“Una propuesta para aprovechar talentos y dejar de gastar esfuerzos y presupuestos en experimentos “procreativos” que en ningún caso asumen la validez de la maestría”

OPINIÓN. Cuarta cultura
. Por Ramón Burgos
Periodista


08/01/24. Opinión. El periodista Ramón Burgos escribe en su colaboración para EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com sobre cambios necesarios para afrontar el futuro: “De lo que se trataría ahora es de adecuar –cambiar– algunas de las estructuras sociales y laborales que hemos considerado, o nos han hecho considerar, como inmutables, para, solidariamente, posicionar a cada uno de nosotros en el lugar que nos corresponde,...

...incluso yendo más allá del actual “modo de estar relacionados””.

Estructuras

En su manifiesto, Generación Savia –un proyecto sin ánimo de lucro liderado por la Fundación Endesa, que “busca promover un necesario cambio cultural sobre un colectivo que se estima en alrededor de 900.000 profesionales mayores de 50 años” en nuestro país– mantiene que estos expertos en los diferentes campos del conocimiento serán esenciales para la recuperación económica y social.


Estoy seguro que sus valores –“acción desde la reflexión; valentía desde el sentido común; frescura enriquecida desde la experiencia; optimismo desde el realismo; creatividad desde la responsabilidad”, etc.– van a resultar, como ya se ha demostrado en otros recientes periodos de nuestra historia, imprescindibles para afrontar con éxito el inminente futuro –presente– que ya nos acecha inquietantemente.


Y no consideréis lo dicho hasta ahora como un desdén a cualquier otra generación: ¡todo lo contrario! Lo sopeso, sin arrimar al ascua a ninguna sardina –especialmente a la mía– como un tesoro incalculable que, indiscutiblemente, nos puede ayudar a reconducir nuestro devenir diario, aportándonos “luces largas” en beneficio y provecho de todos.

Así, entenderéis que me permita reflexionar sobre si de lo que se trataría ahora es de adecuar –cambiar– algunas de las estructuras sociales y laborales que hemos considerado, o nos han hecho considerar, como inmutables, para, solidariamente, posicionar a cada uno de nosotros en el lugar que nos corresponde, incluso yendo más allá del actual “modo de estar relacionados”.

¡No, lo planteado no aboca a ninguna revolución! Tan sólo es una propuesta para aprovechar talentos y dejar de gastar esfuerzos y presupuestos en experimentos “procreativos” que en ningún caso asumen la validez de la maestría... Sugerencia que conceptúo como válida para una reparación integral del edificio comunitario, con varios defectos estructurales que aún tienen solución viable.

Puede leer aquí anteriores artículos de Ramón Burgos