El Gabinete censura sistemáticamente a esta publicación negando respuesta e información. El derecho a la información es un derecho fundamental que se recoge en la Constitución. La última cuestión sin contestar, sobre La Casa Invisible

20/02/15. Sociedad. Esta revista remitió antes de ayer un correo al Gabinete de Comunicación del Ayuntamiento de Málaga, un departamento dependiente directamente de la Alcaldía y que dirige Jesús Espino. Todavía no hay respuesta del e-mail, motivo por el cual ayer EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com presentó en el registro municipal un documento remitido al secretario de la corporación, Venancio...

...Gutiérrez Colomina. El escrito solicita la información que desde el Gabinete de Comunicación de Espino se censura, al tiempo que se pide un cambio de aptitud a este departamento. El escrito remitido adjunta un anexo con más de treinta folios de correos electrónicos sin contestar, que se han ido remitiendo constantemente al Ayuntamiento de Málaga a lo largo de los últimos doce meses, en las últimas ocasiones sin esperanzas.

SON decenas los correos incontestados por el Ayuntamiento malagueño, motivo por el cual esta revista ha presentado en el registro municipal un documento remitido al secretario de la corporación, Venancio Gutiérrez Colomina. El escrito solicita la información que desde el Gabinete de Comunicación de Espino se censura, al tiempo que se solicita un cambio de aptitud a este departamento. Jesús Espino censura sistemáticamente toda información que desde el Consistorio se pueda remitir a esta revista, lo que viene sucediendo desde hace más de un año. El anexo presentado incluye decenas de páginas con multitud de correos electrónicos sin contestar. Muchos, sobre el tema de La Casa Invisible. Otros tantos, sobre las polémicas en la Banda Municipal, en ferias de animales que acoge el Palacio de Ferias y Congresos, sobre las reformas del ático de Banderas en el entorno de la calle Alcazabilla, etc. Son decenas de temas los que esta revista se ve abocada a tratar sin contar con la información oficial.

EL último correo electrónico sin contestar contaba con un par de preguntas sencillas de responder sobre La Invisible, un asunto sobre el que el Ayuntamiento viene pegando patadas adelante a fin de evitar afrontarlo. Lo que se pedía era una valoración por parte del Consistorio sobre la recaudación de 20.000 euros por parte de los activistas y miembros de la Fundación de los Comunes, que gestionan este espacio. Ellos aseguran que la inversión es para realizar las reformas necesarias con el fin de que la casa vuelva a poder abrir para “actividades de concurrencia pública”. Por este motivo, también se solicitaba al Ayuntamiento información sobre cuándo y cómo se ejecutarían estas obras, y a nombre de quién se expediría la licencia. Como es habitual, no hay respuesta. El equipo del alcalde Francisco de la Torre (PP) sigue eludiendo hablar de la situación de este centro okupado. Mantiene que en el inmueble deben ejecutarse mejoras, pero todavía no concreta si el colectivo que lo ocupa ahora mismo (la Fundación de los Comunes) seguirá allí gracias a adjudicación directa o la gestión de este lugar se abrirá a concurso público.


SOBRE
La Invisible, esta revista ha remitido decenas de correos preguntando sobre la situación de esta problemática, irregular desde 2012, momento en el que expiraba un protocolo de intenciones firmado entre la administración local y los activistas que okupan el inmueble. La polémica estalló cuando el pasado 23 de diciembre un demoledor informe de Urbanismo instaba a la policía a clausurar este centro okupa, dado que los funcionarios de la Gerencia habían detectado deficiencias en materia de seguridad.

EL requisito fundamental del protocolo de intenciones era que surgiese una fundación, lo que ahora es la Fundación de los Comunes, para dotar de personalidad jurídica al centro ocupa. El patronato de la fundación está presidido por Metrolab, una asociación malagueña en la que Santiago Fernández Patón o Juan Díaz tienen cargos, y que ha llegado a pedir subvenciones y recibirlas (aunque en el vídeo que se ha usado para solicitar fondos para La Casa Invisible se niega). Hay otras dos asociaciones, como CARTAC o Latitud Málaga, que forman parte de ese “disco duro” de La Invisible. Aunque los activistas cumplieron creando la fundación, el Ayuntamiento obligó a la irregularidad a los ocupas, cuando comenzó su particular política de patada adelante y no ver el problema.

LA Casa Invisible surgió cuando un grupo de ciudadanos malagueños ocupa el inmueble de calle Nosquera números 9 y 11 hace casi ocho años, en 2007. Lo que parecía un proyecto autogestionario acabó deformándose en lo que es hoy: un espacio transversal y multidisciplinario al que se le podría sacar mucho más partido, en el que participan varios colectivos y artistas o ciudadanos a título individual, generalmente sin saber cómo se gestiona este centro okupado. No en vano, varios activistas han señalado a esta revista la existencia de lo que llaman “el disco duro” de La Invisible, donde personas han cogido peso en la asamblea de gestión del centro, y se han erigido como unos cabecillas. Ahora son estos cabecillas (Nicolás Sguiglia, Isabel Torralbo, Santiago Fernández Patón, Juan Díaz, etc) algunos de los nombres que trepan en Podemos Málaga, y en última instancia muchos de los promotores de la ruptura de la plataforma Ganemos en noviembre del año pasado (la asamblea se fracturó en dos, en una que apoyaba Izquierda Unida y en una segunda Ganemos respaldada por esta ‘casta’ de activistas, a través del colectivo Movimiento por la Democracia, con el apoyo de EQUO, entre otras formaciones).

EL edificio que ocupa La Invisible es de titularidad municipal, fue expropiado un año antes de su toma por los activistas, y el justiprecio fijado por los tribunales a finales del año pasado se eleva a los más de 3 millones de euros. Esa es la cantidad que el Ayuntamiento tendrá que pagar a sus anteriores propietarios por un centro que no puede usar.

PUEDE consultar aquí otras noticias relacionadas con esta publicación:
- 05/02/15 DOSSIER (2). El conflicto entre La Casa Invisible y el Ayuntamiento de Málaga entra en una nueva fase. Lea el informe técnico que motivó la clausura del centro okupado el mes pasado
- 14/01/15 DOSSIER (1). EL OBSERVADOR denuncia al alcalde de Málaga ante la Fiscalía por mantener una actitud ‘no legal’ hacia La Casa Invisible. ¿Obligará esto a Francisco de la Torre a definir su postura sobre el centro okupa?
- 12/12/14 La Invisible, un año más en punto muerto. El Ayuntamiento de Málaga no negocia con la fundación privada que okupa el inmueble de calle Nosquera, a pesar de que puede hacerlo desde hace un año
- 17/03/14 Un grupo de 20 fascistas que ‘dicen’ ser activistas sociales y cercanos a la Casa Invisible, acorralan, agreden y amenazan a un redactor de EL OBSERVADOR por publicar algo que no querían que se publicase... por hacer periodismo, vamos…
- 17/03/14 EL OBSERVADOR denuncia en Comisaría y más tarde en el Juzgado las amenazas contra uno de sus redactores, perpetradas por activistas cercanos al centro social La Casa Invisible
- 13/03/14 Crónica de una ‘okupación’ fracasada. La Invisible y activistas universitarios se enredan durante un mes discutiendo qué hacer con una instalación del campus de Teatinos que querían 'okupar'... para nada. Ya estaba allí la UMA
- 28/01/11 La expropiación municipal del edificio de la Casa Invisible, pendiente de la decisión de un juez, puede llegar a costar seis millones de euros

- 25/01/11 Criticar el convenio firmado entre la Casa Invisible y el Ayuntamiento convierte a esta revista en “mentirosa y vendida al mejor postor” según la intransigencia del ‘Padre Padrone’ de dicho centro, Nicolás Sguiglia
- 20/01/11 La Casa Invisible entra en un periodo de incógnitas: ¿institución cultural absorbida por Francisco de la Torre o nueva fase política del espacio alternativo?
- 18/01/11 Una negociación secreta capitalizada por tres asociaciones creadas en 2008 neutraliza el carácter contestatario de la casa ‘okupada’ de calle Nosquera 11, que ya no será más invisible
- 19/12/08 Calle Nosquera 9 - 11, ‘el aleph de Málaga’ en el que todo cabe: una casa okupa, un centro de emprendedores fantasma con financiación municipal y una fundación con los líderes locales del Partido Popular

- 15/03/07 Málaga No Se Vende reúne hoy en el nuevo Centro Social de calle Nosquera a plataformas ciudadanas de toda Málaga para analizar los planes de ordenación urbanística en proyecto
- 13/03/07 Más de un centenar de personas recupera el edificio de calle Nosquera 11 como nuevo Centro Social y Cultural ciudadano en Málaga
- 09/03/07 El Festival de Cultura Libre comienza hoy en Málaga como contraposición al Festival de Cine y a la “falta de espacios de gestión ciudadana”