“Somos capaces de lo mejor y de lo peor, pero tenemos capacidad de elección, aunque a veces muy limitada, para evitar lo que no nos conviene o no está conforme con nuestros principios”

OPINIÓN. 
Piscos y pegoletes
. Por Enrique Torres Bernier
Profesor del Departamento de Economía Aplicada de la UMA


28/04/22. 
Opinión. El Doctor en Ciencias Económicas y especialista en turismo y ordenación del territorio, Enrique Torres, escribe en su colaboración en EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com sobre la solidaridad: “El mito del liberalismo sobre que la iniciativa privada iba a llevar al bien común es hoy día indefendible, por lo que la necesidad de cooperación y control de las actividades...

...humanas (económicas y no económicas) parece cada día más evidente, aunque se avance poco en este sentido”.

El hombre integral

"Ni siquiera ha crecido la hierba. No se puede ser vagabundo y artista y al mismo tiempo un burgués sano y cuerdo. Si quieres embriaguez, ¡Acepta también la resaca! Si quieres sol y bellas fantasías, ¡Acepta también la suciedad y el hastío! Todo está dentro de ti, el oro y el barro, el deleite y la pena, la risa infantil y la angustia mortal. ¡Acéptalo todo, no te aflijas por nada, no intentes rehuir nada! No eres un burgués, tampoco eres un griego, no eres armónico y dueño de ti mismo, eres un pájaro en plena tormenta!… ¡Dios mío, qué siniestro y fanfarrón es el hombre, sobre todo el artista, sobre todo el poeta, sobre todo yo!".
Hermann Hesse | El caminante

Las reflexiones de Herman Hesse, el hombre que supo definirse como un “lobo solitario” y que supo vivir como tal, me hacen pensar en la capacidad de contradicciones del hombre y como puede llegar a ignorarla, y sobre todo en la necesidad de la visión integral del hombre con sus valores y sus miserias.

Es evidente que una enorme borrachera te lleva a una gran resaca, pero también que la moderación en la bebida evita lo segundo.

Somos capaces de lo mejor y de lo peor, pero tenemos capacidad de elección, aunque a veces muy limitada, para evitar lo que no nos conviene o no está conforme con nuestros principios.

Pero el mensaje de Herman Hesse es sobre todo la aceptación del monstruo que llevamos dentro, ya que una vez reconocido podrá ser hasta cierto punto dominado.

La teoría de la bondad natural del hombre que muchos filósofos y pensadores han defendido, se ha visto rechazada por otros que defienden o han defendido la actitud insolidaria del ser humano, como la frase Hobberiana de que “el hombre es un lobo para el hombre”. Sin embargo, está claro que la civilización humana, siempre en peligro por la actitud agresiva, no se hubiera desarrollado si no hubiese habido un principio de solidaridad y cooperación que ha permitido la convivencia y el desarrollo. El mismo Adam Smith creía en la libertad cooperativa y en la función de control del estado.


El mito del liberalismo sobre que la iniciativa privada iba a llevar al bien común es hoy día indefendible, por lo que la necesidad de cooperación y control de las actividades humanas (económicas y no económicas) parece cada día más evidente, aunque se avance poco en este sentido.

Por lo tanto el “siniestro fanfarrón” debería reflexionar y hacer un acto de humildad volviendo su rostro hacia los sufrimientos de la humanidad y tomando el camino de la solidaridad con sus semejantes, de lo contario caminará hacia su propia destrucción.

Puede leer aquí anteriores artículos de Enrique Torres Bernier