“El español de El-Gamoun no es un botín de guerra, como diría el escritor argelino Kateb Yassine, refiriéndose al francés, sino una herramienta para acercar pueblos, culturas…, una ventana más que le permite abrirse al mundo, ver y ser visto” [Ahmed El-Gamoun, Así hablaba Al-Buhali. Relatos, Diwán Mayrit, Madrid, 2019, prólogo de Moumene Essoufi].

OPINIÓN. El lector vago. Por 
Miguel A. Moreta-Lara
Escritor a veces

29/04/20. 
Opinión. El escritor Miguel A. Moreta nos habla en su colaboración con EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com sobre el escritor y profesor hispanista Ahmed El-Gamoun y su libro Así hablaba Al-Buhali: “Al-Buhali -explica Ahmed El-Gamoun- es un adjetivo sustantivado que se aplica a una persona descuidada en apariencia, que pronuncia verdades implícitas y palabras al...

...estilo del oráculo griego, que solo entiende la gente iniciada en la interpretación de mensajes ocultos. Este personaje es temido y respetado al mismo tiempo, porque se le cree poseído por una fuerza telúrica que sobrepasa el entendimiento cotidiano”.

El narrador loco de El-Gamoun (Así hablaba Al-Buhali)

Ahmed El-Gamoun (Jenifra, 1950), profesor de la Universidad Mohammad I de Uxda, es un reputado hispanista, estudioso de la literatura comparada, una parcela que ha cultivado con numerosos trabajos, siempre desde una perspectiva fronteriza y pluridisciplinar, valiéndose de herramientas como la simbología, el mitoanálisis, la antropología cultural o la semiótica de Umberto Eco. Solo a modo de ejemplo del uso de esta metodología, pueden mencionarse algunas publicaciones suyas (en árabe, francés o español): "Estudio comparativo entre El pan desnudo de Muhammed Chukri y la novela picaresca española" (1984), "El elemento cultural español en la literatura del Marruecos oriental” (1986), "Tayeb Seddiqi y Juan Goytisolo: dos juglares de Yema Lafná" (1994). Su tesis doctoral, defendida en la Facultad de Letras de Tetuán en 1989, bajo el rótulo de Estudio comparativo de algunas obras escénicas de Federico García Lorca y algunas representaciones teatrales marroquíes de aspecto popular, dio lugar a otro ensayo publicado en España con el título de Lorca y la cultura popular marroquí (Madrid, Libertarias/Prodhufi,1995).



El libro que hoy reseñamos, aunque aparentemente nada tenga que ver con esta actividad académica de El-Gamoun por tratarse de un conjunto de siete magníficos relatos, tiene en realidad una honda relación con su larga trayectoria de estudioso fronterizo, conocedor de muchas lenguas y culturas (habla y escribe en cuatro lenguas), peregrino por varios continentes y viajero inmóvil en su casa de Uxda, con muchas escapadas a su Jenifra natal, en el medio Atlas, zona de lengua y cultura beréber (o tamazigh).

El mundo narrativo de El-Gamoun, con su afilada y personalísima pluma mágica, es aparentemente realista, pero los símbolos, las metáforas y las referencias culturales retratan una sociedad magrebí con una profundidad insólita, casi poética, donde los espejos deformantes desvelan, al tiempo que esperpentizan, un universo muy reconocible y cotidiano. Las terrazas de los cafés con su abigarrado gentío de vendedores, locos y gorrones, la historia reciente de Marruecos con los ecos de la época colonial y la actualidad política y social con la tragedia de la emigración son algunos de los ejes que atraviesan como los radios de una rueda este conjunto de siete estupendos relatos, que fueron publicados antes en revistas y algunos premiados. El libro viene precedido de un prólogo impecable y elegante, una síntesis muy precisa, ajustada a la obra y al autor, debida al profesor Moumene Essoufi.

Antes de continuar, hay que aclarar al lector español que Así hablaba Al-Buhali está escrito originalmente en español por su autor magrebí, Ahmed El-Gamoun: no se trata de una traducción al español de un libro escrito en árabe. Estamos ante una obra de una neoliteratura, la escrita en español por autores de nuestro país vecino, una literatura nacida en la etapa colonial y que pervive, después de cien años, con grandes dificultades. Si la literatura escrita en francés por autores del Magreb goza de una normalidad editorial en Francia, debido entre otras causas a la aquilatada aptitud literaria de sus cultivadores, no puede decirse lo mismo de esta literatura marroquí escrita en español, que, aunque cuenta ya con un puñado de autores de gran calidad, todavía no ha sido reconocida como debe.


Nada es gratuito en el arte de El-Gamoun. El título, aparte de la explícita referencia al conocido libro del filósofo alemán, menciona a un personaje medular en este libro, aunque solo aparezca en el último relato. Al-Buhali -explica Ahmed El-Gamoun- es un adjetivo sustantivado que se aplica a una persona descuidada en apariencia, que pronuncia verdades implícitas y palabras al estilo del oráculo griego, que solo entiende la gente iniciada en la interpretación de mensajes ocultos. Este personaje es temido y respetado al mismo tiempo, porque se le cree poseído por una fuerza telúrica que sobrepasa el entendimiento cotidiano. Es inevitable la evocación con aquellos filósofos cínicos de la Atenas clásica que vivían y copulaban en la calle, ante la mirada aterrorizada de los ciudadanos.

Críticos literarios de ambas orillas se han referido a la prevalencia del personaje loco/sabio, un ser estrafalario, en la obra de varios autores marroquíes que escriben en español (Mohammed Temsamani, Mohamed Chakor, Abdulatif Jatib…), al tiempo que adscriben estos relatos y a estos autores a una presunta corriente de crítica sociopolítica, donde prima el realismo social. El caso de El-Gamoun es bien diferente; en todos sus relatos -y el lector de este divertido libro podrá apercibirse de ello- aparece una constelación de las características del loco/sabio: la facundia y libertad del parloteo, la ironía más festiva, la acumulación de metáforas y greguerías de cosecha propia, el surrealismo de muchas escenas, el realismo mágico de personajes y argumentos. Pero (y aquí reside parte de la originalidad de El-Gamoun) la mayoría de las veces no están encarnados estos rasgos en un personaje tipo (el loco/sabio), sino difuminados en todo tipo de escenas y personajes, hasta convertirse en un elemento estructurador, en una seña de identidad del narrador del texto: el genio de la lámpara, el auténtico sabio/loco, es un narrador que, oculto detrás del texto, mueve los hilos del guiñol, sin dejar de reír y haciendo reír a los demás, un narrador que, a los que conocemos al autor, se confunde con el profesor El-Gamoun, tan irónico, tan tierno a la vez.

El-Gamoun, como anoté al principio, ha estudiado y comparado con gran fortuna el teatro de Lorca y el teatro ceremonialista marroquí, así como la función de halaiqí (cuentacuentos) en la literatura española y magrebí. Todo ello, sumado a las influencias del teatro, del cine, de Lorca, de la poesía universal, del mito, del Corán, de la canción popular, aparece condensado en la manera de narrar de este autor: escondido siempre detrás de una bola de nieve que echa a rodar desde el principio de cada relato, para gozo y diversión del lector y -también, ya está dicho- de él.

No se piense que estamos ante una literatura folklorista, orientalista o marroquista. El-Gamoun, como otros escritores marroquíes (Abdellatif Laabi, Abdelfattah Kilito, Ahmed Ararou, Larbi El-Harti…), ya escriban en francés, árabe o español, son escritores fronterizos, pero escriben para el mundo. En el caso de El-Gamoun, además, podríamos aplicarle lo que dijo en una entrevista Federico García Lorca (Buenos Aires, 10 de marzo de 1934):

Amo a la tierra. Me siento ligado a ella en todas mis emociones. Mis más lejanos recuerdos de niño tienen sabor de tierra. La tierra, el campo, han hecho grandes cosas en mi vida. Los bichos de la tierra, los animales, las gentes campesinas, tienen sugestiones que llegan a muy pocos. Yo las capto ahora con el mismo espíritu de mis años infantiles. De lo contrario no hubiera podido escribir Bodas de sangre.

Puede leer aquí anteriores entregas de Miguel A. Moreta-Lara:

- 15/04/20 Ocios de la pluma del saboyano
- 02/04/20 La arabofilia feminista de Pilar Salamanca
- 17/03/20 Vida y viaje
- 03/03/20 Leer la ciudad (y III)
- 25/02/20 Leer la ciudad (II)
- 18/02/20 Leer la ciudad (I)
- 04/02/20 Siete locas
- 21/01/20 Por el camino de las grullas
- 07/01/20 Mujerería y letras
- 17/12/19 Kilito, el último morisco
- 04/12/19 Elogio del libro gordo
- 19/11/19 Tú a Reno (Nevada) y yo a New York
- 05/11/19 Quiero a una bollera de presidenta