“Soy sensible con el tema del cambio climático, es obvio que ocurre y está constatado científicamente que lo ocasiona la actuación del ser humano. Es evidente que si esa forma de actuar no cambia seguiremos perjudicando los equilibrios del Planeta”

OPINIÓN. Charlas con Nadie

Por Manuel Camas
. Abogado

08/11/22.
Opinión. El conocido abogado Manuel Camas escribe su colaboración para EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com sobre las marabuntas: “La marabunta humana devora la Tierra, es el resultado, como ocurre con las hormigas, de que todos perjudicamos un poquito, pero la suma de todos es muchísimo, por eso la toma de conciencia, las precauciones y cuidados que tomemos...

...individualmente influirán y por ello son muy importantes”.

Marabunta

Resulta que tenemos muy cerca de casa algunos nidos de avispas orientales y cunde la alarma porque intuitivamente pensamos que, como son insectos más grandes, deben ser más molestas y peligrosas que nuestras comunes avispas mediterráneas, europeas, para nosotros civilizadas y aun así también molestas.


Las noticias en la prensa sobre la búsqueda de los nidos de esas avispas y de cómo en gran número se refugian o alimentan en un pino u obligan a una urbanización a cerrar puertas ventanas y no salir a las terrazas, me traen el recuerdo de una película vista en mi niñez que me atemorizaba: <Cuando ruge la marabunta>. En aquel caso eran hormigas que en enorme número devoraban todo a su paso, incluidos animales, personas, árboles. Recuerdo el miedo que me provocó una escena donde un hombre huía del avance imparable y rápido de la marabunta, era gordito, lo que hacía más tenso el episodio, porque corría despacio a trompicones, a punto de caerse constantemente, pero era inteligente, homo sapiens, se fue hacia el río, cogió una canoa y se alejó de la orilla. La imagen de las <malvadas> hormigas transportando hojas de árboles al agua para seguir avanzando sobre ellas como si fueran botes y cómo llegaban a la canoa y devoraban sin piedad al pobre hombre aterrorizaba.

Creía que la palabra marabunta no existía, pero resulta que el título de la película era preciso, según la RAE se trata de una población masiva de ciertas hormigas migratorias, que devoran a su paso todo lo comestible que encuentran, aunque también la define como conjunto de gente alborotada y tumultuosa.

El título original de la película era The naked jungle (La selva denuda) es de 1954, los protagonistas Charlton Heston y Eleonor Parker y sucede en América del Sur, en mis recuerdos era África.

He mirado desde la ventana de casa, recreándome en mi imaginación, por si veía aparecer una nube de avispas orientales devoradoras, pero afortunadamente no he visto más que un día lleno de la luminosidad malagueña, algo de brisa percibida en el ligero movimiento de los árboles y ni una triste nube en el cielo.

Según recoge Málaga Hoy, los técnicos han confirmado que <se trata de avispas orientales, cuyo tamaño es más grande que el habitual, pero no son más peligrosas que las que se consideran “normales”. “Si te pica varias veces, tienes sensibilidad o eres alérgico puedes tener un problema, pero nada fuera de lo común”, explica. Además, indica que no se trata de una especie extraña, por lo que tampoco constituye un acontecimiento anormal su aparición cada cierto tiempo. De igual modo, ha destacado que “en cuanto empiecen a bajar las temperaturas desaparecerán de forma natural”>.

Miro el teléfono móvil, 21 grados a las 12,30 de la mañana de un 6 de noviembre, ayer en nuestras playas mucha gente se bañaba, tampoco el agua, como el aire, debía tener la temperatura propia de estas fechas. Y mientras miro la temperatura, en el teléfono me salta un globo de noticias, entrevista en El País a Jostein Gaarder: <La pregunta más importante hoy es cómo podemos salvar la vida en la Tierra>.

Soy sensible con el tema del cambio climático, es obvio que ocurre y está constatado científicamente que lo ocasiona la actuación del ser humano. Es evidente que si esa forma de actuar no cambia seguiremos perjudicando los equilibrios del Planeta. Me duele la insensibilidad y más aún la postura inconsciente de quienes piensan que individualmente nada se puede hacer, que se encarguen otros por mí, si es posible que lo hagan a la vez que me bajan lo impuestos.


La marabunta humana devora la Tierra, es el resultado, como ocurre con las hormigas, de que todos perjudicamos un poquito, pero la suma de todos es muchísimo, por eso la toma de conciencia, las precauciones y cuidados que tomemos individualmente influirán y por ello son muy importantes.

La cumbre anual del Clima de Naciones Unidas ha comenzado este domingo en Egipto, se reúnen negociadores de casi 200 países, pero como advierte Manuel Planelles en El País, no asisten los lideres de China, India y Rusia, pese a que los último ocho años son los más cálidos registrados hasta ahora.

“Los efectos del cambio climático se intensifican”, ha advertido la Organización Meteorológica Mundial (OMM). “La subida del nivel del mar se acelera, el deshielo de los glaciares europeos bate récords y los fenómenos meteorológicos extremos causan devastación”.

“El cambio está ocurriendo con una velocidad catastrófica, devastando vidas y medios de subsistencia en todos los continentes”, ha advertido António Guterres, secretario general de la ONU, este domingo durante la presentación del informe de la OMM. 

Jostein Gaarder, el autor de <El Mundo de Sofía>, según la reseña de La casa del Libro, una obra de culto que aporta una coherente visión de conjunto sobre aquellos aspectos imprescindibles para comprender la historia de la filosofía occidental, en la entrevista que más arriba mencionaba, nos dice que <Se prohíbe el pesimismo porque lo considera una forma de pereza. Y el optimismo puede resultar ridículo. Entre las dos vías asoma “la esperanza”, que es una forma de lucha.>

Pues eso, tengo la esperanza de que, entre muchos, cambiemos el signo de la marabunta que somos.

Puede ver aquí anteriores artículos de Manuel Camas