La empresa de la familia de Marmolejo a la que el Ayuntamiento concedió a dedo al menos 85 contratos en dos años, (ver listado AQUÍ), tiene sólo dos empleados

francisco_delatorre.jpg01/12/09. Sociedad. Cierto es que 1,9 millones de euros comparados con los 636 millones que el Ayuntamiento de Málaga tiene de deuda parecen pocos, pero al menos esa cantidad es la que se llevó por adjudicación directa en apenas dos años la empresa del cuñado del concejal del PP...

La empresa de la familia de Marmolejo a la que el Ayuntamiento concedió a dedo al menos 85 contratos en dos años, (ver listado AQUÍ), tiene sólo dos empleados

francisco_delatorre.jpg01/12/09. Sociedad. Cierto es que 1,9 millones de euros comparados con los 636 millones que el Ayuntamiento de Málaga tiene de deuda parecen pocos, pero al menos esa cantidad es la que se llevó por adjudicación directa en apenas dos años la empresa del cuñado del concejal del PP Manuel Marmolejo, con la concesión a dedo de 85 obras municipales. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com les ofrece AQUÍ el listado descubierto hasta el momento de obras concedidas a Greensur, una sociedad que sólo cuenta con dos empleados, según sus datos mercantiles. Si a este caso se le suma el de la empresa Teconsa -que en Valencia está acusada de financiar al PP y en Málaga de meter facturas hinchadas al Consistorio popular- y si se repara en que al edil Marmolejo se le acusa de falsear documentos en el Club Mediterráneo, se obtiene un cuadro significativo de un modelo de gestión del dinero público en el que los ‘populares’ no salen bien parados.

REPASEMOS:
Teconsa es una de las seis constructoras implicadas en el caso Gürtell que, según un informe de la Unidad Central de Delincuencia Económica de la Policía Nacional, financiaban al Partido Popular en Valencia, a través de los pagos que realizaban a la empresa de Álvaro Pérez ‘El Bigotes’, Orange Market.

marmolejo_delatorreA esta misma empresa el Ayuntamiento de Málaga le concedió por 4,38 millones de euros las obras de la carretera Azucarera-Intelhorce, la mayor de todas las actuaciones del llamado Plan Zapatero para crear empleo. Teconsa subcontrató los trabajos a seis empresas. Una de ellas denunció que las facturas que Teconsa pasaba al Ayuntamiento de la capital estaban infladas; que se estaban cobrando actuaciones que no se habían hecho o multiplicando por diez el coste de los trabajos realizados. La Fiscalía de Málaga ha apreciado que existen indicios de falsedad en documento mercantil y de estafa y ha derivado la investigación de los hechos al Juzgado de Instrucción nº 3 de la ciudad.

EL concejal del Ayuntamiento de Málaga que ha dado explicaciones por este caso ha sido el responsable del área de Polígonos, Manuel Marmolejo, a la par vicesecretario de Acción Electoral y Formación del Comité Ejecutivo Partido Popular de Málaga. Por su parte, el alcalde, Francisco de la Torre, ha dicho que no hace falta crear una comisión de investigación que aclare lo ocurrido.

MARMOLEJO ha ganado notoriedad en los últimos días porque se ha descubierto que en apenas dos años la empresa de su cuñado, Greensur Proyectos y Obra S.L, (creada en agosto de 2003, tan sólo un mes después de que este edil fuera nombrado cargo de confianza del PP en el Distrito Centro de Málaga), se ha beneficiado de 85 contratos a dedo del Ayuntamiento de Málaga (ver listado AQUÍ) sólo en trabajos contratados por los distritos. Es decir, falta por saber si la empresa también ha participado en concursos y procedimientos negociados y si ha sido contratada por otras áreas o empresas municipales. Es de temer que los dos millones de euros sean parte y no todo el dinero público facturado por la empresa al consistorio de la capital.

PARA el alcalde Francisco de la Torre “el tema tiene una escasa entidad desde el punto de vista presupuestario”, y apelando a la “buena fe” de su edil se niega a destituirle porque según él, Marmolejo ha actuado con “desconocimiento”.

HAY que tener en cuenta, por otra parte, que el censor de cuentas del Real Club Mediterráneo, Vicente Ramos, ha acusado públicamente a Manuel Marmolejo de falsear documentos de dicha entidad. “Las actas -del Club Mediterráneo- de los años 2003 en adelante se habían rehecho en libro sellado el 12 de junio de 2007. Manuel Marmolejo Setién firma desde el 2003 como secretario, incluso firma actas con posterioridad a su dimisión, ya que todas las actas las firmó a la vez con el mismo bolígrafo en diciembre de 2007”, señala el censor.

CON esta visión de conjunto llega la hora de las consideraciones. Consideración primera: Aquí no dimite “ni el Tato”, como diría Rajoy. Da igual que, como es el caso, esté claro que no se ha respetado la Ley de Procedimientos Administrativos. Consideración segunda: Aunque alguien dimita la empresa del cuñado de Marmolejo se ha forrado en apenas cinco años de vida gracias a cómo se han repartidoejecutiva_pp_malaga los fondos públicos y nadie va a devolver ese dinero. Cientos de empresas de jardinería de la provincia han sufrido agravio comparativo porque no contaban con ningún cuñado en el equipo de gobierno municipal. Consideración tercera: Si Marmolejo no conocía la Ley es un incompetente, si la conocía y actuó de esta guisa, mal pinta la cosa. Consideración cuarta: Si el alcalde de Málaga no conocía que su concejal incumplía la Ley es un incompetente, si lo sabía y lo ha permitido peor pinta la cosa. Consideración quinta: ¿A cuánto tiene que ascender el dinero otorgado a dedo a la empresa de Marmolejo para que deje de tener “escasa entidad presupuestaria”? Consideración sexta: La sensación de impunidad que rodea a los políticos del PP malagueño es proporcional a la falta de respeto que demuestra el alcalde a los ciudadanos con explicaciones como las que ha ofrecido.

CONSIDERACIÓN séptima y última: En el Comité Ejecutivo Provincial del PP hay tres cargos sospechosos por cómo reparten los contratos públicos que dependen de sus áreas. El primero es el presidente, Elías Bendodo, que concedió un concurso a una empresa de las tres que presentó el mismo administrador, que resulta que era amigo de su director de área. El segundo es el vicesecretario de Organización Territorial, Francisco Oblaré, que cuando era director del Distrito de Campanillas otorgó también a dedo decenas de contratos menores a cuatro empresas, una de las cuales era de un consejero político del PP. Y el tercero es Manuel Marmolejo del que ya hemos hablado. Por todo ello estamos en nuestro derecho a preguntarnos hasta que punto están separadas estas adjudicaciones -y las que no han salido a la luz pública- de la financiación del Partido Popular en Málaga.

PUEDE ver aquí la anterior noticia relacionada con esta publicación:
- 30/11/09 Prueba de agudeza visual. Adivinen en esta FOTO qué edil “asume la responsabilidad” de enriquecer a la empresa de su cuñado con 85 obras municipales otorgadas a dedo por 1.900.000 euros