Durante el siglo XVIII era una hacienda agrícola conocida con el nombre de San Rafael, que tras pasar por distintos propietarios recae en manos del alemán Juan Roose Kupckovius, cónsul de Prusia, de ahí el nombre de la finca

OPINIÓN. 
Málaga y sus historias. Por Ramón Triviño
Periodista

15/12/21. 
Opinión. El periodista Ramón Triviño, en su colaboración habitual con EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com, en la que recopila curiosidades de la historia de Málaga, escribe sobre la Finca de La Cónsula: “El apogeo de La Cónsula surge cuando el senador Enrique Heredia Livermore, hijo del industrial Manuel Agustín Heredia, se hizo con la propiedad en 1856. A él se deben las especies de plantas...

...exóticas del jardín de la finca, que coinciden con las de la Finca La Concepción, propiedad por aquel entonces de su hermana Amalia Heredia Livermore”.

Málaga. La Finca de la Cónsula

La Finca de La Cónsula, enclavada en el actual distrito malagueño de Churriana, en sus inicios durante el siglo XVIII era una hacienda agrícola conocida con el nombre de San Rafael, que tras pasar por distintos propietarios recae en manos del alemán Juan Roose Kupckovius, cónsul de Prusia, de ahí el nombre de la finca.


Este empresario y diplomático, propietario de la casa de comercio Lambrecht, Roose & Company, comienza las obras de construcción en 1807 de la casa de recreo y del jardín principal de estilo clasicista francés que se encuentra delante de la mansión.

Pero el apogeo de La Cónsula surge cuando el senador Enrique Heredia Livermore, hijo del industrial Manuel Agustín Heredia, se hizo con la propiedad en 1856. A él se deben las especies de plantas exóticas del jardín de la finca, que coinciden con las de la Finca La Concepción, propiedad por aquel entonces de su hermana Amalia Heredia Livermore.

Finca de La Cónsula

Después pasó a manos del matrimonio estadounidense formado por Bill y Annie Davis, que entre sus numerosos invitados tuvieron en 1959 a Ernest Hemingway, para escribir por encargo de la revista Life un reportaje sobre el duelo taurino entre Luis Miguel Dominguín y Antonio Ordóñez. De este artículo nacería su novela The Dangerous Summer, en la que describe esta finca como el mejor lugar del mundo por «su luz divina y su cálido clima».

En el año 1973 la finca La Cónsula fue comprada por el Ayuntamiento a su propietaria Anne Bakwel Davis. Posteriormente, en 1984, se llevó a cabo una restauración, que culminaría en 1993 con la creación de un consorcio entre el Ayuntamiento de Málaga y la Junta de Andalucía para convertir la casa de la finca en la sede de la Escuela de Hostelería de Málaga y en 1997 fue adscrita al Patronato Botánico Municipal por su jardín de parterres y simetrías.

El 20 de diciembre de 1993, con la presentación de la Escuela de Hostelería de la finca La Cónsula, dotada con 50 plazas de alumnado, se abre un nuevo y largo camino de éxitos y fracasos que habrá que contar en otro momento.

Puede ver aquí otros artículos de Ramón Triviño