Las obras en este lugar continuaron sin licencia, según los vecinos. A la inauguración fueron ediles del Ayuntamiento para “agradecer” al negocio “su labor”

17/07/14. Sociedad. El restaurante Blankko sigue causando polémica y malestar entre los vecinos de la barriada de Torremuelle, en Benalmádena. Ha ‘encerrado’ a la emblemática Torre Vigía de la zona, un bien de interés cultural, y ahora organiza conciertos en su terraza con permiso del Consistorio, que ignora las quejas ciudadanas. Uno de los residentes ha perdido un ojo: el año pasado fue golpeado, según aseguran desde la asociación, por los dueños del local, aunque aún no hay fecha para el juicio.

EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com se hace eco de los problemas que estos ciudadanos tienen con este negocio privado.

BLANKKO trae a los vecinos de Torremuelle, este barrio de Benalmádena oeste, por el camino de la amargura, y no solo por los conciertos en directo que celebra en su terraza. Lo hace desde el año 2011, cuando comenzaron unas obras para ampliar su recinto y para ello taló unos cipreses y trasladó el muro que separaba el negocio de la característica Torre Vigía de la zona, catalogada como Bien de Interés Cultural. Las reformas se prolongaron a lo largo de este año y en 2012 se personaron inspectores de Urbanismo en la zona tras recibir la queja de varios vecinos. Los inspectores del Ayuntamiento paralizaron las obras del restaurante cautelarmente, según explican los vecinos, por carecer las mismas de licencia. En marzo de este año, el expediente para conceder esta licencia continuaba en trámite, pero eso no significa que las obras del negocio hayan frenado.

EL restaurante abrió en agosto del año pasado, y a la inauguración acudieron tres concejales del Consistorio del municipio malagueño, que está gobernado por el Partido Popular. La regidora, Paloma García Gálvez, no pudo acudir, pero mandó en su representación a la edil de Vías y Obras, Concha Cifrián, en cuyo discurso, según aseguran los residentes molestos con este negocio, se agradeció “la buena labor” de la familia propietaria del mismo. Junto a Cifrián también acudió la edil de Cultura, Yolanda Peña, y el concejal de Turismo, Juan Adolfo Fernández. Toda esta información ha sido publicada por los vecinos que pertenecen a la asociación en el blog Torremuelle Información (AQUÍ), donde lamentan que el Consistorio agradezca la “buena labor” a “señores que se saltan y se ríen de la burocracia y hacen barbaridades en una zona histórica-artística”.

LA polémica va más allá de los graves hechos que los vecinos denuncian (las obras continúan sin la licencia del Ayuntamiento y este, lejos de incoar un expediente, acude a la inauguración y felicita a los dueños del inmueble “su labor”). El mismo agosto de 2013, antes de la inauguración de Blankko, un vecino denunció a sus propietarios. Aseguró que había recibido una brutal paliza de ellos mientras unos empleados que trabajaban en las reformas le sujetaban. Este vecino ha perdido un ojo y todavía se está a la espera de un juicio, que la asociación confía en que sea después de verano. Este mismo mes se pintó una rotonda anexa al restaurante de blanco, siguiendo los colores corporativos del negocio, que pretenden emular el ambiente de las playas de Ibiza.

A finales de 2013 el restaurante cerró el acceso a la Torre Vigía, monumento histórico, mediante cordones y puertas. Los cordones, según explican desde la asociación de vecinos, ya han desaparecido. Las puertas no. Y añaden, en su blog, que estos cierres se han realizado sin solicitar la autorización ni del Ayuntamiento ni de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía en Málaga, algo esencial al tratarse de un inmueble protegido.

LOS excesos de ruidos ocasionados por conciertos en la terraza del restaurante son un añadido más de este establecimiento que los vecinos tienen que soportar. Estos conciertos se vienen celebrando desde este verano y cuentan con la autorización del Ayuntamiento de Benalmádena. Los vecinos se han quejado al mismo y han llamado en repetidas ocasiones a la Policía Local, pero el pasado sábado 12 tuvo lugar de nuevo otro concierto (ya van dos en lo que va de mes), lo que los vecinos entienden como una mofa.

LEA la información completa y pormenorizada sobre el conflicto del restaurante Blankko y los vecinos de Torremuelle en esta cronología elaborada por la asociación. Pinche AQUÍ. Puede leer el blog de la asociación para conocer otros frentes abiertos contra este negocio, pinche AQUÍ.

PUEDE leer aquí anteriores artículos relacionados con esta publicación:
- 21/01/14 La asociación de vecinos de Torremuelle, en Benalmádena, denuncia la existencia de dos vertederos ilegales en un parque público sin que las autoridades lo eviten
- 10/01/14 Una asociación de vecinos denuncia una “sistemática campaña de censura en la página oficial y pública del Ayuntamiento de Benalmádena en Facebook”