Con auténtica violencia verbal se expresaba la diputada por Vox, Carla Toscano, un mensaje de odio sin matices, contra otra mujer, probablemente, entre otras cuestiones, por entender y defender otra forma de lo que es ser mujer”

OPINIÓN. Charlas con Nadie

Por Manuel Camas
. Abogado

29/11/22.
Opinión. El conocido abogado Manuel Camas escribe su colaboración para EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com sobre las palabras de la diputada por Vox, Carla Toscano decisiones: “La diputada de Vox, Carla Toscano, con formación universitaria, licenciada en derecho, con sobrada capacidad intelectual para saber que estaba diciendo barbaridades una tras otra, enardecía...

...a los suyos, crecidos ante la idea de la provocación y el herir, hacer mal a quienes ellos consideran enemigos y a los que no se está dispuestos a reconocer nunca nada”.

Mal

Lo escuché por la mañana, en la radio, me generó verdadera repulsión. En el Congreso de los Diputados, con auténtica violencia verbal, se expresaba la diputada por Vox, Carla Toscano, un mensaje de odio sin matices, contra otra mujer, probablemente, entre otras cuestiones, por entender y defender otra forma de lo que es ser mujer.


No me dio miedo oírla, aunque son para temer sus ideas, solamente me pareció que su mensaje era tremendamente malo para todos, malo en un sentido propio, lo contrario al bien, lo que se aparta de lo lícito y honesto, o en otra acepción, daño u ofensa que alguien recibe.

La diputada de Vox, Carla Toscano, con formación universitaria, licenciada en derecho, con sobrada capacidad intelectual para saber que estaba diciendo barbaridades una tras otra, enardecía a los suyos, crecidos ante la idea de la provocación y el herir, hacer mal a quienes ellos consideran enemigos y a los que no se está dispuestos a reconocer nunca nada.


Son pocas personas las que lo han oído realmente, cuando lo he comentado, la mayoría me confiesa que han imaginado simplemente una trifulca parlamentaria más; no sé si es lo corriente, desde luego es indeseable lo que escuché, creo que merece la pena saberse, merece la pena condenarse, merece la pena desenmascarar a quienes mienten más que gritan, y merece la pena pedir a quienes los apoyan con su voto que consideren moderar sus posiciones.

Hay mucho teatro, se pretende recrear la beligerancia fascista contra los rojos disfrazada de otros motivos, ideas trasnochadas y absurdas en una realidad radicalmente diferente, afortunadamente, pero eso no quiere decir que no deban ser denunciadas, desde luego debe contestarse a los que elucubran que se estaría mejor llevando al Mundo al sufrimiento de la primera mitad del Siglo XX.

Y todo esto en el entorno del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, rodeados de testimonios de mujeres que sufren, cuando todos y todas sabemos de dónde venimos, de la enorme hipocresía social que permitía, hace solamente unas décadas, que los vecinos oyesen chillar y llorar a una mujer agredida por su marido, sabiendo que si se llamaba a la policía la respuesta era que no podían hacer nada, porque era dentro del <hogar>.

Según la diputada de Vox el Gobierno, la ministra Irene Montero, pretende <destruir la naturaleza humana bajo las banderas de la igualdad y la libertad, se trata de fabricar un ser humano alienado, sin vínculos de familia, ni de amor y compromiso, sin vínculos con la realidad, un ser humano que tenga todo lo que quiere, como un niño malcriado, a costa de los derechos de los demás, por ejemplo el aborto, un ser humano victimizado, ignorante, sin discernimiento y por lo tanto manipulable, sin espiritualidad, irreligioso, hedonista, meramente corporal y genital. En resumen, un hombre en el que desaparece la naturaleza humana>.

A partir de ahí define algunas de las políticas desarrolladas:

El plan Corresponsables, <que es una forma bonita de decir que el Estado se mete en nuestras casas para decirnos cómo tenemos que organizar, los hombres y las mujeres, el tiempo y las tareas.
El Instituto de las mujeres, que tiene dos fines básicos: promocionar un feminismo de odiadoras de hombres y promocionar el aborto
.

La lucha contra lo que ustedes llaman violencia de género, o sea, para dejar desprotegidas a las mujeres, para criminalizar a los hombres y violar su presunción de inocencia y que se les pueda acusar sin pruebas, y para abandonar a los niños agredidos, abusados y secuestrados, cuando la delincuente es una mujer.
La ley de libertad sexual es más de lo mismo facilitar las denuncias falsas contra los hombres, demonizar cualquier input que a una mujer no le guste, despenalizar el sexo de menores de 16 años y soltar a los culpables a la calle; no vamos a poder llegar nunca solas y borrachas>.

Para seguir explayándose ya ebria de bilis:

<Y aquí tengo que hacer una parada obligada señora ministra, libertadora de violadores, no descarto que esta rebaja en las penas se haya hecho con premeditación y alevosía, con premeditación y alevosía dada su alergia a tener a los asesinos, a tener a los asesinos fuera de prisión, pero es que también ha osado insultar a toda la judicatura, hay que tenerla de cemento armado para insultar a profesionales que se han pasado años de su vida estudiando derecho y una oposición, cuando el único mérito que tiene usted es haber estudiado en profundidad a Pablo Iglesias. Señora ministra, usted sabía que su ley rebajaría las penas>.

La transcripción la realizo a partir del vídeo de su intervención, está en YouTube, lo he dictado al programa Word, que es quien transcribe.


La intervención en ese punto se interrumpe con bronca, qué menos, es lo que buscaba, y continúa con gritos de la propia oradora y su grupo pidiendo <Libertad, libertad, libertad, libertad, libertad, libertad, libertad>. Afortunadamente nos ahorró conocer su definición de qué entiende por libertad, tampoco hizo referencia al colegio donde ha estudiado.

Tras la intervención de quien preside la sesión llamando al orden y anunciando que se retirará del Diario de Sesiones las palabras sobre la relación personal de la Ministra con Pablo Iglesias, la diputada prosigue:

<Señora ministra, usted sabía que su ley rebajaría las penas, ha tenido muchos informes en sus manos, sea valiente y diga lo que quieren, a los delincuentes en la calle, que quieren que las víctimas de violación o los niños víctimas de abuso tengan miedo, porque de miedos es de lo que se nutre su ideología>.

Más adelante: <Usted es la ministra que más daño a hecho a las mujeres porque luchar por las mujeres no es hablar en asturiano, ni vestirse de morado, ni darnos cosas como si fuéramos incapaces de luchar por los niños, dejarles huérfanos de un padre vivo, por la mera denuncia de una mujer, ni pervertirles con contenidos sexuales, de abandonarles cuando son abusados, prostituidos o secuestrados por la madre (…) estos son los presupuestos del totalitarismo, de la rueda y del odio, los más dañinos, porque rompen familias, destruyen vidas, corrompen menores y acaban con la igualdad y la libertad…>.

Todo lo dice Carla Toscano leyéndolo, nada improvisado, el mal.

¿Alguien quiere la España que refleja ese discurso? ¿Gentes tan agresivas pueden llevarnos alguna situación que pueda calificarse desde cualquier punto de vista como deseable? Denunciémoslo y convenzamos a los que los votan para que dejen de hacerlo, señalemos la agresividad como mal.

Puede ver aquí anteriores artículos de Manuel Camas