“Mi opinión es clara, es necesario un nuevo proyecto y con nuevas personas”. “Andalucía necesita un nuevo PSOE-A, un partido rearmado en todos sus flancos”. “Ningún cambio profundo y real es factible si quienes lo tienen que afrontar son las mismas personas que propiciaron su necesidad”

“Los principales responsables son las personas que integran la dirección regional, que no han sabido enfrentarse al cúmulo de circunstancias que han hecho que la población andaluza le haya dado mayoritariamente su confianza a la derecha, y lo que es peor, con la extrema derecha”

Susana Díaz es un activo muy importante para el partido socialista, y es necesario contar con su experiencia en otras responsabilidades, pero también estoy convencido que debe tener la suficiente generosidad para dar un paso atrás”

“La generosidad del ejemplo de Iceta, es lo que necesita el socialismo andaluz para rearmarse ante la peligrosa derechización de la política andaluza, y estoy convenido que Susana Díaz lo entenderá así en las próximas semanas”

“Es necesario romper con la existencia de personas que llevan décadas en puestos políticos, aferrándose a esos puestos como su fuente de ingresos”

OPINIÓN. Observando. Por Rafa Fuentes
Doctor en Económicas y Empresariales

19/01/21. 
Opinión. El economista y exconcejal del Ayuntamiento de Málaga por el PSOE Andalucía, Rafa Fuentes, que en su día se presentó a secretario general del partido en Málaga, apoyado por el sector sanchista, perdiendo contra el actual dirigente provincial José Luis Ruiz Espejo, emite en EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com una serie de críticas duras y directas sobre la actual responsable del partido y...

...expresidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y su intención de presentarse de nuevo a la reelección, algo que rechaza totalmente.

Fuentes manifiesta: “Mi opinión es clara, es necesario un nuevo proyecto y con nuevas personas”. “Andalucía necesita un nuevo PSOE-A, un partido rearmado en todos sus flancos”. “Ningún cambio profundo y real es factible si quienes lo tienen que afrontar son las mismas personas que propiciaron su necesidad”.

Y señala directamente a los que cree causantes del estado de cosas en las que se encuentra el PSOE andaluz según su opinión: “Los principales responsables son las personas que integran la dirección regional, que no han sabido enfrentarse al cúmulo de circunstancias que han hecho que la población andaluza le haya dado mayoritariamente su confianza a la derecha, y lo que es peor, con la extrema derecha”.

Y repite lo expresado hace poco por el político sevillano y vicepresidente primero del Congreso, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, sobre la generosidad del político catalán Iceta: “Susana Díaz es un activo muy importante para el partido socialista, que es necesario contar con su experiencia en otras responsabilidades, pero también estoy convencido que debe tener la suficiente generosidad para dar un paso atrás en el liderazgo andaluz”. “La generosidad del ejemplo de Iceta, es lo que necesita el socialismo andaluz para rearmarse ante la peligrosa derechización de la política andaluza, y estoy convenido que Susana Díaz lo entenderá así en las próximas semanas”.

Rafa Fuentes es muy taxativo en sus juicios: “Es necesario romper con la existencia de personas que llevan décadas en puestos políticos, aferrándose a esos puestos como su fuente de ingresos”.

El texto completo del escrito de Rafa Fuentes a continuación.

Susana, creo que no

En pocos días se celebrará el Comité Federal del PSOE, que propondrá la organización del Congreso Federal, que a su vez conllevará el mismo proceso en Andalucía. Es decir, se iniciará el procedimiento para elegir a la persona que liderará al socialismo andaluz en los próximos años.


Por si no quieres seguir leyendo, mi opinión es clara, es necesario un nuevo proyecto y con nuevas personas. Obviamente, un nuevo proyecto basado en las políticas progresistas y en la máxima de asentar esas políticas en los principios de libertad, igualdad, solidaridad y justicia social. Pero también estoy convencido que ese nuevo proyecto deben liderarlo nuevas personas.

Creo que es imprescindible que la militancia socialista se reúna en un proyecto de profundo cambio orgánico, el cual no puede ser exclusivamente la sustitución o continuidad de personas que ostentan dicho poder orgánico, sino la erradicación de un modelo de cuadros orgánicos, normalmente personalistas.

Creo que es necesario reconocer la tónica producida en los últimos años de retroceso en la acción de la militancia, en su participación,… y esto es lo peor que le puede pasar a una organización que quiera estar viva y activa.

Creo que la militancia debe ser la base y centro de la acción política, y creo que actualmente está abandonada.

Creo que es necesaria la asunción de responsabilidades, que se oculta en un intercambio de complicidades, tutelas y coberturas, para no tener que dar cuentas de resultados.

Creo que la autocrítica debe ser el pilar de la persona que se considere progresista, sin autocrítica, sin opiniones divergentes, no se avanza, y en el actual PSOE-A no existe posibilidad de crítica… si se quiere seguir en los ámbitos de poder. Es más, creo que la mayor lealtad es hacer una crítica en positivo y lo más mísero es afirmar continuamente lo extraordinariamente bien que lo hace el superior político, para conservar el puestecillo de turno o llegar a alcanzar uno.

Creo que es necesario alejar la institucionalización del partido, olvidar la permanente confusión entre el partido y las instituciones donde se gobierna o gobernaba, terminando por desnaturalizar el papel del primero, que debe ser el más importante, el que dicte las políticas a desarrollar en donde se gobierne, y no al revés.

Creo que es necesario recuperar la acción social del partido socialista en el territorio, en los colectivos sociales, en los barrios, que ha derivado en el aburguesamiento de la actividad política.

Creo que es necesario recuperar el referente andaluz, reivindicar ser el partido que de forma más determinante protagonizó la conquista de la autonomía a través del artículo 151 y que hizo del PSOE-A el gran referente político de Andalucía.

Creo que es necesario romper con la existencia de personas que llevan décadas en puestos políticos, aferrándose a esos puestos como su fuente de ingresos, debiéndose limitar esas responsabilidades.

Creo que es necesaria la integración, en vez de la exclusión.

Creo que buscar razones de auto exculpa es pasar de la negligencia a la culpa manifiesta, de no querer ver que es necesario un cambio del modelo actual, que está en claros síntomas de agotamiento.

Creo que los principales responsables son las personas que integran la dirección regional, que no han sabido enfrentarse al cúmulo de circunstancias que han hecho, bajo mi punto de vista, que la población andaluza le haya dado mayoritariamente su confianza a la derecha, y lo que es peor, con la extrema derecha.

Creo que todo lo anterior influyó en los resultados electorales de diciembre de 2018, que supusieron un punto de inflexión histórico en Andalucía, desde que se constituyó la comunidad autónoma.

Creo que si en esas elecciones se perdieron 400.000 votos, el 30% del apoyo electoral, si se perdió por primera vez el Gobierno de la Junta de Andalucía, algún cambio se tendría que haber producido, y todo ha seguido igual… en la planificación orgánica y en las personas que dirigieron y siguen dirigiendo el partido a nivel andaluz.

Creo que Andalucía necesita de un nuevo PSOE-A, un partido rearmado en todos sus flancos. Hay que adecuar el proyecto a la nueva realidad. El nuevo PSOE-A tiene que representar un proyecto de verdadero progresismo para recuperar el Gobierno de la Junta de Andalucía, en el que las derechas, en alianza con la ultraderecha, han amputado demasiados derechos sociales adquiridos en distintos gobiernos socialistas.

Creo que ningún cambio profundo y real es factible si quienes lo tienen que afrontar son las mismas personas que propiciaron su necesidad.

Creo que Susana Díaz es un activo muy importante para el partido socialista, que es necesario contar con su experiencia en otras responsabilidades, pero también estoy convencido que debe tener la suficiente generosidad para dar un paso atrás en el liderazgo andaluz, para romper la dinámica decreciente del PSOE-A.

Creo que la generosidad del ejemplo de Iceta, es lo que necesita el socialismo andaluz para rearmarse ante la peligrosa derechización de la política andaluza, y estoy convenido que Susana Díaz lo entenderá así en las próximas semanas.

¿Qué soy crítico?, lo seré, pero con la lealtad de decir lo que pienso para el bien de los colectivos en los que milito.

Puede leer aquí anteriores entregas de Rafa Fuentes