“La pesca de arrastre captura unas cuantas especies interesantes a costa de destrozar todo el fondo del mar. Es como si para cazar ciervos hubiera que talar los bosques en los que viven”

OPINIÓN. ECOselección BlogSOStenible. Por Pepe Galindo
Profesor de Lenguajes y Sistemas Informáticos de la UMA


01/04/22. 
Opinión. El profesor de la UMA, Pepe Galindo, comparte en su espacio de colaboración en EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com textos de su web BlogSOStenible. En esta ocasión habla sobre la pesca: “Comer pescado es ingerir animales contaminados y enfermos y está afectando a personas de todo el planeta. Bastantes mamíferos marinos están amenazados y la principal causa es la contaminación...

...Las industrias en tierra tienen permiso para contaminar en exceso”.

Puede ver el artículo en su fuente original pinchando AQUÍ y suscribirse al canal de Telegram de @blogsostenible pinchando AQUÍ.

La caza es mala; la pesca es peor

Una encuesta reciente lo deja claro. Para los españoles la CAZA es aún más intolerable que los TOROS. La mala imagen de la caza y de la tauromaquia son merecidas. Lo curioso es que la pesca es incluso peor y, sin embargo, no tiene tan mala fama.

Caza y toros son claramente inaceptables para España. Solo un 6% de los españoles ven totalmente aceptable cazar, y torturar toros solo un 8%. Menos aceptables aún son actividades como usar animales para hacer ropa (solo el 4% lo ve totalmente aceptable), usar animales para el circo (4%), para fiestas (4%), o en investigaciones para cosméticos (3%).


¿Por qué tantas personas se oponen a la caza? Hay al menos diez motivos innegables, aunque podemos condensarlos en los cuatro más importantes:

  1. La caza contamina en exceso (perdigones de plomo, restos de munición, explosiones, ruido…).
  2. El inherente maltrato a animales que viven en su hábitat natural.
  3. La destrucción de ecosistemas y la pérdida de biodiversidad (algo de enorme gravedad en la actual crisis ambiental).
  4. Las subvenciones que recibe una actividad minoritaria y tan despreciada.

La pesca genera los mismos problemas que la caza, pero multiplicados

  1. Contaminación: La contaminación de la pesca se puede resumir en varios tipos.
    1. Plásticos, redes, basuras y aparejos de pesca: El 46% del plástico del mar son redes de pesca. Recomendamos el documental Seaspiracy.
    2. Emisiones del transporte: Los barcos de pesca requieren de poderosos motores, y de enormes refrigeradores, lo cual consume mucho combustible. Un signo del colapso de nuestra sociedad es, precisamente, los pesqueros que tienen que parar su actividad porque no pueden asumir los precios del gasóleo ni con las subvenciones que ya reciben. También hay que sumar todo el transporte que sufre el pescado desde el mar hasta la mesa. Los motores de los barcos arrastreros son aún más potentes y más contaminantes. España está en el puesto 10 en emisiones de CO2 por la pesca de arrastre. Consumir poca pesca y que sea local es una de las mejores formas de reducir el impacto ambiental.
    3. Otras emisiones de la pesca de arrastre: Este tipo de arte pesquero destroza el fondo marino y remueve sedimentos que son el sumidero de carbono más grande del mundo. Se ha calculado que libera tanto carbono como los viajes aéreos. Los consumidores rara vez preguntan el modo de pesca, aunque es obligatorio ponerlo en carteles bien visibles.
  1. Maltrato animal: Un ciervo en el monte está en su casa. Los peces en el mar están en su casa. ¿Necesitamos realmente abusar de ellos? Ver cómo se asfixia un pez es algo tan «normal» que a mucha gente no le extraña ni le conmueve. La ciencia (y la lógica) han demostrado que los peces sufren. Lo mismo que los crustáceos, y por eso algunos países han prohibido cocinarlos vivos. Muchos animales marinos (peces, pulpos, mariscos…) ni siquiera mueren asfixiados, sino aplastados, apaleados, congelados vivos, o incluso de formas aún más dolorosas.
  1. Pérdida de biodiversidad y destrucción de ecosistemas: La caza, la pesca y la ganadería pueden ser actividades sostenibles, pero en su forma más habitual (industrial) no lo son. Si no sabes cómo se ha conseguido tu carne o tu pescado, seguramente se ha hecho de forma insostenible y generando un alto impacto ambiental (ocupación de territorio, pérdida y contaminación de ecosistemas, etc.). Por culpa de la caza se pierden también especies protegidas (accidentalmente o no).
    • La pesca de arrastre captura unas cuantas especies interesantes a costa de destrozar todo el fondo del mar. Es como si para cazar ciervos hubiera que talar los bosques en los que viven. Absurdo.
    • Todo tipo de pesca tiene capturas accidentales: delfines, tortugas, aves… que acaban gravemente heridos o muertos. Algunos artes de pesca son tan terroríficos y producen tantos daños que los países más inteligentes los han prohibido (Australia, por ejemplo, ha prohibido redes excesivamente grandes).
    • El pescado de piscifactoría requiere esquilmar aún más los mares: Sobran informes científicos para exigir que los peces de acuicultura NO se alimenten con peces salvajes.
  1. La industria pesquera recibe fuertes subvenciones de dinero público (más que la caza y los toros). Esto es lo que les permite pescar cada vez más lejos y a mayor profundidad. Los pescadores locales pierden su pesca tradicional. Se llevan las poblaciones casi al colapso (como los atunes) y se gasta dinero público para defender los intereses privados de las empresas pesqueras. No es algo puntual: el gasto se ha repetido demasiado.

Si quieres comer pescado, la mejor opción está en:

  1. Especies vegetarianas (boquerones, sardinas, jureles…).
  2. De pesca local (sin congelar).
  3. Y que no proceda ni de piscifactorías ni de captura por arrastre. Es obligatorio que el pescado que se venda esté bien etiquetado. Exígelo.

Mares contaminados y saqueados

Además de lo que contamina la actividad pesquera, también debemos tener en cuenta la contaminación del mar por actividades en tierra. Esa ingente cantidad de tóxicos enferma a los animales (con cáncer, por ejemplo). Así, comer pescado es ingerir animales contaminados y enfermos y está afectando a personas de todo el planeta. Bastantes mamíferos marinos están amenazados y la principal causa es la contaminación. Las industrias en tierra tienen permiso para contaminar en exceso.


Por todo esto, se ha propuesto un boicot a toda la pesca de arrastre, al atún en lata y a los peces carnívoros en general (más contaminados con mercurio).

Decía De Jouvenel en 1976 las siguientes palabras que, desgraciadamente, siguen estando vigentes:

«Una gran parte de la especie humana no ha alcanzado todavía la seguridad de la propia existencia biológica. Y mientras nosotros nos compadecemos en términos abstractos de la suerte de esa gran parte de la humanidad, los buques de pesca más poderosos de los países avanzados (…) salen a la captura en sus aguas del pescado que necesitarían para la alimentación, y que va a parar a la alimentación de nuestro ganado».

Controlar cómo se pesca y cómo se caza es muy complicado mientras sean actividades legales. Poco a poco nos vamos convenciendo de que lo más razonable es prohibir totalmente las actividades exageradamente perjudiciales. ¿Crees que vamos bien de tiempo?

Puede ver aquí anteriores artículos de Pepe Galindo