“Una de sus labores [Ángeles Muñoz], tanto en el Ayuntamiento de Benahavís como en el de Marbella, ha sido la de hacer, por arte de magia, que 196.000 metros cuadrados de terreno, pasen de un municipio a otro”

OPINIÓN. Bajo las alcantarillas
Por Manuel Fernández Valdivia. Empresario de San Pedro Alcántara

26/04/21. Opinión. El empresario Manuel Fernández Valdivia, en su habitual colaboración para EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com, escribe sobre la alcaldesa de Marbella Ángeles Muñoz y su empeño en modificar la linde entre Marbella y Benahavís: “La reiteración de acciones llevada a término por el Partido Popular y, últimamente, por Opción Sampedreña para regalar lo que en Marbella son unos terrenos rústicos a...

...Benahavís que, de forma irregular, los convirtió en urbanos, debería ser un hecho a investigar por la Fiscalía Anticorrupción”.

Cuando el diablo no tiene qué hacer… cambia lindes

Ángeles Muñoz vino a Marbella desde Córdoba a lo que muchos saben… Parece que prescribir recetas y denegar bajas justificadas no le llenaba del todo. A alguno dejó tirado con una grave enfermedad que, a pesar de sus reparos, luego sería reconocida por los tribunales.


Mujer ociosa dada al postureo, no tardó en encontrar un lugar ideal para lucir el palmito. ¡Qué mejor sitio que un rico Partido Popular, donde la abundancia les permitía disponer de chófer y fotógrafo hasta para ir a desayunar! Así consiguió llenar ese vacío que en su interior se hallaba. Muchos le reían las gracias y decían: “Es dura como Gil, pero con educación”. Y no les faltaban razones para pensar eso. Ya le puedes dedicar lo peor del mundo que ella irá corriendo a plantarte un beso y el correspondiente abrazo. Que para eso llevaba fotógrafo a todas partes, cuando se presentaba como vecina de San Pedro Alcántara. Aunque por los hechos la conocimos y supimos que su deseo era vivir en Benahavís. Eso sí, sin mover la casa de sitio. Hay que tener arte para todo.


Pero cuidado, en la frase anterior algunos se perdieron el detalle: “Es como Gil”. Porque otra cosa no, pero cuando coge un hueso que le guste no lo suelta ni por error. Y como eso de gobernar Marbella, a pesar de algún disgustillo, lo lleva de carrerilla, desde que entra en política, allá por el año 1995, una de sus labores, tanto en el Ayuntamiento de Benahavís como en el de Marbella, ha sido la de hacer, por arte de magia, que 196.000 metros cuadrados de terreno, pasen de un municipio a otro. Que se recuerde, no se le conoce ninguna otra actividad a la que haya dedicado tanto tiempo. Nada menos que 26 años. Eso sí, en dignificar la vida de autónomos y empresas, durante las crisis vividas, no gasta un minuto.

A la vista de los hechos, es evidente que existe un interés personal que mueve a Ángeles Muñoz en este asunto. Nunca se le escuchó decir a sus compañeros de partido: “venga chicos, dejemos este tema, que los ciudadanos van a creer de mí lo que no es”. Pero no, ella sigue y persigue su hueso, a pesar de las sentencias que se lo deniegan una y otra vez (AQUÍ).

La reiteración de acciones llevada a término por el Partido Popular y, últimamente, por Opción Sampedreña para regalar lo que en Marbella son unos terrenos rústicos a Benahavís que, de forma irregular, los convirtió en urbanos, debería ser un hecho a investigar por la Fiscalía Anticorrupción. Eso sí, al más alto nivel, dado que, en la jurisdicción local, se ha visto como una y otra vez, al igual que ocurriera en tiempos del gilismo, un enorme velo protege a las instituciones y a quienes las manejan a su antojo.

No se sorprendan pero, en el asunto de las lindes, existe un personaje esencial que, de forma sospechosa, ha compartido responsabilidades en el Ayuntamiento de Benahavís y Marbella, para que la realidad de unas lindes históricas, sea alterada por la influencia y el poder económico de estas instituciones frente a vecinos de un pueblo casi indefensos. Casualmente Ángeles Muñoz, con fuertes intereses familiares en la zona, ha formado parte de estos organismos, en los que, de una forma u otra, se ha tratado el asunto de las lindes.


A los apoyos que durante años ha conseguido para su causa, se sumó Opción Sampedreña que, por su parte, rompió el pacto que tenía con otros dos partidos (PSOE e Izquierda Unida), olvidándose, entre otras cosas, que la realidad física y jurídica de las lindes es pertinaz y, a todas luces, no tienen discusión, no son, como decía Rafael Piña para explicar su cambio de postura, un galimatías, a menos que poseas otros intereses no declarados. Ya saben lo que decía Groucho Marx: “Éstos son mis principios, y si no le gustan, tengo otros”.

El movimiento antideslinde no nació por capricho sino, a causa de los reiterados intentos de robo que, desde estos partidos políticos, han puesto en marcha contra los pueblos de Marbella y San Pedro Alcántara, queriéndoles arrebatar lo que en justicia es suyo. Y lo que es aun más grave, utilizando el poder y, sobre todo, el dinero de los contribuyentes para perpetrar ese robo.

Si, como dicen, las lindes no se cambian ¿a qué vienen tantos intentos por modificarlas? Si, como dicen, el nuevo PGOU plasmará las lindes históricas ¿por qué tantos recursos judiciales pagados con nuestro dinero?

Espero que, como ocurriera en tiempos de Jesús Gil, lleguen otros jueces Torres a reparar el daño que los ciudadanos estamos sufriendo a manos de estos políticos sin escrúpulos. Delito contra la ordenación del territorio, malversación de fondos públicos y prevaricación ¿Les suena esto del pasado?

Puede leer aquí anteriores artículos de Manuel Fernández Valdivia