“Por fin tenemos una buena noticia en este desastroso 2020, nos hemos librado de Trump”

OPINIÓN. Observando. Por Rafa Fuentes
Doctor en Económicas y Empresariales

10/11/20. 
Opinión. El exconcejal y reconocido militante socialista, Rafa Fuentes, escribe en su columna de colaboración en EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com sobre la derrota de Donald Trump en las elecciones presidenciales estadounidenses: “Estoy contento de que se vaya, ya que es un populista de libro, una imagen de dictador que le dice a la multitud lo que tiene que hacer o decir y que utiliza...

...los medios que le son favorables para difundir sus mentiras. Estoy contento de que se vaya, ya que ha polarizado a la sociedad americana, teniendo como objetivo la tensión y la confrontación, pensando que le beneficiaba políticamente”.

Contento

Por fin tenemos una buena noticia en este desastroso 2020, nos hemos librado de Trump.

La buena noticia debería haber sido la llegada de Joe Biden… pero la verdad es que no me entusiasma, lo que transmite es un “ni fú ni fá”, pero Trump me transmite la imagen de un gilipollas egocéntrico que se cree Dios y que puede meter en un verdadero lío al resto del mundo. Por eso, sí, estoy muy contento porque se vaya a jugar al golf o a vivir debajo de un puente, pero que quite sus sucias manos de la política mundial, que bastante nos ha jodido.

Estoy contento de que se vaya, ya que alguien que cree en la democracia solo cuando le beneficia, es un fascista, y los fascistas deben estar en la cárcel.

Estoy contento de que se vaya, ya que ha jodido al pueblo estadounidense con su negacionismo sobre el Covid, dejando que mueran más de doscientos mil de sus conciudadanos sin hacer nada, llegando incluso a perseguir a los gobernadores que aplicaban medidas de seguridad sanitaria. Difícilmente se puede ser más despreciable.

Estoy contento de que se vaya, ya que ha perjudicado al medio ambiente, negando continuamente la evidencia del cambio climático por el que estamos transitando, impidiendo proyectos de energías renovables o de movilidad eléctrica.

Estoy contento de que se vaya, ya que es un populista de libro, una imagen de dictador que le dice a la multitud lo que tiene que hacer o decir y que utiliza los medios que le son favorables para difundir sus mentiras.

Estoy contento de que se vaya, ya que ha polarizado a la sociedad americana, teniendo como objetivo la tensión y la confrontación, pensando que le beneficiaba políticamente.

Estoy contento de que se vaya, ya que Trump ha atacado y ha metido en una guerra comercial a USA con China y con los países europeos, jodiendo a miles de empresas españolas.

Estoy contento de que se vaya, ya que me da asco alguien que pueda ordenar separar a los niños de sus padres cuando llegan a la frontera de un país.

Estoy contento de que se vaya, ya que me parece de ser una persona miserable los tweets xenófobos y racistas que escribe, que solo hace separar a una sociedad, en vez de integrarla.

Estoy contento de que se vaya, ya que no puedo soportar a alguien que defienda el uso masivo de armas de fuego.

Estoy contento de que se vaya, ya que sus políticas han provocado todo lo contrario a lo que considero que debe ser el objetivo de un gobierno, trabajar por la igualdad, y ha impulsado una mayor desigualdad económica de ricos y pobres.

Estoy contento de que se vaya, ya que en vez de integrar, ha arrinconado a las minorías raciales y a los colectivos LGTBI.

Estoy contento de que se vaya, ya que una persona con el poder que tiene y que miente deliberadamente (The Washington Post encontró 20.000 afirmaciones presidenciales falsas o engañosas) merecería estar en la cárcel.

Estoy contento de que se vaya, ya que es indigno, hasta de una persona xenófoba, declarar que “los mexicanos violadores ingresan por la frontera sur”.

Estoy contento de que se vaya, ya que un presidente debe ofrecer total transparencia y ha negado continuamente publicar sus declaraciones de impuestos, agudizando la desconfianza sobre sus negocios y beneficios, a la vez que dando una imagen inmoral al resto del país.

Estoy contento de que se vaya, ya que hay que ser muy hijo de puta reírse de un reportero con discapacidad.

Estoy contento de que se vaya, ya que hay que ser despreciable para llamar "mierda" a los países del tercer mundo.

Estoy contento de que se vaya, ya que es de fascista calificar a los supremacistas blancos como "gente buena".

Estoy contento de que se vaya, ya que es de machista repugnante, hablar de agarrar los genitales de una mujer.

Estoy contento de que se vaya, ya que en vez de recomendar que se beba lejía, debería beberla él.

Estoy contento de que se vaya, ya que gran parte de los problemas que tiene el mundo es a causa de la majadería de Trump.

Estoy contento de que se vaya, ya que si ese tipo hubiera ganado, el mundo entero hubiera vuelto a estar en peligro.

Pero más contento estaré cuando se hagan públicas sus ilegalidades e inmoralidades para su beneficio particular y lo metan en la cárcel.


Puede leer aquí anteriores entregas de Rafa Fuentes