“En áreas como la naturaleza, el deporte y la cultura con demanda de proximidad y de carácter minoritario deberían ponerse en valor este tipo de productos específicos que pudiesen, sin riesgo, ayudar a la recuperación de la demanda”

OPINIÓN. 
Piscos y pegoletes
. Por Enrique Torres Bernier
Profesor del Departamento de Economía Aplicada de la UMA


25/03/21. 
Opinión. El Doctor en Ciencias Económicas y especialista en turismo y ordenación del territorio, Enrique Torres, escribe en su colaboración en EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com sobre los factores de competitividad turística de España, en esta ocasión la puesta en valor de nuevos recursos: “Estos nuevos productos pueden desarrollarse en cualquiera de las tres tipologías, playa, campo y...

...ciudad, aunque suelen tener mayores oportunidades en el urbano y de litoral, donde se pueden ofertar productos culturales y deportivos singulares con demandas de proximidad no masivas. Puede ocurrir que estos productos sean desplazados a largo plazo por otros más masivos y con mayor demanda”.

Peligros para el turismo a la salida del túnel: Puesta en valor de nuevos recursos

Este factor de competitividad puede convertirse, debidamente impulsado por las iniciativas y políticas públicas y privadas, en una oportunidad de desarrollo durante la crisis del coronavirus. De hecho, si conectividad e interrelación se han convertido en factores de riesgo para flujos y estancias turísticas, la posibilidad de desarrollar nuevos productos en los que ambos estén limitados por las propias condiciones en que se desenvuelven, será una oportunidad especialmente a corto y medio plazo. En áreas como la naturaleza, el deporte y la cultura con demanda de proximidad y de carácter minoritario deberían ponerse en valor este tipo de productos específicos que pudiesen, sin riesgo, ayudar a la recuperación de la demanda.


Estos nuevos productos pueden desarrollarse en cualquiera de las tres tipologías, playa, campo y ciudad, aunque suelen tener mayores oportunidades en el urbano y de litoral, donde se pueden ofertar productos culturales y deportivos singulares con demandas de proximidad no masivas. Puede ocurrir que estos productos sean desplazados a largo plazo por otros más masivos y con mayor demanda. Esto dependerá de las políticas que adopten las autoridades turísticas correspondientes y la capacidad empresarial de los destinos.

Hay recursos que pueden ser explotados directamente o con muy pocas transformaciones, como, por ejemplo, una playa, pero la mayoría necesita de capital, tecnología y recursos humanos cualificados. Estos son los que presentan más oportunidades y mayores posibilidades de valor añadido para la población local y los inversores foráneos.

En el campo de la cultura y especialmente en el de historia y las tradiciones, que abarcan desde las gastronómicas a las folklóricas, hay numerosas oportunidades. Por ejemplo, en al caso de la provincia de Málaga hay ochenta fiestas de carácter gastronómico al año, ya sea de productos, de platos, o más genéricas (tapas o similares). Todo esto a su vez puede dar lugar también a rutas temáticas (del aceite, del vino, de la pasa, del aguacate.,,). También ofrece posibilidades de puesta en valor turístico los temas deportivos, esencialmente los que se practican al aire libre, o de naturaleza en general.

Otra de las posibilidades que pueden aprovecharse es el uso no lesivo del litoral durante buena parte de la temporada en que no se usa, con eventos y competiciones deportivas que pueden atraer a un público especializado y con cierto poder de gasto, repetimos, siempre esto no represente un daño medioambiental irreparable.

Aunque mientras siga la pandemia es difícil de montar algunas ofertas que impliquen contacto, hay otras más minoritarias y de cosible concreción al aire libre, que ofrecen claras oportunidades para su lanzamiento. Además contribuirán a diversificar nuestros demandantes tanto temática como territorialmente.

Esta opción puede extenderse también a recursos "inventados" con escenarios de ficción, basta recordar el tema del "pueblo pitufo" y el parque "Asterix". Otra manera más de convertir el problema (la pandemia) en una oportunidad.

Puede leer aquí anteriores artículos de Enrique Torres Bernier