“Yo, si fuera Feijóo, me lo haría mirar, porque el que hace un cesto, hace ciento, y lo que hoy son ramas, mañana son espadas”

OPINIÓN. Boquerón en vinagre
. Por Francisco Palacios Chaves
Programador informático


17/03/22. Opinión. El programador Francisco Palacios escribe en su colaboración para EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com un artículo sobre el próximo congreso del Partido Popular: “El eurodiputado (González Pons) continúa diciendo que “este congreso pretende presentar un partido unido y sin fisuras”. Hombre, fácil lo ponen. No ha quedado en pie nadie que pueda hacer ni amago de...

...parpadear en la foto. Los que ayer aplaudían a uno guardan las dagas para otra ocasión”.

Lo haremos bien

Ya tenemos a la vista el próximo congreso de los populares. Y como en cualquiera de estos eventos, la maquinaria propagandística se estruja las neuronas para conseguir sacar a la luz un lema que anime a los propios y atraiga a los indecisos.


Pero esta vez parece que el lema lo ha hecho el propio Casado, como último sueldo de Roma, aunque ésta no pagara a traidores. Porque el lema tiene telita. “Lo haremos bien”. Ahí queda eso. González Pons, presidente del Comité Organizador, supongo que uno de los padres de la criatura, o al menos un padrino, apostilla que el PP es “un partido veterano e institucional”. Primera noticia. Como si el resto de partidos fueran unos recién llegados y quisieran llevar su voz a un karaoke en lugar de las instituciones.

El eurodiputado continúa diciendo que “este congreso pretende presentar un partido unido y sin fisuras”. Hombre, fácil lo ponen. No ha quedado en pie nadie que pueda hacer ni amago de parpadear en la foto. Los que ayer aplaudían a uno guardan las dagas para otra ocasión. Yo, si fuera Feijóo, me lo haría mirar, porque el que hace un cesto, hace ciento, y lo que hoy son ramas, mañana son espadas.


“Lo haremos bien”. Suena a “mamá, prometo estudiar más”, o a “españoles, me he equivocado, no volverá a ocurrir”. Uno no sabe si es un reconocimiento tácito de que todas las veces anteriores se han cubierto de gloria. Lo haremos bien, sin que se note que martilleamos unos discos duros. Lo haremos bien, dejando de pasearnos por los tribunales de Justicia de todo el territorio patrio. Lo haremos bien, no pactando con la ultraderecha y blanqueando sus discursos xenófobos, machistas y homófobos. Lo haremos bien, no desmantelando los servicios públicos. Lo haremos bien,  dejando de manejar  cajas B, C y D.

Como frase que pase al recuerdo, “Lo haremos bien” está casi a la misma altura que “No hay marcha en Nueva York y los jamones son de york”. Un lema que es carne de meme, una promesa que, si uno echa la vista atrás, es difícil de creer, la enésima prueba de que el partido líder de la oposición desea mantenerse en esa posición, desposeído de una alternativa, de un mensaje que no sea el bramido a la contra de cualquier acción del gobierno, las más de las veces un bramido literal.

Si esa va a ser la línea a seguir después del XX Congreso, si lo único que se les ocurre es decir que lo van a a hacer bien, como si el resto de partidos estuvieran dirigidos por seguidores de Thanos, Sauron, el Doctor No, Fumanchú y conspiradores que cuchichean tras las cortinas buscando la destrucción mundial o el dominio de la raza humana, apañados están sus votantes. Luego se extrañan de que opciones más extremistas vean como aumentan sus expectativas de voto y les adelantan por la derecha y más allá.

Yo ya veo el lema del XXI Congreso Nacional del PP: “Esta vez sí. Palabrita del Niño Jesús”.

Puede leer aquí anteriores artículos de Francisco Palacios