Al día siguiente se agotaron las últimas reservas, y en las tahonas se formaron grandes colas de personas que no podrían conseguir las escasas piezas que salieron a la venta

OPINIÓN. 
Málaga y sus historias. Por Ramón Triviño
Periodista

03/02/21. 
Opinión. El periodista Ramón Triviño, en su colaboración habitual con EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com, en la que recopila curiosidades de la historia de Málaga, escribe un texto sobre la escasez de pan en 1920: “El alcalde Romero Raggio, en cumplimiento de un acuerdo municipal, reunió a representantes del plenario y corporaciones, diputados y personalidades, a las que informó de las frustradas...

...gestiones. Anunció que, ante tales circunstancias, dimitiría de su cargo”.

Málaga se queda sin pan

La actitud hostil de Granada de no permitir la salida de trigo hacia Málaga, junto al abastecimiento insuficiente desde Córdoba, dejó el 14 de febrero de 1920 a la ciudad de Málaga sin pan y en situación bastante desesperada, que dio lugar a alborotos y algaradas callejeras.


Al día siguiente se agotaron las últimas reservas, y en las tahonas se formaron grandes colas de personas que no podrían conseguir las escasas piezas que salieron a la venta.

Diputados malagueños se reunieron en Madrid con el ministro de Abastecimiento para que pusiera remedio al problema, pero la resistencia de las provincias de Granada y Cáceres, así como el retraso de un barco procedente de Argentina, impidieron la solución al problema. En las tahonas, como también en los estancos donde se había agotado el tabaco, siguieron los alborotos.

Se formaron largas colas en las tahonas

El alcalde Romero Raggio, en cumplimiento de un acuerdo municipal, reunió a representantes del plenario y corporaciones, diputados y personalidades, a las que informó de las frustradas gestiones. Anunció que, ante tales circunstancias, dimitiría de su cargo.

Otras autoridades también dimitieron, incluyendo al gobernador Gil Muniazo, a quien no se le aceptó su renuncia. Este, ante la falta de respuesta del Gobierno, solicitó a los gobernadores de Córdoba y Albacete que enviaran todo el trigo posible ya que en Granada y Cáceres se les seguía negando a los compradores malagueños.

La prolongación de los problemas llevó a la suspensión de las máscaras de Carnaval el día 22, aunque salieron estudiantes sin caretas y alguna comparsa, como "Los Buscadores de Oro", cantó coplas subversivas y sus miembros fueron detenidos, aunque lograron el apoyo popular.

Puede ver aquí otros artículos de Ramón Triviño