Exigirán responsabilidades. “Si el proyecto aprobado ya era insuficiente, la ejecución ha sido nefasta, y dejar las obras a la mitad supone una gran chapuza”

13/01/15. Sociedad. Izquierda Unida llevará el tema de las obras inacabadas en la desembocadura del Guadalmedina a la próxima Comisión Especial de Transparencia del Ayuntamiento de Málaga, que tendrá lugar el 4 de febrero. La actuación fue adjudicada a Obrascón Huarte Lain (OHL) y pretendía acabar con los malos olores de esta zona del río. Según IU, el proyecto inicial ya era insuficiente. El portavoz...

...de este partido en la Casona, Eduardo Zorrilla, criticó que, además, “la ejecución ha sido nefasta y dejar las obras a la mitad supone una gran chapuza”. El concejal de Ordenación del Territorio Francisco Pomares (PP) defendió el mes pasado que “que se hagan 250 metros o 170 es lo de menos, siempre que se cumpla el objetivo” (acabar con el hedor que lleva años fatigando a los vecinos de la zona). Por este motivo, EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com presentó una denuncia ante Fiscalía, por considerar que el edil podría incurrir en un delito de prevaricación omisiva, y en otro de omisión de perseguir delitos, ya que, tal y como señalaba el texto remitido al fiscal, existe “una obligación legal de actuar cuando una concesionaria no ejecuta la obra adjudicada y cobrada”.

IZQUIERDA Unida señala, a través de su portavoz municipal, Eduardo Zorrilla, que “ejecutar el proyecto completo indica un importante sobrecoste, ya que con el presupuesto por el que se adjudicó no se avanza más allá de donde está la presa que retiene el agua de la desembocadura, pasado el Centro de Arte Contemporáneo (CAC) y a medio camino entre los puentes de la Misericordia y del Carmen”. “En conclusión, si el proyecto aprobado ya era insuficiente para resolver los problemas, la ejecución ha sido nefasta y dejar las obras a la mitad supone una gran chapuza, en tanto que no se soluciona nada pese a gastar 470.000 euros de dinero público”. Según el concejal de la oposición, esto “tendría que ser motivo de reflexión de cómo gestiona el alcalde, Francisco de la Torre, los fondos de los malagueños”.

OHL se quedó con este proyecto por el cual recibió, como indica Zorrilla, casi 500.000 euros públicos. Sin embargo, tal y como reveló el propio grupo de la oposición en una rueda de prensa, las obras proyectadas no se correspondieron con el trabajo ejecutado. La licitación contemplaba actuar “sobre una superficie de lámina de agua de 260x50 metros”, y la privada ha trabajado al final sobre 170 metros. IU habla de sobrecostes, aunque en esta intervención también han tenido lugar retrasos. El proyecto contemplaba dos meses como plazo de ejecución, si bien ha ocupado casi cinco. Las obras requerían el uso de unas máquinas succionadoras que retiraban el lodo estancado, y uno de estos aparatos se estropeó.

A pesar de los retrasos y sobrecostes, que Zorrilla no ha tardado en calificar de “chapuza”, el edil de Urbanismo despreció la situación y quitó hierro al asunto. Defendió que el metraje intervenido “es lo de menos”. “Que se hagan 250 metros o 170 es lo de menos, siempre que se cumpla con el objetivo”, que para él es eliminar estos malos olores. El problema es que esta intervención no convenció a los vecinos ni en sus inicios, que ya señalaron en diversos medios locales que el cauce intervenido era “insuficiente” para paliar el hedor que sufren.

ESTA revista remitió un escrito al Fiscal Jefe de Málaga por la posibilidad de que la obra no terminada constituya un fraude a la administración o un delito de falsedad en documento oficial. Pero este escrito también señalaba a responsables políticos. Pomares
podría incurrir en un “delito de prevaricación por omisión dolosa o imprudente”, tal y como se recoge en el Código Penal. La denuncia remachaba que existe una “obligación legal de actuar cuando una concesionaria no ejecuta la obra adjudicada y cobrada” e incide en que los responsables políticos del Ayuntamiento malagueño, entre ellos el propio Pomares, también podrían haber cometido un delito “de omisión del deber de perseguir delitos”.

EL asunto todavía no ha tenido más reacciones más allá de la de IU, que lo llevará de nuevo a los organismos municipales. Esta vez, a la Comisión de Transparencia. Zorrilla e IU instarán al equipo de Gobierno municipal del PP a informar sobre las obras de la desembocadura, y volverá a exigir responsabilidades al alcalde, Francisco de la Torre, por “el fracaso, la mala gestión y los sobrecostes”.

PARA Zorrilla, “la solución definitiva pasaría por ejecutar una de las fases del parque fluvial como se contemplaba en el proyecto ganador del concurso de ideas del Guadalmedina”. "Se trata de una propuesta viable desde el punto de vista técnico y científico, que está avalada por expertos", señaló el sábado a la agencia Europa Press.

PUEDE leer aquí un artículo relacionado con esta publicación:
- 11/12/14 EL OBSERVADOR denuncia ante la Fiscalía al concejal Pomares y a Urbanismo por sus actuaciones en las obras inacabadas para atajar el mal olor en la desembocadura del Guadalmedina