Lo están consiguiendo, se están cargando la ciudad, incentivando y aprobando indiscriminadamente horribles edificios sin planificación urbanística y diseminados por toda la ciudad

OPINIÓN. Observando. Por Rafa Fuentes
Doctor en Económicas y Empresariales

08/11/22. Opinión. El exconcejal y reconocido militante socialista, Rafa Fuentes, escribe en su columna de colaboración en EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com un artículo sobre la obsesión por los rascacielos del equipo de Gobierno en Málaga: “Da igual los problemas de movilidad que van a conllevar. Da igual los problemas de pérdida de espacios verdes. Da igual los problemas de impacto...

...visual. Da igual los problemas de pérdida de identidad del centro (bodrio del hotel de Moneo y peor bodrio el proyectado hotel del Puerto). Da igual la falta de planificación urbanística,…”.

Modernidad no, un bodrio

Para unos la modernidad son altos rascacielos, masificación de lo masificado.


Esos creen que la modernidad es Nueva York, la aparición de bloques de más de veinte o treinta plantas, a lo largo y ancho de la ciudad. Da igual que sea en Carretera de Cádiz, en La Princesa, en Martiricos, en Teatinos, en Sacaba, en el Muelle 1,…

Es como si el equipo de Gobierno del PP en el Ayuntamiento de Málaga hubiera decidido poner un rascacielos en cada Distrito, para que nadie se mosqueara.

Da igual los problemas de movilidad que van a conllevar. Da igual los problemas de pérdida de espacios verdes. Da igual los problemas de impacto visual. Da igual los problemas de pérdida de identidad del centro (bodrio del hotel de Moneo y peor bodrio el proyectado hotel del Puerto). Da igual la falta de planificación urbanística,…

Les da igual todo.


Lo único que pretenden es ser “modernos”, hay que modernizar la imagen del futuro candidato De la Torre, y si para eso hay que dar permiso a que se hagan torres por todo sitio, pues van a ello. Y lo están consiguiendo, se están cargando la ciudad, incentivando y aprobando indiscriminadamente horribles edificios sin planificación urbanística y diseminados por toda la ciudad.

Cuando uno dice lo que piensa a esas criaturas, me dicen que soy un “cateto” que no sé “mirar al futuro”.

No sé si seré un “cateto” y me da igual serlo o no.  Lo que no puedo estar de acuerdo es en que no sé “mirar al futuro”, sí que tengo una mirada “clara” de lo que quiero que sea mi ciudad en el futuro, para ese futuro que seguramente no veré, pero que podrán disfrutar o fastidiar a nuestros nietos.

Cambiaría esas Torres del Sr. De la Torre, por espacios para la ciudadanía, con zonas verdes, con infraestructura de deportes al aire libre, bancos para que nuestros mayores puedan sentarse o parques infantiles para el disfrute de nuestros pequeños. Una gran zona de ocio y convivencia en cada Distrito, que tan faltos están de ello.

Y sí, planificaría un espacio para los rascacielos, quizás por Campanillas o el Parque Tecnológico, quizás por la ampliación hacia Cártama, creando una verdadera City Empresarial.

Eso es lo que yo haría, solo puedo defenderlo con la escritura, y eso hago.

Lo que harían los modernos, es una supuesta modernidad, que para mí es un bodrio. Un bodrio que se va a cargar nuestra esencia como ciudad, imitando a los miles de bodrios de otros países… donde ha arruinado la calidad de vida de esas ciudades.

Puede leer aquí anteriores entregas de Rafa Fuentes