El yate llegó a media mañana y atracó en la bahía, cerca de la costa. El avión anfibio, tipo ‘Guman’, con dos hélices en la parte trasera de los motores, amerizó una hora después y fue izado a bordo

OPINIÓN. 
Málaga y sus historias. Por Ramón Triviño
Periodista

21/04/21. 
Opinión. El periodista Ramón Triviño, en su colaboración habitual con EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com, en la que recopila curiosidades de la historia de Málaga, escribe un texto sobre los Onassis y los Churchill: “El 26 de septiembre de 1958 llegan a Málaga los Onassis y los Churchill a bordo del yate Cristina. El armador griego recorría el mundo a bordo de su barco de recreo. El yate fue bautizado así...

...en honor de su hija. El magnate estuvo en dos ocasiones en la Costa del Sol. Su llegada fue recibida con una gran expectación y de ella se hicieron eco los medios de comunicación”.

Los Onassis y los Churchill en Málaga

El 26 de septiembre de 1958 llegan a Málaga los Onassis y los Churchill a bordo del yate Cristina. El armador griego recorría el mundo a bordo de su barco de recreo. El yate fue bautizado así en honor de su hija. El magnate estuvo en dos ocasiones en la Costa del Sol. Su llegada fue recibida con una gran expectación y de ella se hicieron eco los medios de comunicación.


En la primera visita Aristóteles Onassis viajaba con su mujer, Athina Livanos, con la que permaneció casado de 1946 a 1960 y tuvo dos hijos. El matrimonio vino acompañado por un ya octogenario Winston Churchill (tenía 83 años) y su esposa, lady Clementine. Ambos matrimonios mantenían una larga amistad.

Antes de arribar a Málaga, el Cristina había hecho un periplo por varios puertos del Mediterráneo. Concretamente, el diario ABC del viernes 26 de septiembre publicaba una información fechada en Palma de Mallorca en la que se señalaba que a medianoche zarpará de este puerto el yate Cristina, propiedad del armador griego Onassis, que tomará rumbo a Málaga. Del Cristina, bajó a tierra la esposa del ex premier inglés, acompañada de la señora de Onassis.

Alfonso de Hohenlohe, María Callas y Aristóteles Onassis

En la misma información se señalaba que el yate llegó a media mañana y atracó en la bahía, cerca de la costa. El avión anfibio, tipo "Guman", con dos hélices en la parte trasera de los motores, amerizó una hora después y fue izado a bordo. Lady Churchill y la señora de Onassis han desembarcado en Formentor, acompañadas por el detective privado, señor Edward Murray y compraron unas postales turísticas en un estanco, y tomaron unos refrescos en un bar.

Ya en Málaga, el magnate y el famoso político también decidieron permanecer en el yate. Sus mujeres, en cambio, bajaron a tierra. En la lancha viajaban las mujeres de Churchill y Onassis, acompañadas del secretario del político y de un matrimonio.

Las dos señoras gráciles y elegantes, narraba ABC,la una anciana, la otra canónicamente rubia, tomaron un taxi hacia el centro de la capital malagueña. Fueron directamente a la Catedral donde la antigua primera dama elogió sin reparo la colección de pinturas y retablos frente a las obras de Pedro de Mena. Después pusieron rumbo a la Alcazaba y Gibralfaro.

La segunda llegada de Onassis a la Costa del Sol se produjo en julio de 1967. En esa ocasión, le acompañaba María Callas. Aunque el magnate ya estaba separado de Athina Livanos, no le propuso matrimonio a la afamada soprano. Los dos mantuvieron una intensa relación amorosa hasta que el armador griego dejó a la Callas para casarse, en 1968, con la que había sido primera dama de Estados Unidos Jacquelin Kennedy.

En aquella ocasión Onassis y María Callas abandonaron el yate Cristina para acudir a una noche flamenca que se celebró en el Beach Club marbellí, donde disfrutaron con la animación de una velada cargada de cante jondo.

Puede ver aquí otros artículos de Ramón Triviño