“Y otra vez, como ocurre en la película de Bill Murray, se vuelve a repetir la misma reunión, volviendo a tratar los mismos puntos que en la primera, y volviendo a comprometerse a elaborar una hoja de ruta, que fue a lo que se comprometieron entonces”

OPINIÓN.
Bomberos en lucha. Por Encierro Bomberos de Málaga. @EncierroBombMlg

12/11/20. Opinión. Los Bomberos del Ayuntamiento de Málaga, que llevan más de tres años en huelga, en su colaboración para EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com hablan sobre las negociaciones con el Ayuntamiento: “Ni el cambio de concejal de Seguridad ni la llegada de un nuevo Director de Emergencias ha sido capaz de tan siquiera resolver problemas generados por la anterior Jefatura...

...como represalia hacia el colectivo por ponerse en huelga, como la supresión de las rotaciones cada 3 meses de todo el personal (rotaciones que no ocurre en ningún parque de bomberos de España y menos ahora con COVID); u otras con un coste económico menor como disponer de chubasqueros para la lluvia en buen estado”.

Y llegó el día de la marmota… otra vez

Como en la película “Atrapado en el tiempo” donde su protagonista en el papel de reportero se despertaba cada mañana y volvía a vivir exactamente las mismas situaciones del día anterior, en un ciclo que parecía no tener fin, nos encontramos los bomberos del Ayuntamiento de Málaga.



Otra vez tuvo que ser una denuncia en los medios de comunicación de que el Ayuntamiento no había cumplido ninguno de sus compromisos adquiridos cuatro meses después desde que se celebrara la primera reunión entre el Comité de Huelga y el Ayuntamiento (tras 3 años y medio sin querer reunirse, y el primer año calificando a la huelga de ilegal) para que el Ayuntamiento citara de nuevo a los representantes del colectivo a una nueva reunión.

Y otra vez, como ocurre en la película de Bill Murray, se vuelve a repetir la misma reunión, volviendo a tratar los mismos puntos que en la primera, y volviendo a comprometerse a elaborar una hoja de ruta, que fue a lo que se comprometieron entonces.

Una forma de no solucionar un problema cuando no se quiere afrontar, es ignorarlo. Cuando no queda más remedio que afrontarlo, es dilatarlo en el tiempo, lo cual no solo no garantiza que se solucione, sino que puede empeorarlo.

Y es que cuando ni el cambio de concejal de Seguridad ni la llegada de un nuevo Director de Emergencias ha sido capaz de tan siquiera resolver problemas generados por la anterior Jefatura como represalia hacia el colectivo por ponerse en huelga, como la supresión de las rotaciones cada 3 meses de todo el personal (rotaciones que no ocurre en ningún parque de bomberos de España y menos ahora con COVID); u otras con un coste económico menor como disponer de chubasqueros para la lluvia en buen estado, y viendo la dinámica llevada desde la llegada de estos de dilatar las cosas en el tiempo, su credibilidad y nuestras esperanzas por todo lo vivido hasta la fecha, roza el cero absoluto.

Decía Groucho Marx que la política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y después aplicar los remedios equivocados. No iba muy desencaminado.



Puede leer aquí anteriores entregas de Encierro de Bomberos Málaga