Desde 2007 este activista publica en EL OBSERVADOR artículos sobre esta cuestión. El esfuerzo de la asociación Amianto Cero y de los padres dan sus frutos. El plan de la Junta supone un paso de gigante contra el amianto

07/07/16. Sociedad. La Junta de Andalucía destinará un total de 60 millones de euros al plan de retirada progresiva del amianto en unas 220 infraestructuras públicas educativas de la comunidad, un 3% de los centros escolares públicos andaluces. Esta retirada comenzará este mismo verano. Tendrá dos fases y se prolongará hasta 2022. El portavoz del Ejecutivo andaluz, Miguel Ángel Vázquez, ha precisado que la retirada del amianto se realizará...

...en dos periodos temporales para "hacerlo compatible con la actividad escolar, ya que solo se pueden quitar los materiales en periodo de vacaciones". Francisco Puche es uno de los activistas que más ha peleado por retirar el amianto. Ha sido uno de los impulsores desde la plataforma Amianto Cero y las AMPAS de diversos colegios, de los informes que han puesto este tema en la agenda de la administración. Esta entrevista recoge sus impresiones ante esta importante noticia. Una entrevista de EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com.

¿QUÉ valoración se hace desde la plataforma Amianto Cero?
Desde la plataforma estamos muy satisfechos, ya que la presión ejercida por Amianto Cero, por las AMPA y por medios como
EL OBSERVADOR ha dado sus frutos. Es un gran paso adelante que la Junta de Andalucía ponga un plan serio sobre la mesa con respecto a la eliminación del amianto en los colegios. Hay que tener en cuenta que hace apenas dos años este tema no estaba en la agenda política. Hoy se anuncia un plan que va a invertir 60 millones de euros en los próximos 6 años para eliminar el amianto en 220 colegios andaluces. Es una gran alegría porque la administración ha reaccionado positivamente ante la presión ciudadana. Es un grave problema y la verdad, nos ha sorprendido la celeridad y que el plan recoja muchas de las medidas propuestas en nuestros informes. Van a realizar una auditoría en los colegios a nivel andaluz, que era una reivindicación esencial de la plataforma. El plazo que proponen para retirar el amianto no nos parece suficiente, aunque debería ampliarse al igual que la dotación económica.


¿POR
qué debería ampliarse tanto el plazo como la dotación económica?
Este plan nos parece un excelente primer paso, pero el tema del amianto es sumamente complejo. Para empezar, hay que hacer una auditoría exhaustiva de la presencia del amianto en todos los centros andaluces. Tiene que hacerse del amianto que está presente a simple vista y de aquel que está en componentes de las infraestructuras, como revestimientos de cables, tuberías etc. Tiene que realizarse una eliminación total del amianto de cada centro, no parcial. En principio la estimación de 220 centros nos parece pequeña, nuestra auditoría solo en la provincia de Málaga encontró 33 centros que a simple vista tenían estructuras externas con amianto. Pensamos que si la auditoría es completa van a aparecer más de 220 centros. También hay que tener en cuenta que existen muy pocas empresas en Andalucía que puedan ofrecer garantías de que se realice un proceso de retirada del amianto correcta. Un mal proceso de retirada puede ocasionar problemas.

¿QUÉ problemas pueden ser éstos?
Es importante que no se produzcan roturas del material que contenga amianto. Por ejemplo, en tres casos que hemos seguido con atención este proceso no se realizó correctamente. Hablamos del cine Andalucía de Málaga, el Teatro Maestranza de Sevilla y en la antigua fábrica de uralitas de la capital hispalense. Cuando estructuras de uralita se rompen, arrojan partículas de amianto que son nocivas. El proceso debe llevarse a cabo en periodos en los que los centros no tengan actividad. Por eso pedimos más tiempo para el desarrollo del plan y más dotaciones económicas.

¿CÓMO piensan que se va a llevar a cabo este plan de Junta de Andalucía?
Parece evidente que se va a comenzar por los centros que tienen más de 40 años y en los que a simple vista haya estructuras que se ven deterioradas. También aquellos centros cuyas AMPA han hecho seguimiento y están concienciadas con el problema. Puede ser que estos centros sean los primeros en los que se ponga a funcionar el plan. Por eso es importante que todas las AMPA, la asociación Amianto Cero y los medios sigan insistiendo en la cuestión para que el programa llegue a todos los centros.

EN
relación a esto, el camino que lleva usted desarrollado en el asunto es bastante largo.
Para hacerse una idea, no solo yo, sino toda la asociación Amianto Cero llevamos involucrados en la lucha contra el amianto desde 2007. He asistido como corresponsal de
EL OBSERVADOR a tres juicios a nivel europeo, dos en Turín y uno en Roma contra el magnate suizo del amianto Stephan Schmidheiny. He escrito multitud de artículos en esta revista, sobre un tema que al principio no interesaba a ningún medio, esta revista ha sido una excepción. Hoy se puede decir que tras varios años de trabajo contra el amianto en general y dos años de trabajo en el tema del amianto en los colegios de Andalucía se ha dado este importante paso. Hay que continuar con este trabajo. A nivel nacional existe el mismo problema. Solo nos consta que en Valencia se propusieron algunas pequeñas medidas que no se han llevado totalmente a cabo. Este plan, que, gracias al esfuerzo de las AMPA, la asociación y medios como el vuestro se va a llevar a cabo por parte de la Junta, es pionero y un paso de gigante. Es muy importante que continúe la lucha por la erradicación del amianto de nuestras vidas.

PUEDE ver aquí una información relacionada con esta publicación:
- 04/07/16 Educación dice que los colegios de la provincia con amianto son el 3% de toda Andalucía. La plataforma Amianto Cero inspeccionó 80, y 23 tenían este peligroso material. La Junta hace política cosmética

PUEDE
 ver aquí anteriores artículos de opinión de Paco Puche:
- 20/05/16 Amianto y los Valores Límites Ambientales (VLA): un concepto trampa
- 06/04/16 “Liberar de amianto los colegios”. El ecologista Paco Puche dota de fundamentos científicos y epidemiológicos una campaña por comenzar contra la presencia de la uralita en centros educativos