“En San Pedro Alcántara, por si no lo saben, las aguas pluviales y fecales están mezcladas en gran parte de la población”

OPINIÓN. Bajo las alcantarillas
Por Manuel Fernández Valdivia. Empresario de San Pedro Alcántara

01/02/21. Opinión. El empresario Manuel Fernández Valdivia, en su habitual colaboración para EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com, escribe sobre la no depuración de aguas en San Pedro Alcántara: “A nadie escapa que tenemos un arenal que, si fuese virgen y abandonado, estaría mejor que el patatal que hemos heredado de una política ambiental contraria a todo resquicio de humanidad, a la hora de gestionar...

...la franja marítimo terrestre del municipio en el que vivimos, donde ha pesado más la voluntad de los ricos que quieren vivir en primera línea de mar, frente a los intereses de la presentes y futuras generaciones”.

A buenas horas mangas verdes, OSP

Llámenme quisquilloso, pero para mí que nos quieren tomar el pelo desde la casi desaparecida oposición de Opción Sampedreña (OSP). Y es que hace unos días, salieron con la banderita de los vertidos fecales que padecemos en las playas de San Pedro Alcántara.


A nadie escapa que tenemos un arenal que, si fuese virgen y abandonado, estaría mejor que el patatal que hemos heredado de una política ambiental contraria a todo resquicio de humanidad, a la hora de gestionar la franja marítimo terrestre del municipio en el que vivimos, donde ha pesado más la voluntad de los ricos que quieren vivir en primera línea de mar, frente a los intereses de la presentes y futuras generaciones. Hemos construido sin control, eliminado con presas el aporte natural de áridos al rebalaje y creído que los sistemas dunares, no ofrecían buena imagen de cara al turismo de millonarios chic que aquí recalan y prefiere cemento y césped artificial para acoplar sus posaderas. Así, prescindimos de la vegetación formada por el junquillo de mar, la hierba de la plata, la algodonosa y otras especies características de las dunas mediterráneas, por el adoquín, el cemento y las baldosas. ¡Dónde va a parar, mucho más estético!


Pero no contentos con ello, seguimos edificando y edificando para que propios y extraños se sintieran parte de este “avance”. Pero dejamos que las líneas fuesen dibujadas por políticos y especuladores sin entrañas, a los que las renombradas infraestructuras, reconocidas por su importancia hasta por los más antiguos romanos, hayan sido despreciadas una y otra vez, desde los años 60 hasta hoy mismo.

Lo que para cualquier pueblo antiguo hubiese sido fundamental, antes de plantear una sola vivienda, esto es, instalar una sobredimensionada red de alcantarillado, fue visto por nuestros actuales gobernantes, como algo superfluo e innecesario. Así, en San Pedro Alcántara, por si no lo saben, las aguas pluviales y fecales están mezcladas en gran parte de la población.

¿Y qué hacen nuestros maravillosos gestores con ese problema? Lo siguen obviando por un lado, y utilizando para hacer las obras de conveniencia en superficie, diciendo que la peatonalización de calles es necesaria para cambiar las tuberías que, nuevamente, conectan con otros ramales que mezclan nuestras heces con el agua de lluvia para, más tarde, dar ese color marroncejo al litoral a poco que caigan cuatro gotas. Recordemos que Europa multó a España en el año 2011, precisamente por la falta de depuración de las aguas, entre otros lugares, en el tramo San Pedro Alcántara – Estepona.


Ya en el año 2018, bajo el reinado de Opción Sampedreña en la localidad junto al Partido Popular, antes con PSOE e IU, ya se denunció desde Acción Vecinal (AQUÍ), cuales eran los resultados de tan dramática y envenenada herencia política y decíamos: “Si las toallitas llegan a la playa, lo que va pegado a ellas, también”.

Curiosamente, el dúo político que hoy saca a la luz esta terrible verdad (AQUÍ), tanto para los que residimos, como para los que nos visitan o visitarán cuando se reestablezca el turismo, han gobernado de la mano del Partido Socialista y del Partido Popular, sin mover un solo dedo a la hora de solucionar el asunto. En aquella época parece que no les molestaba la mierda (con perdón), y ahora en la oposición, quieren hacer ver que de algo valen los 104.000 euros, más otros emolumentos, que anualmente se mete en el bolsillo la agrupación sampedreña. Sin contar el montante total arrastrado hasta las elecciones de 2019, con 12 cargos de confianza, directores generales y hasta 3 concejales.

Puede leer aquí anteriores artículos de Manuel Fernández Valdivia