La campaña nace después de que Elías Bendodo (presidente de la Diputación, PP) anunciase una pasarela que afecta al anidamiento de aves protegidas en este paraje

19/12/14. Sociedad. La asociación Torre Vigía, en defensa del patrimonio malagueño, ha recabado en menos de un mes (apenas 27 días) más de 40.000 firmas de todo el país. Quiere convertir, como ya explicó EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com, la desembocadura del Guadalhorce en un “gran Parque Natural”. La campaña arrancó después de que el presidente de la Diputación...

...de Málaga y del Partido Popular provincial anunciase el proyecto para levantar un puente sobre este paraje. La Sociedad Española de Ornitología (SEO-Birdlife) advirtió que esto afectaría gravemente al anidamiento de aves, algunas de ellas, según ha sabido este medio, protegidas. Torre Vigía ya ha remitido una serie de cartas a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y a los Ayuntamientos de Málaga y Torremolinos, cuyos municipios lindan con el río.

SE trata de la campaña de firmas proyectada a la provincia de Málaga con más respaldo recabado. En apenas nueve días lograron cerca de 10.000 apoyos. Después, el ritmo solo fue subiendo, y la cifra se ha disparado. El pasado miércoles, Torre Vigía alcanzó a medio día las 37.500 firmas. Ayer por la mañana, apenas unas horas después, ya lindaba las 43.000. Una persona secunda el manifiesto de Torre Vigía cada dos o tres minutos, de forma aproximada, según se aprecia en la propia web Change.org (AQUÍ).

LOS
firmantes, sin embargo, no son sólo de Málaga. Los apoyos proceden de distintas autonomías. Desde Barcelona, Valencia, Elche, el Puerto de Santa María o Madrid. También hay de Málaga, por supuesto, pero no solo de la capital o de Torremolinos, los municipios más afectados.

A principios de mes, y en vista del masivo respaldo conseguido, el colectivo Torre Vigía remitió por escrito y a través de registro la solicitud para que las administraciones trabajasen y convirtiesen la desembocadura en un gran Parque Natural. La carta abierta es la firmada, y se envió a los alcaldes de Málaga y Torremolinos (Francisco de la Torre y Pedro Fernández Montes) y a la consejera de Medio Ambiente, María Jesús Serrano.

EL escrito remitido a las administraciones es ambicioso, y en la línea de lo que los portavoces de Torre Vigía confirmaron a esta revista hace semanas, cuando informó en primicia sobre el éxito de esta campaña. Entonces (ver Más de 9.000 firmas en 8 días para convertir la desembocadura del río Guadalhorce en Parque Natural. El colectivo Torre Vigía, en defensa del patrimonio, logra un apoyo masivo de los malagueños) los promotores de la campaña ya plantearon “la oportunidad de convertir el minúsculo paraje natural en todo un gran parque que conecte la desembocadura del Guadalhorce con la sierra de Churriana, atravesando el campamento Benítez y pasando por los últimos tramos de costa sin edificar, como son Arraijanal y la Cizaña”. “Mientras río arriba, gracias a la repoblación de sus márgenes, ya empieza a ser factible conectarlo con el parque Natural del Torcal de Antequera”.

EN
esa línea es el texto enviado a las autoridades. “Pedimos a las administraciones implicadas que atiendan esta petición popular y trabajen al unísono por la creación de un gran Parque Natural que una la desembocadura del Guadalhorce a los terrenos aún sin urbanizar de Arraijanal y la Cizaña entre otros, además de crear corredores ecológicos que a lo largo del río que lo conecten con el Torcal de Antequera y a través del Campamento Benítez con las sierras de Churriana y Mijas. Un proyecto ambicioso pero muy sencillo y económico que mejoraría notablemente la calidad de vida de todos los ciudadanos de Málaga y Torremolinos, y que además ayudaría a cambiar la imagen de la Costa del Sol, asociada en exceso al hormigón y al turismo de masas. Y es que la creación de un gran Parque Natural sería un enorme revulsivo que incentivaría la creación de empleos de calidad relacionados con el turismo sostenible y las actividades medioambientales además ayudaría a paliar el problema de estacionalidad de nuestra industria turística”.

LA
campaña responde así a las intenciones de Bendodo, que pretende conectar la senda litoral (el nuevo y electoralista macroproyecto de la Diputación, un corredor para peatones que cruza toda la Costa del Sol y que ya ha ocasionado daños en las dunas de Mijas) mediante una pasarela que recorra toda la desembocadura del río. La Sociedad Española de Ornitología, SEO-Birdlife, advirtió que esto podría afectar al anidamiento de especies en la zona. Juan Carlos Quiñones, ambientólogo, recuerda a esta revista que el régimen de protección del espacio (un paraje natural de 67 hectáreas) no contempla, en la legislación, el “uso masivo recrativo”. Quiñones también remarca que la malvasía cabeciblanca, una de las especies más emblemáticas de la desembocadura, también se vería “muy perjudicada”. Una de las lagunas que sortearía la pasarela constituye el 30% de la población reproductora de esta especie en Andalucía. El ave, además, está en peligro de extinción.

PUEDE
leer aquí un artículo relacionado con esta publicación:
- 02/12/14 Más de 9.000 firmas en 8 días para convertir la desembocadura del río Guadalhorce en Parque Natural. El colectivo Torre Vigía, en defensa del patrimonio, logra un apoyo masivo de los malagueños
- 22/05/13 Málaga contabiliza la desembocadura del río Guadalhorce y el PTA como zonas verdes para falsear los datos de sostenibilidad