Cintia: “Ante mi desesperación me lancé a la calle, iba a hacer una huelga de hambre, con tres niños chiquitos, la verdad es que estaba desesperada no, lo siguiente. He estado llamando, mandando escritos y nadie me hacía caso”

Para el sindicato CGT, que ha apoyado a Cintia, “con el ejemplo de la compañera Cintia ante su extrema situación de terror vital se evidencia que la lucha y la denuncia pública es el único camino para que se respeten nuestros derechos”


23/02/21. 
Sociedad. Cintia ha conseguido, tras dos días de protesta en las puertas de la delegación de la Seguridad Social en Málaga, que resuelvan a su favor su solicitud para el Ingreso Mínimo Vital. Según Cintia “lo he pasado fatal pero al final lo he conseguido.  He estado llamando, mandando escritos y nadie me hacía caso. Luego me fui allí a la puerta a protestar y al segundo día me hicieron caso, y me...

...lo han resuelto de urgencia, porque tengo tres hijos y cero ingresos”. Es una información de EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com.

Cintia, de 34 años y con tres hijos de 17,14 y 13 años, se encontraba al límite y sin ningún ingreso que les pudiese garantizar la vida. Esta paupérrima situación le llevó a sentarse a protestar a las puertas de la delegación de la Seguridad Social en Málaga, tras haber solicitado el Ingreso Mínimo Vital y no haber recibido respuesta. “Ante mi desesperación me lancé a la calle, iba a hacer una huelga de hambre, con tres niños chiquitos, la verdad es que estaba desesperada no, lo siguiente” explica Cintia.

Tras dos días de protesta, finalmente la Dirección Provincial de la Seguridad Social ha resuelto a su favor su solicitud, tras confirmar por escrito a Cintia que ya tiene resuelto su expediente y que en los primeros días de abril podrá empezar a percibir el IMV que le corresponde. Cintia ya puede respirar tranquila, “lo he conseguido, después de mucho luchar lo he conseguido”.


Cintia explica que su odisea empezó en agosto del año pasado cuando la despidieron de su trabajo por culpa de la crisis provocada por la pandemia. Entonces solicitó la prestación, “me lo denegaron porque tuvieron en cuenta la renta del año anterior, pero claro yo perdí mi empleo a causa del COVID, en agosto de 2020. Y luego lo volví a solicitar a principios de año, pero era muy próximo y se me acababa la prestación por desempleo y me quedaba con cero euros”.

Desde entonces Cintia no ha parado de luchar para poder sacar adelante a su familia. “He estado llamando, mandando escritos y nadie me hacía caso. Luego me fui allí a la puerta a protestar y al segundo día me hicieron caso, y me lo han resuelto de urgencia, porque tengo tres hijos y cero ingresos. Lo he pasado fatal pero al final lo he conseguido”, explica.

Desde el sindicato CGT, que ha apoyado a Cintia, son “conscientes de que Cintia no es un caso aislado ante lo tortuoso y desastroso del IMV y la flagrante falta de plantilla en la Seguridad Social que provoca la ralentización de estas ayudas, que no por insuficientes y con excesos de burocracia, deben acelerarse para atender situaciones de urgencia de supervivencia como la esta joven madre hasta que podamos conseguir la implantación de la Renta básica de las Iguales RBISl”. Además consideran que “con el ejemplo de la compañera Cintia ante su extrema situación de terror vital se evidencia que la lucha y la denuncia pública es el único camino para que se respeten nuestros derechos, por lo que desde CGT Málaga animamos a la ciudadanía que padezca situaciones similares a dejar los sofás y las quejas en las redes sociales pasando a la acción”.

Por último, desde el propio sindicato han comenzado una recogida de productos que pueda contribuir a que Cintia y su familia resistan hasta el ingreso de la ayuda a principios de abril.