“En el marco de una investigación iniciada en su país natal, el también marido de Ángeles Muñoz [alcaldesa de Marbella], se vio salpicado en una trama de tráfico de drogas y blanqueo de capitales en la que, al parecer, también está comprometido su hijo Joakim”

OPINIÓN. Bajo las alcantarillas
Por Manuel Fernández Valdivia. Empresario de San Pedro Alcántara

04/03/21. Opinión. El empresario Manuel Fernández Valdivia, en su habitual colaboración para EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com, escribe sobre la alcaldesa de Marbella y la detención de su marido: “Dos días después, el 11 de febrero, tras una escueta nota de prensa, Ángeles Muñoz grababa un vídeo para, a duras penas, desvincular a su marido de cualquier ilícito. Igualmente quiso separar la actuación judicial con...

...su cargo y el propio Ayuntamiento de Marbella. Curiosamente, en ese momento, nada dijo de su hijastro, hasta hoy desaparecido, ni del Policía Local también implicado en la operación, tiempo atrás guardaespaldas personal de la alcaldesa”.

Ángeles Muñoz: La eterna presunta

El pasado 9 de febrero, saltaba a todas las portadas locales la detención por unas horas del empresario sueco Lars Broberg. En el marco de una investigación iniciada en su país natal, el también marido de Ángeles Muñoz, se vio salpicado en una trama de tráfico de drogas y blanqueo de capitales en la que, al parecer, también está comprometido su hijo Joakim, por otro lado, hijastro de la alcaldesa de Marbella.


Dos días después, el 11 de febrero, tras una escueta nota de prensa, Ángeles Muñoz grababa un vídeo para, a duras penas, desvincular a su marido de cualquier ilícito. Igualmente quiso separar la actuación judicial con su cargo y el propio Ayuntamiento de Marbella. Curiosamente, en ese momento, nada dijo de su hijastro, hasta hoy desaparecido, ni del policía local también implicado en la operación, tiempo atrás guardaespaldas personal de la alcaldesa.


Me resultó muy apropiada la pieza realizada por el periodista Curro Troya ese mismo día (AQUÍ), en el que califica a Marbella de “polvorín político” desde hace años. Ciertamente, el populismo de Jesús Gil, se hizo con el gobierno local, a causa de la desastrosa gestión previa del Partido Socialista y sus socios de izquierda. Tras llegar Ángeles Muñoz, el Partido Popular lo tenía fácil. Solo debía restaurar la democracia en el único ayuntamiento, hasta la fecha, intervenido por el Gobierno de la nación, pagar las deudas como ya han hecho muchos y hacer políticas cercanas al pueblo. En vez de eso, solo cambiamos de collar al gobierno local. No en vano, sus afiliados y votantes, anteriormente lo habían sido del GIL. En muchos aspectos, la política fue continuista en el fondo, desapareciendo las malas formas, eso sí. Pero imponiendo la voluntad de Ángeles Muñoz y sus intereses, gracias a las mayorías absolutas que, como siempre, han ido agrandando la brecha existente entre los cada vez más ricos y los cada vez más pobres. Entre ello, no dudó en meterse en todos los charcos posibles: deslindes, enchufismos, gastos desmesurados, pactos con el diablo y, finalmente, este nuevo folletín. Como dice Curro: “demasiadas presunciones en torno a la misma familia”.

Pero bueno, hasta ahí, las explicaciones de Ángeles Muñoz, nos podrían parecer más o menos razonables. Hasta que, como dice el periodista Raúl del Pozo, se despojó de su Chanel para abrigarse con la bandera de Marbella, dando a entender que todo esto del marido, el hijastro y el policía, era un ataque a Marbella, sus intereses políticos y el buen nombre de una ciudad, por si ella no lo sabe, salpicada continuamente por ajustes de cuentas, tráfico de estupefacientes, fiestas ilegales, desapariciones, lanzamiento de granadas, incendios sospechosos y una corrupción que no cesa desde tiempo inmemorial.


Como he mencionado en otras ocasiones (AQUÍ), y corríjanme si me equivoco, nunca he visto a la alcaldesa plantar cara a todos estos problemas como sí hacen otros alcaldes (AQUÍ). No he escuchado de su boca que Marbella le declare la guerra a las mafias, que pida al Gobierno central incremente sus esfuerzos para que la ciudad no siga siendo nido de clanes de la droga, la prostitución o el tráfico de armas (AQUÍ). Ángeles ¿todo esto es una realidad o existe un contubernio judeo-masónico para dañar la imagen de Marbella?

En fin, deseando estamos que, como dice la alcaldesa, todo quede “negro sobre blanco”. Por cierto, esta locución solo quiere decir que algo se pasa a papel, que se escribe, no que se demuestre la inocencia o la culpabilidad de nadie. De eso se encargará la Justicia, una vez expuestas las pruebas testificales, documentales, grabaciones, pinchazos telefónicos y, por supuesto, aparezcan todos los implicados que, si nada tienen que ver en el asunto, podrían entregarse libremente a la policía y aclarar cuál es su vinculación, si existe, con el resto de detenidos en la llamada “Operación Mueble”. ¿Verdad Ángeles?

Frente a todo esto y, volviendo a las palabras de Curro Troya, “el Partido Popular debe valorar ya si tiene un recambio” para Ángeles Muñoz. Por lo que pueda pasar… digo yo.

Puede leer AQUÍ otros artículos de Manuel Fernández Valdivia