“Hay una parte importante de la sociedad que vive con poco y por el momento se está resignando a que sea así, muchos jóvenes conformados con viajes baratos y consumo intensísimo de la tecnología que sustituye incluso a la caña con los amigos

OPINIÓN. Charlas con nadie
. Por Manuel Camas
Abogado

26/10/21.
Opinión. El conocido abogado Manuel Camas escribe su colaboración para EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com sobre la prensa y como ha cambiado la forma de consultarla: “La tecnología ha puesto a nuestro servicio muchísima información, aunque también otras necesidades de filtros y cuidado al seleccionar qué leemos. Es innecesario salir al kiosco para esto, hemos...

...visto cómo los lugares donde comprábamos los periódicos y revistas han ido reconvirtiéndose, son también visibles y silenciosas víctimas de los cambios tecnológicos”.

Pan y circo

La prensa ineludiblemente hay que leerla a diario, es una afirmación axiomática, no sería necesario demostrarla, se entiende por sí misma. Especialmente necesario es para los que nos dedicamos a la abogacía, resulta muy difícil entender la realidad de nuestros clientes si no partimos de un conocimiento lo más amplio posible de la realidad social, económica y cultural en la que nos movemos. Es un consejo que a compañeros y compañeras que se inician en nuestra profesión repetidamente hacemos. Por fácil que parezca, el día a día no deja mucho espacio, la lectura de la prensa a veces se pospone, pero leerla es una parte importante de nuestras obligaciones.


Durante muchos años, uno de los placeres de la semana ha sido para mí la mañana del domingo. Ir al kiosco a por los periódicos, prensa local, prensa nacional, las revistas semanales, prensa especializada. Tenía el privilegio, gracias a que mi familia me lo permitía, de poder retirarme a una cafetería y dedicar con un café caliente, que luego eran dos, pasar un par de horas descubriendo todo lo interesante que esas páginas de papel albergaban.

Reconozco que alguna vez casi me he escondido para que algún conocido no me fastidiara ese rato del domingo sentándose a charlar conmigo por un gesto de amabilidad; muchas otras, cuando veía a conocidos haciendo lo mismo los saludaba diciéndoles que respetaba ese momento y que no los molestaba, yéndome a otro lugar.

El mejor amigo, si no venía con otro periódico y en actitud de que cada uno fuese a lo suyo, resultaba verdaderamente molesto.

Lo cierto es que el papel fue dejando su espacio a la tecnología. La ‘tablet’, anglicismo del que ya resulta difícil prescindir (no solemos utilizar tableta que sería su traducción), el propio móvil o el ordenador han ocupado su lugar.

La tecnología ha puesto a nuestro servicio muchísima información, aunque también otras necesidades de filtros y cuidado al seleccionar qué leemos. Es innecesario salir al kiosco para esto, hemos visto cómo los lugares donde comprábamos los periódicos y revistas han ido reconvirtiéndose, son también visibles y silenciosas víctimas de los cambios tecnológicos, hacemos mal si no nos planteamos el futuro desde la perspectiva de que el cambio también atraviesa y atravesará, con contundencia, cualquiera de nuestros trabajos y profesiones.

Hace un par de semanas, en el Foro de Ciudades que se celebraba en el Palacio de Ferias de Sevilla, uno de los stands de recibimiento mostraba un aparato que hacía realidad lo que antes solamente era ciencia ficción, los hologramas, construidos en luz, objetos y personas ocupaban un espacio tridimensional ante mí. Al parecer solamente es cuestión de velocidad y capacidad de transmisión de datos y energía lo que hace falta para que se generalice también esa tecnología de apariencia tan atractiva.

La prensa de este fin de semana, como siempre ha aportado cuestiones para la reflexión.

La tecnología hipersónica al parecer muy desarrollada por China pone en jaque la tecnología del ‘escudo de misiles’ presentada por Ronald Reagan creo recordar, entonces un avance tecnológico al que se acabó llamando Guerra de las Galaxias. Se ha superado evitando que los movimientos de los misiles sean tan previsibles. En algún sitio leí que, no obstante, China tiene recursos, Rusia experiencia y Estados Unidos ambas cosas a la vez. Una dinámica de pensamiento muy básica en un mundo tan complejo, al final lo primario, demostrar la fuerza.

Destacaba también entre las noticias el titular “Atasco global: obras paradas, videoconsolas agotadas y nueve meses para recibir un coche Navieras y firmas de semiconductores se benefician del colapso del comercio mientras las empresas observan con inquietud cómo sus compras se encarecen y llegan tarde”. O esta otra relacionada, “Las grandes potencias redoblan la batalla de los microchips. El desabastecimiento espolea a las grandes economías a reducir su dependencia del exterior”.

Creíamos que el mundo podía pararse y volver a encenderse como si tal cosa.

Junto a esas noticias que amenazan la recuperación económica, mal repartida, a la que asistimos, otras son esperanzadoras: “Los alimentos de kilómetro 0 ganan terreno entre los consumidores”.

Me detengo en las siempre presentes evidencias del cambio climático, que aún alguno niega, como niegan la eficacia y bondad de las vacunas:La sequía en la cuenca del Guadalquivir obliga a restringir el agua a 4,3 millones de personas”.

Casualmente bajando la pantalla acabé leyendo una sección final que destaca las noticias más leídas. Me llama la atención cuando lo veo, que no suelen coincidir muchas de las noticias más leídas con noticias de las que haya pasado del titular. Este fin de semana ‘Lo más leído’ en El País, en el momento que vi esa sección era por este orden:

El banco no puede retener el saldo de una cuenta cuando lo reclama judicialmente un cotitular.

La infanta Sofía viste una camiseta de la reina Letizia para los premios Princesa de Asturias 10 años después.

Atasco global: obras paradas, videoconsolas agotadas y nueve meses para recibir un coche.

Jornadas extenuantes y fallos de seguridad: las acusaciones en el ‘caso Baldwin’.

¿Por qué la lava no funde el propio volcán?


La princesa Mako se reencuentra después de tres años con el hombre por el que ha rechazado un millón de euros

Alec Baldwin, un actor marcado por el escándalo.

Los creadores escogen, ¿qué películas hay que ver una vez en la vida?

Andrés Parra: “Pablo Escobar es un chiste al lado de Hugo Chávez”

Rosa López: “Vivo en pelotas, pero ya no le tengo miedo a nada”

En el ámbito de la economía no había grandes titulares que me llamasen la atención más allá de la ‘conversación’, que ocupaba mucho, sobre la forma de negociar la reforma laboral.

Sí me preocupa lo visible que van siendo las enormes diferencias en la recuperación, las enormes desigualdades sociales que se están generando. La estadística nos anuncia crecimientos medios altos, pero si miramos detrás son imponentes para los grandes y no existen para los pequeños. Ya se sabe que en estadística si tú comes mucho y yo no como nada, resulta que los dos hemos almorzado razonablemente.

Hay una parte importante de la sociedad que vive con poco y por el momento se está resignando a que sea así, muchos jóvenes conformados con viajes baratos y consumo intensísimo de la tecnología que sustituye incluso a la caña con los amigos. Tecnología y mínimos ingresos en el lugar del pan y el circo.

Puede ver aquí anteriores artículos de Manuel Camas