El 21 de abril de 1938 se inaugura oficialmente el Fascio italiano de Málaga con sede en la Alameda del Generalísimo. El Fascio de Málaga era la delegación del Partido Fascista Republicano (PFR) en la capital malagueña

Tras la inauguración, los miembros del Fascio se dirigieron a la Catedral, donde se bendijo su banderín, para posteriormente volver a la sede a celebrar una recepción”


OPINIÓN. Málaga y sus historias. Por Ramón Triviño
Periodista

25/05/22. 
Opinión. El periodista Ramón Triviño, en su colaboración habitual con EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com, en la que recopila curiosidades de la historia de Málaga, escribe sobre el Fascio italiano de Málaga: “El Fascio tendría el momento más importante de su corta vida con la visita a Málaga del conde Galeazzo Ciano, ministro italiano de Asuntos Exteriores y desaparecería, al igual que los...

...fasci del resto de España, con la caída de Mussolini unos años después”.

El Fascio italiano de Málaga

El 21 de abril de 1938 se inaugura oficialmente el Fascio italiano de Málaga con sede en la Alameda del Generalísimo. El Fascio de Málaga era la delegación del Partido Fascista Republicano (PFR) en la capital malagueña.


El acto fue una verdadera manifestación de entusiasmo de la colonia italiana que agrupada en el Fascio de la localidad asistió a los actos. El Fascio tendría el momento más importante de su corta vida con la visita a Málaga del conde Galeazzo Ciano, ministro italiano de Asuntos Exteriores y desaparecería, al igual que los fasci del resto de España, con la caída de Mussolini unos años después.

Tras la inauguración, los miembros del Fascio se dirigieron a la Catedral, donde se bendijo su banderín, para posteriormente volver a la sede a celebrar una recepción. En los actos intervinieron el cónsul de Italia en Málaga, Tranquillo Bianchi, su esposa hizo de madrina de la organización, y el secretario general del Fascio en la provincia de Málaga.

El conde Ciano, ministro de Asuntos Exteriores de Mussolini, pasa revista al Fascio de Málaga.

Un día antes de su inauguración oficial, la sede del Fascio de Málaga acogió a una importante delegación fascista italiana, compuesta por Giorgio Suppiaj, Franco Adriani, Livio Gaetani y el general Ludovico Ferrandi, que llegaron a la ciudad acompañados por el destacado dirigente falangista Sáncho Dávila, consejero e inspector de FET de las JONS. Se trataba de una delegación fascista que iba visitando distintas localidades de la denominada zona nacional. En Málaga fue recibida por prácticamente la totalidad de autoridades civiles y militares quienes junto con los miembros del Fascio, depositaron flores en la Cruz de los Caídos.

Los fasci llegaron a España en los años 20, como fórmula de la recién instaurada dictadura de Mussolini para extender el partido fascista en el exterior buscando encuadrar y adoctrinar a las colonias italianas ubicadas en el extranjero. Este papel lo desempeñaron junto con otros organismos dedicados a la promoción de la cultura italiana. Su labor propagandística  podía clasificarse en tres ámbitos, la presencia de los fasci en la celebración de actos públicos, impulso al proselitismo entre la población local mediante cursos de italiano y uso de los medios de comunicación para difundir su ideología.

El momento de mayor esplendor del Fascio de Málaga se vivió con la visita a la ciudad del conde Ciano en julio de 1939, meses después de terminada la Guerra Civil, acompañado de un destacado séquito de altos cargos del régimen franquista, y que supuso un gran acto de exaltación del fascismo como colofón de una gira del dirigente italiano por diversas ciudades españolas, ya que Ciano embarcó en el Puerto de Málaga para regresar a Italia, escoltado por una escuadra de la Armada de su país.

Pocos años después, en 1944, tras perder de forma paulatina los apoyos de la estructura fascista del régimen italiano, Galeazzo Ciano fue condenado a muerte por alta traición y fue fusilado.

Puede ver aquí otros artículos de Ramón Triviño