas de las personas que, por aquel entonces y, aun hoy, viven entre nosotros, en las calles, a la intemperie, bajo el bucólico para muchos, techo de las estrellas, unido a los no tan gratos frío y lluvia del invierno o el sofocante sol y calor del verano. Le dije que, a groso modo, atendiendo al listado de inmuebles de aquel año (AQUÍ), la cantidad rondaría los 1.500. Cierto que algunas de ellas ocupadas por asociaciones, cierto que otros son equipamiento público pero, aun así, la cantidad de “techos” habitables de propiedad municipal, era y sigue siendo enorme. Lugares completamente vacíos que podrían solucionar las penurias de mucha gente que no tienen la posibilidad de habitar una casa propia donde cenar en Nochebuena, brindar en Nochevieja o poner regalos bajo el árbol en Reyes, aunque sea a solas. Y, concretamente le hablé de siete pisos que el gobierno en funciones de Ángeles Muñoz (Partido Popular), incluyó en el catálogo municipal (AQUÍ), y que, según declaraciones del entonces portavoz Félix Romero, su destino sería social, “en vez del uso personal que anteriormente hacían los concejales que ahora están en la cárcel”. No obstante, sin querer ser agorero y sí realista, le advertí: “El ayuntamiento tiene sus propios planes e intereses y, concretamente en lo referido a estas viviendas, seguro estarán buscando venderlos al (para ellos) mejor postor. Otro pelotazo urbanístico que nada tendrá de social”.


Pues bien, la realidad cambió con la llegada del gobierno tripartito de Pepe Bernal (PSOE-IU-OSP) que, por muy del pueblo y social que se autodenominaba, sus políticas en nada se diferenciaron de las que hasta entonces había protagonizado el Partido Popular en Marbella e, incluso, idéntico en muchas a las prácticas gilistas de las que han bebido todos los partidos que le han sucedido en el gobierno de Marbella. Bernal y los suyos, rápidamente pusieron el ojo en esos siete pisos (AQUÍ), una planta entera, situada en Jardines del Príncipe, tras el Centro Comercial El Capricho. Un lugar ideal para que alguien pudiese dar un buen pelotazo inmobiliario. Tal desvergüenza supuso la decisión, que ni siquiera quisieron disimularla. “No vamos a hacer ningún símbolo poniendo esas viviendas en uso social”, dijo el supuestamente socialista Bernal, apoyado por Izquierda Unida y Opción Sampedreña. Algunos aun se están preguntando el motivo de su derrota en las urnas.

Caído en desgracia lo que quedó de aquel Tripartito, que también se llevó por delante a Costa del Sol Sí Puede (Podemos) y, pasado un tiempo prudencial, vuelven a la hemeroteca los dichosos siete pisos municipales, en principio, vacíos desde hacía tantos años. En esta ocasión, para que el Partido Popular también haya cambiado de idea, siguiendo con lo apuntado por Pepe Bernal en junio de 2015 y, continuando con mi teoría, ofrecer un buen bocado a los amigos del pelotazo, ya que, estos inmuebles estaban valorados entre los 600.000 y 850.000 euros, con lo que se podría obtener, entre 4 y 5 millones de euros por su venta. Pero ¡oh sorpresa! ahora, el equipo de gobierno de Ángeles Muñoz confía en obtener únicamente 2,6 millones de euros en la operación (AQUÍ). Lo cual podría suponer una pérdida para el patrimonio municipal de 1,5 o 2,6 millones de euros. En cualquier pueblo decente, el Ministerio Fiscal estaría, al menos, solicitando la documentación de este caso, a la vista de la información publicada en distintos medios locales y provinciales.


Y así queridos niños, comienza un nuevo año en Marbella. Como decía Mecano en su oportuna letra del tema “Un Año Mas”:
Entre gritos y pitos los españolitos
Enormes, bajitos hacemos por una vez,
Algo a la vez.


Permitir que nos sigan robando, a las claras. ¿Para qué disimular?

Puede leer aquí anteriores artículos de Manuel Fernández Valdivia