“Ni cortos ni perezosos, el Gobierno Andaluz, formado por PP y C´s, y con el apoyo explícito de la ultra derecha de Vox, quieren recortar del presupuesto de las Universidades Públicas, ni más ni menos que 135 millones de euros”

OPINIÓN. Observando. Por Rafa Fuentes
Doctor en Económicas y Empresariales

16/06/20. 
Opinión. El exconcejal y reconocido militante socialista, Rafa Fuentes, escribe en su columna de colaboración en EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com sobre la reducción del presupuesto para la educación universitaria por parte de la Junta de Andalucía: “Esa bajada del 10%, significará que el año próximo no se podrán prorrogar contratos de jóvenes investigadores; que no se podrá contratar el...

...mantenimiento de parte de sus instalaciones; que no se podrá reducir el alto ratio de estudiantes por aula; que no se podrá invertir en conocimiento... en definitiva, por lógica, bajará la calidad de nuestro sistema público universitario”.

Doblada

Según la expresión popular, que te la metan doblada es cuando alguien te hace una faena, engañándote sobre algo que te ha dicho o prometido. Más de una vez, con perdón, nos la han metido doblada, aunque las leyes de la física digan que es imposible.


Eso es lo que han hecho desde la Junta de Andalucía, con la educación pública universitaria, metérnosla doblada.

Ni cortos ni perezosos, el Gobierno Andaluz, formado por PP y C´s, y con el apoyo explícito de la ultra derecha de Vox, quieren recortar del presupuesto de las Universidades Públicas, ni más ni menos que 135 millones de euros.

Para mí, un verdadero ataque al sistema universitario andaluz. Un verdadero ataque al Estado de Bienestar formado por la Educación Pública, universal y gratuita; la Sanidad; la Dependencia; y desde hace unos días, el Ingreso Mínimo Vital.

Desgraciadamente, las universidades andaluzas no están entre las mejores de Europa y al Gobierno Andaluz, lo que se le ocurre, es reducirle todavía más, su ya escaso presupuesto.

Esa bajada del 10%, significará que el año próximo no se podrán prorrogar contratos de jóvenes investigadores; que no se podrá contratar el mantenimiento de parte de sus instalaciones; que no se podrá reducir el alto ratio de estudiantes por aula; que no se podrá invertir en conocimiento... en definitiva, por lógica, bajará la calidad de nuestro sistema público universitario. El motor de ideas, de conocimiento, de innovación, de formación de nuestros jóvenes se deja con poca gasolina... y después nos quejaremos.

Bajo este modelo, podemos entender las recientes declaraciones de Rogelio Velasco, consejero de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad de la Junta de Andalucía, que apuesta por los mecanismos de colaboración público-privada para la construcción de edificios universitarios, es decir, de empezar a privatizar la educación pública universitaria.

Y por desgracia no es teoría. Es lo que está pasando en la Comunidad de Madrid, donde el mismo gobierno de PP con C`s, han aprobado la creación de tres universidades privadas en algo más de un año. Y ojo a quienes son los promotores de esas universidades privadas, Universidad de Villanueva (vinculada al Opus Dei); ESIC (de la Congregación Religiosa de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús); y Cunef (de la Fundación Española de Banca para Estudios Financieros).

Recordar también el gran esfuerzo que el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Málaga, también de PP y C`s, está haciendo para que la Universidad Católica de Murcia se instale en nuestra ciudad, llegando incluso a que el Consejo Rector de la Gerencia Municipal de Urbanismo culmine la expropiación de los terrenos sobre los que quieren que se instalen... ¡por fines de utilidad pública!... manda güevos.

En definitiva, parece claro que los gobiernos de coalición de Partido Popular y Ciudadanos apuestan por favorecer a la universidad privada, en contra de la pública.  Dirán que sus hijos pueden estudiar en esas universidades, donde muchas de ellas regalan el título por unas decenas de miles de euros, y que quien no pueda pagarlos, pues que se joda.

Pero lo peor de todo es que nosotros, la sociedad civil, no hacemos nada para evitarlo, por lo que la culpa, querido amigo, querida amiga, es nuestra.

Así es, nos la han vuelto a meter doblada, pero ya... ni nos inmutamos.

Puede leer aquí anteriores entregas de Rafa Fuentes:
- 09/06/20 Lo que no dicen
- 02/06/20 Justicia vital
- 26/05/20 Injustificable
- 19/05/20 Borja Mari
- 12/05/20 El acta no es tuya
- 05/05/20 Propuestas
- 29/04/20 Imagínate
- 21/04/20 Manda güevos
- 14/04/20 9 días con Pablo
- 07/04/20 Eres liberal
- 31/03/20 Cabrones y solidarios

- 24/03/20 CoronaDefensa
- 17/03/20 Ridículo
- 10/03/20 8M
- 03/03/20 Cínicos
- 25/02/20 Letrillas
- 18/02/20 Dignidad
- 11/02/20 Comparaciones odiosas
- 04/02/20 7 de febrero
- 28/01/20 19 a 1
- 21/01/20 Cachondos v2
- 14/01/20 Cachondos
- 07/01/20 Dicen
- 17/12/19 Via espermatozoidal
- 10/12/19 Puta desigualdad
- 03/12/19 Que paguen, coño
- 26/11/19 No es lo mismo
- 19/11/19 Incoherentes, inconsecuentes e hipócritas
- 05/11/19 Si consideras
- 29/10/19 Nos jugamos demasiado
- 22/10/19 PYEBdCT
- 15/10/19 El lugar definitivo de Franco
- 07/10/19 Paco, ¡estate quieto!
- 30/09/19 Veletas

- 23/09/19 Diez razones
- 16/09/19 Ineptos