Ni recuperación de solares, ni ríos, ni carriles bici, ni azoteas verdes. Málaga no es una ciudad inteligente como pretende su Ayuntamiento, y se aleja de su definición

12/01/15. Urbanismo. El Ayuntamiento de Málaga insiste en convertir a la capital de la provincia en una ‘smart city’, en una ciudad inteligente, una definición en boga a veces difícil de entender. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com rescata nueve ejemplos de este tipo de urbes. Las ciudades que siguen al menos uno de ellos son decenas, pero Málaga no es una. Los ejemplos fueron publicados...

...en Verne, un portal del diario El País, y los logros conseguidos por esas urbes no solo son emulados por el Gobierno municipal, sino que en algunos casos es el Ayuntamiento el que propone cuestiones diametralmente opuestas. Ni incentivos a ciclistas, ni carriles bici inteligentes, ni techos verdes obligatorios, ni barrios veinte minutos… Así es la Málaga inteligente del PP.

EN este artículo (AQUÍ) Verne se refiere a nueve ejemplos que decenas de ciudades de todo el mundo han seguido para convertirse en ‘ciudades inteligentes’, un concepto que como afirma el portal, “ha tomado fuerza”. “Este modelo de ciudades vendría a ser la solución a las metrópolis superpobladas. Bajo este paraguas todavía en revisión han surgido proyectos de todo calado para mejorar la vida en las ciudades y algunas han tenido éxito”. A continuación, lea los nueve ejemplos. Podrá reflexionar sobre cómo el Ayuntamiento de Málaga incumple en mayor o menor medida cada uno de ellos.

Los domingos sin coches de Yakarta


“INDONESIA da un respiro de valor incalculable a su principal ciudad una vez por semana al prohibir el tráfico a los automóviles por el centro de la ciudad. Desde 2007, la ciudad asiática cierra sus vías principales al transporte particular desde las 6:00 de la mañana para tratar de incentivar el uso de la bicicleta y las actividades físicas al aire libre en unas avenidas que normalmente están muy congestionadas”. El primer edil de Londres, Boris Johnson, estudia sumar la iniciativa a la capital inglesa.

EN
Málaga el tráfico rodado sigue a la orden del día. Hay vías en las que el tráfico, además, no está calmado, e incluso en el Centro Antiguo hay cedas poco respetados (como el de calle Madre de Dios con la Plaza del Teatro) que suponen un grave peligro para los viandantes en una zona que es eminentemente peatonal. Además, las obras del metro han congestionado en incontables ocasiones el distrito Centro, por no hablar de los cortes de tráfico en fechas especiales (Cabalgata de Reyes, Semana Santa) que hace la zona casi impracticable, con atascos diarios y una desconexión casi total del oeste y el este de la ciudad.

Incentivos a ciclistas en varias ciudades europeas


“VARIAS ciudades de Alemania, Bélgica, Dinamarca, Gran Bretaña y Países Bajos ya ofrecen algún tipo de estímulo a los que se animen a usar este transporte diariamente como ayudas para la compra de bicicletas nuevas. Los últimos en unirse a esta lista han sido los franceses, que preparan un plan para que las empresas den bonificaciones a los empleados que acudan a trabajar en bicicleta a cambio de exenciones fiscales”.

EN
Málaga la red de carriles bici (de la que luego se volverá a hablar) es pobre y escasa, sinuosa, con tramos rebaladizos y algunos estrechos y peligrosos. Así lo han denunciado colectivos de ciclistas como Ruedas Redondas. El Ayuntamiento ha recibido, además, como pago en especie de una deuda que le mantiene la empresa CEMUSA, la instalación de un parqué de bicicletas públicas en alquiler. Sin embargo, los problemas del servicio son diarios, con estaciones de bicicletas ocupadas, o bicis muy deterioradas. Cuando no falla ninguna de esas cuestiones, es el servicio informático y técnico el que da problemas. El único incentivo que los ciclistas tienen en Málaga para usar este vehículo es el clima.

Techos verdes obligatorios de Toronto y Copenhague


“EL modelo a seguir es Alemania, donde la tradición de los llamados ‘techos verdes’ ha hecho innecesaria la legislación. La vegetación y los huertos urbanos invaden las azoteas alemanas desde los años sesenta, medio siglo en el que han podido estudiar cómo los techos verdes absorben la humedad, moderan las temperaturas de las ciudades y las protegen de los rayos UVA, entre otros beneficios”.

URBANISMO
ve con buenos ojos esta medida, pero el Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Centro vigente lo imposibilita. En Málaga la abogada Inmaculada Gálvez intentó crear un techo verde en su domicilio, en pleno Centro Antiguo. Sin embargo, la Gerencia de Urbanismo se lo impidió alegando el Grado 1 de Protección Arquitectónica. El mismo grado que, sin embargo, tenía el número dos de la Plaza Zegrí, donde un inquilino ha hecho reformas en su azotea para instalar un casetón para un ascensor privado y una lámina de agua. ¿El inquilino? Antonio Banderas.

El SolaRoad, un carril hecho de placas solares en Krommenie, Holanda


“PAÍSES Bajos han demostrado que es posible invertir en energías renovables e infraestructura ciclista al mismo tiempo con esta vía. El proyecto, que solo tiene un mes de vida y de momento solo ha instalado unos 70 metros de vía, es capaz de generar 140 kilowatios por hora, el equivalente de 140 ciclos de lavadora, según explicó el portavoz del proyecto”.

EL
país centroeuropeo, además, cuenta con ciclovías que conectan municipios cercanos. Lo más parecido que tenemos en Málaga a esa idea es el Plan Andaluz de la Bicicleta que impulsa la Consejería de Fomento de la Junta andaluza, y que prevé crear nuevos tramos en la capital malagueña. Sin embargo, la corporación local ha puesto palos en las ruedas al proyecto alegando que no permitiría que los carriles se creasen en zonas donde los vecinos no los quieren. Los vecinos quieren aparcar, y el Consistorio dificulta la tendencia a que el peatón y el ciclista prevalezcan sobre los medios rodados más habituales de la calzada. Por no hablar de la red de carriles municipales, que encuentra referentes en ciudades cercanas como la capital hispalense. Sevilla tiene una de las redes de carriles bici mejor reconocidas del mundo. Málaga tiene un sencillo enmoquetado que vuelve a extenderse a escasos meses de las elecciones municipales.

Los barrios '20 minutos' de Portland


“SE llaman así porque consisten, sencillamente, en que todos los barrios de la ciudad dispongan de los suficientes servicios como para que cualquier ciudadano pueda satisfacer la mayor parte de sus necesidades sin tener que desplazarse más de 20 minutos caminando”.

EL
centro de Málaga, mientras tanto, se llena de franquicias. Pocos negocios quedan de otro modo en el Centro Antiguo, más cuando desde el día 1 de enero ha terminado el régimen de renta antigua que ha supuesto un aumento de las cuotas de alquiler de muchos locales y el consecuente cierre de muchos negocios. En el barrio ya no queda ni una ferretería. Sorprendentemente, muchos malagueños son, al mismo tiempo, los que tienen que bajar al Centro para poder encontrar artículos específicos en tiendas de la zona. El uso del vehículo privado o de bus en Málaga es casi indispensable. Mientras, en Portland, EE.UU., los habitantes ahorran unos 850 millones de euros al año y las autoridades hablan de beneficios ambientales por la reducción de los desplazamientos en coche.

La intervención de solares como en Zaragoza o Aguascalientes (México)

“EN
la capital aragonesa se llevaron a cabo una serie de intervenciones artísticas en algunos de los puntos que más la afeaban: sus solares. Además de mejorar desde el punto de vista estético, proporciona a los más pequeños lugares en los que jugar y a los vecinos, que participan en el “rescate”, espacios para reunirse. En el caso del parque Línea Verde del oleoducto de Aguascalientes, se convirtió un solar -no se puede edificar sobre un oleoducto- con graves problemas de inseguridad e insalubridad en un moderno parque con equipamiento para el ocio y los deportes al aire libre”.

HACE
casi un año esta revista contabilizó más de 20 calles con solares en el Centro Antiguo (ver Al menos 21 calles del Centro Antiguo tienen solares vacíos, muchos de ellos abandonados. Vecinos y empresarios, cansados: “Me han llegado a preguntar si ha habido algún terremoto”). Los únicos ejemplos remarcables de recuperación integral de algunas zonas pueden ser el de la calle Andrés Pérez, protagonizado por los empresarios que ubican sus negocios en la vía. Cerca del Centro Antiguo, en el barrio Ensanche del Muelle Heredia, el Ayuntamiento de Málaga impulsa la marca Soho con la que, de forma artificial, pretende revitalizar la zona convirtiéndola en un emplazamiento bohemio para artistas (que de momento solo atrae a ‘modernos’). Poco éxito tiene.

La recuperación de espacios contaminados como el Río Cheonggyecheon en Seúl

“ESTE
canal fue literalmente recuperado, ya que se encontraba sepultado bajo una gran autopista que había deteriorado notablemente la calidad del aire del centro de la capital coreana. Uno de los motivos de su éxito fue la participación ciudadana. Para llevarlo a cabo, los responsables del proyecto realizaron más de 4.000 entrevistas con los vecinos y comerciantes de la zona antes de comenzar las obras”.

EN
Málaga el Ayuntamiento perdió la oportunidad de percibir una subvención que sufragaría el 80% de la construcción de una plaza en Calle Camas. La plaza ha costado bastante más que un millón de euros. El fondo de ayuda, europeo, tenía como requisito indispensable contar con la participación de los vecinos. Antes siquiera de que la plaza se inaugurase, los vecinos se comenzaron a quejar de cómo estaba quedando. El Consistorio sí intentó contar con la participación vecinal para saber qué hacer con el entorno del río Guadalmedina, que además causa malos olores a los vecinos de El Perchel. Después del concurso de ideas no se supo más, no se sabe si embovedará por completo el río y las obras para solventar los malos olores ni siquiera se terminaron al completo. El Ayuntamiento de Málaga no reclamó a la empresa que finalizara las obras, motivo por el cual esta revista ha interpuesto una denuncia contra el concejal de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares. El río Guadalmedina, por el momento, no será recuperado.

El programa ‘Basura Cero’ de San Francisco

“AUNQUE
la ciudad australiana Canberra fue la pionera con su plan ‘Basura Cero en 2010’, los californianos son los que más cerca están de conseguir su objetivo para 2020. Una estricta legislación ha conseguido que se recuperen un 80% de los residuos, incluidos los orgánicos, que se convierten en compost que es vendido como abono”. “Un caso paradigmático es el de Oslo, cuyas políticas orientadas a la reducción de residuos y a su reconversión para producir energía han hecho que la ciudad noruega necesite importar basura para dar trabajo a las plantas procesadoras de basura con las que cuenta”.

EN
Málaga hay una planta que genera biogás (AQUÍ). Así se autoabastece y vende algo a la red. Pero por otro lado, se sigue externalizando el proceso de reciclaje en una sociedad capitalizada por las grandes empresas de alimentación. ECOEMBES, que dice no tener ánimo de lucro pero no deja de ser una empresa, hace contrataciones y convenios con las administraciones públicas y de este modo prevalece un modelo de reciclaje diferente al de algunos países como Dinamarca, donde, como ocurría en España hace décadas, te devuelven dinero por los envases vacíos entregados. Un modelo como el que defiende la asociación Retorna.org (AQUÍ) y que critica continuamente el monopolio de ECOEMBES. De hecho, Málaga tiene incluso externalizada su empresa de basura, Limasa, que sigue suponiendo un sobrecoste a las arcas del municipio (de 4,2 millones al año).

El Cambio Verde de Curitibá

“EL
municipio brasileño lleva varias décadas trabajando para convertir la ciudad en un lugar más habitable. Estos esfuerzos han llenado la ciudad de espacios verdes e infraestructuras para el transporte no motorizado, y han logrado que se recicle el 70% de la basura que se produce. (…). Una de las iniciativas más rompedoras es el Cambio Verde, que busca involucrar a las comunidades más desfavorecidas, ofreciéndoles productos básicos, billetes de autobús e incluso entradas para eventos sociales a cambio de sus bolsas de plástico, envases y otro tipo de basura reciclable”.

EN Málaga la suciedad está a la orden del día. Los vecinos se siguen quejando. Al mismo tiempo, la pobreza es ignorada por completo en las administraciones. La Palma Palmilla, distrito de la capital, fue señalada por la ONG Unicef como una de las zonas de Europa donde la pobreza infantil acucia de mayor manera. Unicef España emitió un spot con su campaña sobre la pobreza infantil en países desarrollados utilizando a Encarni, una cría del barrio, de la que no se supo de no ser por esta revista: la ONG española decidió atender las recomendaciones del Fiscal General y ocultar el rostro y la identidad de la menor, cuando Unicef Italia sí permitió que un adolescente diese la cara en el país mediterráneo. Incluso el Fiscal de Menores de Málaga dio el visto bueno al vídeo no censurado de Encarni, la niña de La Palmilla. En la capital de la provincia, en cualquier caso, escasean este tipo de iniciativas, suelen partir de los propios residentes en La Palmilla. El Ayuntamiento impulsa programas de inserción social que pasan por fiestas temáticas en el centro municipal del barrio, y contrata de vez en cuando a empresas y a trabajadores sociales para que actúen de cerca en el barrio. Sin embargo, los resultados no se ven, y la solidaridad de los vecinos es la que tiene que sacar músculo para que el barrio pueda seguir saliendo adelante.


MÁLAGA,
la ‘smart city’ de Francisco de la Torre, solo presume de contar con un servicio de vehículos eléctricos subvencionados. Paradójicamente, después de impulsar el servicio entre los vecinos, que debían apuntarse a la iniciativa, el Ayuntamiento compró decenas de estos transportes. Ahora lo utilizan concejales, como Gemma del Corral, que fue al hotel que su hermano tiene en el Paseo de Reding a tomar un café con el coche oficial. También impulsa la creación de aplicaciones móviles y de páginas web para escalar puestos en las tablas de transparencia. Pero el Consistorio sigue siendo opaco y negando informaciones a medios de comunicación como
EL OBSERVADOR. Una treintena de correos no han sido respondidos en lo que va de curso.

PUEDE leer aquí un artículo relacionado con esta publicación:
- 31/01/14 ¿Por qué Málaga es finalista a Capital Europea de la Innovación?: Europa dice lo que hay que hacer y da el dinero; se le dice que se ha hecho (aunque sea mentira) y luego dan un premio. ¿A qué suena esto?