El erotismo es la antesala de un sexo en plenitud y para ello, debe de contar con profusión de senso que, presidido por las caricias, enmarca y da sentido a las relaciones directas entre los seres humanos

OPINIÓN. 
Piscos y pegoletes
. Por Enrique Torres Bernier
Profesor del Departamento de Economía Aplicada de la UMA


14/07/22. 
Opinión. El Doctor en Ciencias Económicas y especialista en turismo y ordenación del territorio, Enrique Torres, escribe en su colaboración en EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com sobre el erotismo: “El erotismo en un medio para alcanzar fines más profundos, pero también un fin en si mismo por mera delectación. Es la fecundidad de la creación amorosa, de nada sirve el Kamasutra...

...sin la preparación que tiene su propia estética y sus particulares métodos”.

Erotismo, sexo y amor

“Para lidiar con el erotismo…tiene uno que congraciarse con la vida”
Carmen Marín Gaite

El Mundo de los afectos y relaciones sentimentales, tan importante en la vida de las personas, es tan complicado como variopinto. Pero dentro de él, lo erótico forma grupo aparte precisamente por su personal significado. El erotismo es en muchas ocasiones una antesala del sexo, incluso puede terminar desembocando en el amor. El erotismo llena de mayores significados la atracción sexual, incluso la crea cuando esta no existe o es tibia. En la mitología griega, Eros (en griego antiguo Ἔρως) es el dios primordial responsable de la atracción sexual, el amor, venerado también como un dios de la fertilidad. «La reina Cipria, una mujer, aviva el fuego que enloquece a los hombres por las mujeres, pero el propio Eros convence la pasión de los hombres por los hombres». https://es.wikipedia.org/wiki/Eros  

El erotismo incluye como fundamental el “senso”, en el que intervienen los cinco sentidos tradicionales. No en balde Brillart Savarín, que de placeres sabía un rato, consideraba la actividad sexual como el sexto sentido, en el que intervenían todos los demás.


El erotismo es la antesala de un sexo en plenitud y para ello, debe de contar con profusión de senso que, presidido por las caricias, enmarca y da sentido a las relaciones directas entre los seres humanos. El erotismo en un medio para alcanzar fines más profundos, pero también un fin en si mismo por mera delectación. Es la fecundidad de la creación amorosa, de nada sirve el Kamasutra sin la preparación que tiene su propia estética y sus particulares métodos.

Para el disfrute erótico, como para las cosas importantes de la vida, hay que estar preparado. Hay que haber hecho las paces con la vida. Una vida desastrada no permite el disfrute pleno de los placeres edónicos. El cubrir las primeras necesidades, las angustias que nos puede provocar el trabajo, los problemas de las salud o el amor, nos dificultan, cuando no imposibilitan, el acceso al erotismo más pleno y sofisticado.

Por ello debemos siempre estar preparados para las funciones eróticas no solo como un escape, sino sobre todo, como un acceso a la plenitud de nuestra vida, tan efímera y engañosa que mereces ser mejor atendida en nuestro paso por este mundo.

Puede leer aquí anteriores artículos de Enrique Torres Bernier