VOX ha presentado la ‘Agenda España’ que pretende “acabar con la ‘ideología de género, la religión climática o el multiculturalismo’. Como si pretender la igualdad entre sexo, cuidar el medio ambiente y la mezcla de razas y culturas en convivencia pacífica fuera algo negativo”

OPINIÓN. Boquerón en vinagre
. Por Francisco Palacios Chaves
Programador informático


14/10/21. Opinión. El programador informático Francisco Palacios escribe en su colaboración para EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com un artículo sobre la ‘Agenda España’ presentada por VOX, que propone “la vuelta a la centralización, el desmontaje del sistema autonómico, la ilegalización de partidos, y con ello la de sus votantes, la supresión de derechos, más xenofobia basada en...

...datos que nadie encuentra, un antieuropeismo que sigue la estela de la ultraderecha polaca y húngara, la derogación de todo lo relacionado con la violencia de género, y el repudio de todo lo que huela a cambio climático”.

Agenda España 30

El pasado domingo, VOX presentó su documento “Agenda España”, un programa de 20 puntos que pretende contraponerse a la Agenda 2030 elaborada por el Gobierno. Con ella, consideran que pueden acabar con la “ideología de género, la religión climática o el multiculturalismo”. Como si pretender la igualdad entre sexo, cuidar el medio ambiente y la mezcla de razas y culturas en convivencia pacífica fuera algo negativo. No sé si se han dado cuenta, pero todas las medidas que plantea este partido son contra algo, para acabar con algo, derogar algo o derribar algo. El día que planteen algo en sentido positivo, me dará algo.


Pero hay algo que me choca profundamente. Se supone que es el partido que más ama a España, la Constitución y, por ende, a sus habitantes y ciudadanos. Sin embargo, aboga por la desaparición de las autonomías, a cuyas elecciones se presenta, e incluso cogobierna desde las bambalinas. Como asistir a una reunión de Alcohólicos Anónimos oliendo a whisky. O que el Museo Naval esté en Madrid.

De la misma manera, entre esos 20 puntos podemos encontrar la recentralización de las competencias en materia de Educación, Sanidad, Justicia, aduciendo el ahorro que ello conllevaría. No obstante, no se ha presentado ni un número sobre el coste que conllevaría dicha vuelta atrás, ni qué pasaría con el funcionariado que ya trabaja en dichas áreas en las comunidades autónomas. Bueno, ya sabemos que presentar datos no es su fuerte.

Aman a España. Aman a los españoles. Bueno, menos a los que votan a partidos nacionalistas. Y por supuesto, exceptuando a todos aquellos que pretenden formar una familia o simplemente amarse en libertad, aunque sean del mismo sexo. Tampoco contarían los inmigrantes. Evidentemente, los ecologistas, feministas o los ciudadanos que forman parte de las distintas ONG’s que se dedican a echar una mano en los casos de violencia de género tampoco caben bajo el paragüas del amor patrio. Los partidarios de la eutanasia o el aborto, fuera. En resumen, les sobra más de la mitad del Estado. Hombre, como medida para erradicar el paro no se le puede negar la eficacia.

Entre los puntos de su decálogo también podemos encontrar la voluntad de subir los sueldos, algo que puede resultar contradictorio si uno recuerda el sentido de su voto en asuntos como la subida del SMI o los ERTEs. O la de derogar todas las leyes que tengan que ver con la educación afectivo-sexual. Sin embargo, están muy a favor de introducir la caza y la tauromaquia en las aulas. El amor entre personas está peor visto que matar animales.

En resumen, la agenda de VOX para el futuro próximo es la vuelta a la centralización, el desmontaje del sistema autonómico, la ilegalización de partidos, y con ello la de sus votantes, la supresión de derechos, más xenofobia basada en datos que nadie encuentra, un antieuropeismo que sigue la estela de la ultraderecha polaca y húngara, la derogación de todo lo relacionado con la violencia de género, y el repudio de todo lo que huela a cambio climático.

La han llamado Agenda España cuando podrían haberla denominado Agenda 1530. Puestos a contraponer...

Puede leer aquí anteriores artículos de Francisco Palacios